Chequeo de los programas de Turismo y Desarrollo industrial: Desafíos y proyecciones a largo plazo en Cuba

Reunión de Chequeo del Programa de Turismo. Foto: Estudios Revolución.

El turismo es un factor dinamizador de la economía cubana: en cualquier lugar de la Isla donde esté y florezca, habrá desarrollo para todos.

Ese concepto puso el tono a los análisis que con la presencia del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, tuvieron lugar esta semana durante la Reunión de Chequeo del Programa de Turismo.

No debemos perder de vista, reflexionó el jefe de Estado, todo lo que ese sector aporta al país en lo económico y en lo social; además de ser un puente, porque en cada turista que nos visita, dijo, se están rompiendo las cláusulas del bloqueo imperial. “Por eso hay que defenderlo, por eso tenemos que hacerlo más eficiente”, enfatizó.

Para ser justos, habrá que hablar más del impacto positivo que en lo social entraña la actividad turística, así como de la importancia que el sector reviste en muchas de las decisiones que se toman, día a día, con visión de país. Así se recordó en el encuentro que también contó con la presencia del primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Salvador Valdés Mesa, la miembro del Buró Político del Partido, Mercedes López Acea, el ministro de Turismo, Manuel Marrero Cruz, otros titulares, y representantes de entidades relacionadas con el ámbito analizado.

Entre otros datos, Marrero Cruz afirmó que hasta hoy se han terminado, en el presente año, 2 mil 81 habitaciones, por lo cual, al cierre de junio, el país contaba con 72 mil 965 habitaciones. Para cuando el 2019 finalice, está prevista la incorporación de 4 mil 197 nuevas habitaciones —el 97 por ciento de ellas en 26 nuevos hoteles, mientras el tres por ciento restante son ampliaciones.

En cuanto al Programa de desarrollo inmobiliario, se prevé la ejecución de 13 nuevos proyectos; y en lo concerniente al Programa de desarrollo de recreación, se tiene en meta concluir siete proyectos, con especial énfasis en los que han sido concebidos en el contexto de los 500 años de La Habana. La agenda de este segundo programa incluye, además, iniciar la proyección de un parque temático en el Río Canímar, en la provincia de Matanzas, al tiempo que se preparan las obras a ejecutar en el 2020 con vistas a la Feria de Turismo en Varadero (como el parque recreativo El Quijote y el boulevar de Varadero).

Sobre el Programa de desarrollo de la náutica turística, el ministro comentó que en 2019 se continúa trabajando en la recuperación integral de la Marina Hemingway, así como en preparar la recuperación de la base náutica Chapelín, en Varadero. El propósito consiste en mejorar varias marinas, puntos náuticos y equipamiento especializado; las instalaciones de la marina Tarará están también en un programa que aspira a rearmar ese tipo de espacios.

No menos importante es el Programa de desarrollo de la naturaleza, a propósito del cual, según detalló el titular, está en plan terminar 20 acciones constructivas para el 2019, dentro de las cuales se incluyen las haciendas en el Valle de los Ingenios, en Trinidad, la segunda etapa de ejecución del hotel Segundo Frente, en la provincia de Santiago de Cuba, la modernización del complejo turístico Guanabito (en Playas del Este), y el inicio de las obras para un hotel frente al Zoológico Nacional.

Al ofrecer información sobre el Programa de desarrollo de campismo, Marrero Cruz destacó que se preparan inversiones para recuperar, reparar y mejorar varias instalaciones de esa modalidad recreativa, dentro de las cuales se prioriza el Litoral Norte de Mayabeque. El Presidente Díaz-Canel Bermúdez comentó la idea de que, donde haya posibilidades, se incluya la opción del pasa día, siempre teniendo en cuenta las capacidades de cada lugar, para no tensar o sobrecargar los servicios.

Acerca del Programa de desarrollo de entidades de apoyo, los participantes en la Reunión de Chequeo pudieron conocer que están previstos 19 proyectos, consistentes en su mayoría en mejoras tecnológicas y en la ampliación de capacidades logísticas, lavanderías, panaderías, fábricas de helados, y atención a los recursos naturales y a viviendas en las provincias de Matanzas, Ciego de Ávila y Holguín.

En lo alusivo al Programa del turismo no estatal, Manuel Marrero Cruz informó que están autorizados a ejercer esa actividad 27 mil 814 trabajadores por cuenta propia. Entre otros datos, se supo que los 17 mil 805 arrendadores autorizados a cobrar en CUC operan 26 mil 224 habitaciones.

Al actual escenario se incorpora, según enunció el titular, el Programa del turismo Cultural, para lo cual se trabaja de conjunto con el ministerio de Cultura con miras a diversificar la oferta del destino turístico. Se ha pensado en el desarrollo de nuevas capacidades de alojamiento en edificios y ciudades patrimoniales, cuyos espacios ostenten estrechos lazos con instalaciones culturales; y se tiene desde ya, en el horizonte, el rescate de eventos culturales internacionales que marcaron hitos en mostrar al mundo lo mejor de nuestro arte.

