La negra celebró sus 100 años con familiares y amigos.

La negra celebró sus 100 años con familiares y amigos // Foto Eliexer Peláez

Manzanillo. Septiembre 26.- Rodeada de amigos y familiares la manzanillera Mercedes Ávila Arias celebró su cumpleaños número 100. Su casa sita en calle Sol esquina a la avenida Paquito Rosales en esta suroriental ciudad granmense, se llenó de alegría, en el jolgorio organizado por la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y seres queridos.

Su espléndida sonrisa contagia a quienes les rodean y da muestra de su fortaleza y lucidez.

“No me puedo quejar, dice Mercedes, ni de mi familia, ni de mis vecinos, por este cumpleaños. Todo el mundo me quiere. Lo único que me falta es el tabaco”, agrega esta entusiasta mujer.

La piel color azabache de esta centenaria brilla, como lo hace su constante sonrisa que no se apaga nunca y la brinda a todos. Esta centenaria mujer mantiene vivos en la memoria momentos imprescindibles de su vida como la fundación de los CDR y la FMC.

Recordando sus andanzas por la vida, su apoyo a la lucha insurreccional en Cuba confiesa que “fui a Bayamo, a los Mangos de Baraguá   a donde quiera a guerrear, a llevar bonos, y le agradezco a Fidel por esta casa que él mismo m regaló, cuando nos vimos me puso la mano arriba y dijo… Negra no te preocupes que la casa es tuya, pagué por ella nueve pesos y todo se lo agradezco a mi Comandante.”

Orgullosa de sus 6 hijos, 9 nietos, 13 bisnietos y 2 tataranietos, su descendencia  le dedica todo el amor posible.

Ileana Toirac Ávila, su hija // Foto Eliexer Peláez
Ileana Toirac Ávila, su hija // Foto Eliexer Peláez

Ileana Toirac Ávila, su hija comenta que “orgullosa estoy de entregarme a mi mamá, me siento muy contenta con la ayuda de mis vecinos, de mi familia, de mis hijos, porque todos quieren mucho a mi mamá.”

La negra, como también se le conoce, siempre estuvo integrada a las organizaciones de masas del país, su accionar en ella fue de protagonismo y ejemplo para su familia y vecino. De esto habla su hija Ileana quien agrega que “porque ella en su juventud era muy activa. Cuando había que ir a las microbrigadas mi mamá estaba presente, realizaba la guardia del comité hasta tarde en las noches, en el CDR ella era lo máximo”.

 

Martha Labrada // Foto Eliexer Peláez
Martha Labrada // Foto Eliexer Peláez

Martha Labrada, su presidenta del comité dice que “para este CDR es una gran alegría celebrar junto con Mercedes su centenario, creo que toda persona anhela llegar a los 100 años y ella lo ha hecho con una jovialidad porque es una persona muy alegre, entusiasta, siempre ha ayudado a quienes le rodea, con mucho cariño, con mucho respeto, por eso siempre la hemos considerado y querido, y este es un motivo para que todos los vecinos nos entusiasmáramos a celebrar su cumpleaños.”

Con sus 100 años “Cede, La negra”, reta por la vida porque aún le falta mucho amor para darle a su familia y amigos.