Aumentan tensiones entre China y Estados Unidos

Las relaciones entre Estados Unidos y China se deterioraron todavía más en las últimas horas, por una escalada sin precedentes del gobierno de Donald Trump contra el gigante asiático.

La Casa Blanca ordenó este miércoles el cierre del Consulado chino en la ciudad de Houston y dio un plazo de 72 horas a su personal para abandonar el territorio estadounidense.

La portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, justificó que la medida tenía como fin proteger la propiedad intelectual y la información privada de Estados Unidos.

Ortagus aludía a la denuncia de ayer del departamento de justicia, sobre dos ciudadanos chinos acusados de trabajar para su gobierno, robando supuestamente propiedad intelectual a compañías occidentales en 11 países, incluidas empresas que desarrollan una vacuna contra el nuevo coronavirus.

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, exigió a Estados Unidos que detenga inmediatamente sus calumnias y difamaciones sobre el supuesto pirateo, y reiteró que la nación asiática es un firme defensor de la seguridad informática y siempre se ha opuesto y ha tomado medidas contra los ataques y delitos de ese tipo en todas sus formas.

La Casa Blanca ordenó este miércoles el cierre del Consulado chino en la ciudad de Houston

Wenbing condenó el cierre del consulado chino en Houston, un movimiento que calificó de tan escandaloso e injustificado, que saboteará las relaciones bilaterales, e instó a Washington a revocar  inmediatamente esa errónea decisión, o de lo contrario, Beiging adoptará las respuestas legítimas y necesarias.

En conferencia de prensa, Wenbing denunció que las misiones diplomáticas chinas y su personal han sido recientemente objeto de amenazas de bomba y de muerte.

Wenbing acusó también al Gobierno estadounidense de llevar tiempo acosando a los diplomáticos y al personal consular chinos, así como intimidando e interrogando a sus estudiantes y confiscando sus aparatos eléctricos personales, llegando incluso a detenerlos.

Wenbing acusó también al Gobierno estadounidense de llevar tiempo acosando a los diplomáticos y al personal consular chinos

El Ministerio de Exteriores de China ya recomendó a los estudiantes del país que se encuentran en Estados Unidos estar alerta a causa de las detenciones e interrogatorios arbitrarios por parte de las fuerzas del orden norteamericanas.

Analistas coinciden en que el gobierno de Donald Trump intensificó su ofensiva anti-china en los últimos días, precedida por meses de intensa guerra comercial y tecnológica, sumada a una campaña que busca responsabilizar a Beiging por la propagación del nuevo coronavirus.

Incluso, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, instó ayer a las naciones de todo el mundo a unirse a Washington en una coalición contra el Partido Comunista de China.

Esa retórica extremadamente ideológica busca agitar el fantasma del comunismo chino, cuando el propio Trump suele advertir que No permitirá que la nación norteña sea tomada por los anarquistas, los izquierdistas, los socialistas, los radicales.

Desde hace un tiempo, observadores ya habían advertido que la campaña electoral de Donald Trump se enfocaría en la supuesta amenaza china como uno de los temas cruciales del magnate para asegurarse la reelección.

Con acciones y una retórica antichinas, Trump desvía al mismo tiempo la atención sobre el agravamiento de la epidemia de la COVID-19 en Estados Unidos, un escenario desastroso del que es culpable en buena parte.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, criticó en las últimas horas el modo en que el Gobierno de su país gestiona la pandemia mundial de Covid-19 y denominó al patógeno causante de esta crisis sanitaria como… «el virus Trump».

Comparte esto!