Desafíos y proyecciones a largo plazo

En un sector que es clave para el desarrollo del país, no son pequeñas las dificultades que asoman en el camino del crecimiento: Manuel Marrero Cruz mencionó el recrudecimiento del bloqueo y su consiguiente impacto en la búsqueda de financiamientos, en las posibilidades de la inversión extranjera, y en los flujos turísticos.

Asimismo no pasó por alto las dificultades en el desarrollo de las infraestructuras, el hecho de que la industria nacional no vaya a la par de la marcha del turismo, y problemas en los procesos inversionistas. Lo anterior, expresó, podría ser transformado si, entre otras premisas, las proyecciones de trabajo se concilian y ajustan periódicamente.

Mirando al 2030, el turismo cubano aspira a contar con 252 nuevas instalaciones de alojamiento, con 68 ampliaciones, y con 90 proyectos de incremento de categoría. De igual modo hay concebidos 54 proyectos de Campismo, centrados en recuperaciones y mejoras; 32 proyectos de náuticas y marinas con recuperaciones y ampliaciones, talleres navales, y un Centro Internacional de Buceo; 13 proyectos de desarrollos inmobiliarios asociados a campos de golf (con 15 mil unidades inmobiliarias); 42 proyectos de recreación, esparcimiento y aventuras; y más de cien proyectos de logística, principalmente mejoras en capacidades y equipamiento tecnológico.

La situación de las inversiones, la actualización del encadenamiento productivo, y el comportamiento hasta la fecha de la sustitución de importaciones, formaron parte de la explicación compartida en la Reunión de Chequeo por el titular de Turismo. Sobre el tercer tema, Díaz-Canel Bermúdez resaltó el concepto de que cada importación que el país haga sea estrictamente para adquirir aquello que no podemos producir. Trabajar en ello, dijo, es trabajar por Cuba.

Industria cubana: En la ciencia está el desarrollo

Reunión de chequeo de los programas de Envases y embalajes, y de Desarrollo industrial del país. Foto: Estudios Revolución.

El papel vital de la ciencia en el desarrollo presente y futuro de la industria nacional fue reiterado por el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante las reuniones de chequeo de los programas de Envases y embalajes, y de Desarrollo industrial del país.

El Jefe de Estado reiteró como parte de la estrategia (o sea, de la modernización de la industria cubana ante la obsolescencia tecnológica y otros retrasos) el vínculo permanente de las industrias con las universidades y los centros de investigación.

Hay centenares de tesis e investigaciones que pueden solucionar problemas si se desengavetan. También llamó a compulsar a los jóvenes ingenieros y licenciados de las diversas especializadas que trabajan en el sector, incluida la de diseño industrial, a que realicen maestrías y doctorados.

Durante el encuentro, en el que participó el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, y los ministros de Industria e Industria Alimentaria —Alfredo López e Iris Quiñones, respectivamente—, se analizo el cumplimiento de las indicaciones del Presidente en anteriores chequeos de los programas de Envases y embalajes, y de Desarrollo industrial, a los cuales da, entre otros temas, sistemático seguimiento.

Un asunto evaluado en el contexto de la Política para los envases y embalajes, aprobada en 2013, fue la propuesta integral para potenciar el Centro Nacional de Envases y Embalajes, fundado en 1970 a propuesta de la heroína cubana —e ingeniera— Vilma Espín Guillois. La modernización busca potenciar el centro científico y poner fin a su deterioro tecnológico.

El programa de inversiones para sustituir paulatinamente los envases que aseguran renglones exportables, fue otro punto. Un diagnóstico en el que se identificaron 480 renglones exportables, arrojó que estos requieren 2 782 tipos de envases y embalajes, de ellos 1 642 hechos en Cuba y 1 140 importados.

Se informó que en los últimos cinco años en la industria productora de estos surtidos se realizaron inversiones por más de 170 millones de pesos, concentradas en lo fundamental en las industrias del papel, del plástico y de la madera, con la instalación de equipamiento de las más recientes generaciones.

De ahora hasta 2025 se proyecta ejecutar inversiones por unos 280 millones de pesos para respaldar el aseguramiento de 19 productos genéricos de envases que actualmente se importan para cubrir la demanda de los renglones exportables.

Hay, al mismo tiempo, proyectos de inversión sometidos a evaluación de factibilidad para la producción, entre otros, de bulbos, ampolletas, frascos PET para uso farmacéutico, y otros rubros plásticos y metálicos.

En el chequeo del Programa de envases y embalajes se informó sobre el ostensible crecimiento en la reutilización por las industrias de envases de vidrio, de plástico y metálicos.

Se han realizado además actividades de capacitación y adiestramiento como talleres y cursos, e intercambios de expertos extranjeros con estudiante de la CUJAE y el Instituto de Diseño Industrial (ISDI) sobre las tendencias internacionales de los envases y embalajes. La iniciativa fue resaltada por Díaz-Canel. Es una buena experiencia llevar a expertos internacionales a nuestras universidades, comentó.

Industria cubana

La reunión de chequeo del Programa de desarrollo industrial —que siguió a la anterior— fue la quinta desde 2018 que el Presidente cubano dedica a evaluar tan trascendente asunto para la consecución de esa sociedad próspera y sostenible que nos hemos propuesto cubanas y cubanos, y que está recogida en los documentos rectores aprobados en el VI y el VII Congreso del Partido y en la nueva Constitución de la República.

Los representantes del Ministerio de Industrias (Mindus) informaron sobre el estado de cumplimiento de más de una veintena de indicaciones dadas por Díaz-Canel para dotarnos, más temprano que tarde, de un pujante sistema industrial según la escala de nuestra economía.

El mandatario subrayó como uno de los elementos que favorecerán el logro de estos objetivos, la progresiva implantación de fórmulas de financiamiento que van sustituyendo los mecanismos administrativos por otros más económico-financieros.

Se supo así que las políticas para sustituir importaciones en base a nuestras propias producciones industriales, permitirá la elaboración este año de 55 renglones que ahorrarán casi 100 millones de dólares (por referir la divisa convertible USD). En 2020 la propuesta del plan es sustituir 105 renglones: requerirán financiamientos por más de 370 millones de pesos, pero ahorrarán —es lo previsto— más de 170 millones de USD.

El plantel industrial caribeño también está y será favorecido por las innovaciones propias para la automatización gradual de máquinas herramientas y equipos a partir de una mayor utilización de los resultados de la ciencia y la tecnología, tránsito obligado que debemos andar hacia la modernización.

Siguiendo el curso de estos desarrollos, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez inquirió sobre algo crucial: las piezas de repuesto. ¿Cuánto importamos en piezas de repuesto? Preguntó, incentivando —evidentemente— a jerarquizar más esa línea de acción en la agenda de la industria nacional.

El Presidente cubano indicó que hay que fabricar en el país las piezas de repuesto que estemos en capacidad de hacer, a lo cual debe contribuir si se incorporan al Plan de la economía, a fin de destinar financiamientos para este objetivo.

Orientó además identificar dónde tenemos instaladas las tecnologías más avanzadas que hay en la nación, analizar la carga de trabajo que tienen esas máquinas y asignarles nuevas tareas. Puso por ejemplo impresoras 3D y cortadoras por plasma que no se estén usando a plena capacidad y pueden hacer aportes a otros demandantes de determinadas producciones, como moldes y cortes de máxima exactitud.

Hay que establecer esas relaciones, tenemos tecnologías modernas y no las estamos aprovechando al máximo, enfatizó.

Al analizar la atención a la inversión extranjera, en el chequeo del Programa de desarrollo industrial se informó que en el sector están hoy en operación más de 20 empresas de este tipo y se negocian más de una docena.

Díaz-Canel indagó también, entre otras cuestiones, sobre la puesta en marcha de la planta de Cloro Sosa de Villa Clara, de la fábrica de fertilizantes NPK de Cienfuegos, y sobre la modernización de la Antillana de Acero.

También se preocupó por la solución que se le dará a los miles de neumáticos que no se pueden rehusar en el recape y que constituyen un problema ambiental y sanitario, sobre lo cual se le informó que se usarán como combustible en los hornos de la fábrica de cemento de Cienfuegos.

Durante la reunión se evaluó también lo relativo a la fabricación de equipos automotores, entre ellos los eléctricos; la atención a las pequeñas industrias manufactureras no estatales; la tenería y la talabartería, y el empleo de los jóvenes graduados de Diseño Industrial para garantizar la calidad y atractivo de las producciones del sector. También se analizó la producción de sillas de ruedas, bastones y otros artículos para las personas en una sociedad que cada día envejece más.

Como parte del hacer del sector, la reunión pasó revista al Programa de desarrollo de la industria del reciclaje, dirigida —según consta en los documentos rectores de la nación— a promover la intensificación del reciclaje y el aumento del valor agregado de los productos recuperados, y priorizar el aprovechamiento del potencial de los residuos sólidos urbanos.

Tras la veintena de temas vinculados al desarrollo industrial, los problemas que subsisten y los resultados que se van obteniendo, el Presidente cubano pidió no olvidar el reconocimiento moral a los colectivos de trabajo de las industrias más destacadas, muchos de los cuales están realizando verdaderas proezas laborales, entre los cuales destacó los trabajadores de las empresas de confecciones que están elaborando los uniformes escolares, y donde predominan las mujeres.

(Tomado de Presidencia)

Comparte esto!