Hacen donativo mujeres creadoras de Confecciones Antares a Sala de oncohematología del Hospital Pediátrico

Dachel Cintra Tamayo, padece de una sicklemia, está feliz con su muñeca // Foto Marlene Herrera

Manzanillo. Octubre 18.- El rostro de la pequeña Dachel se iluminó con una sonrisa cuando vio la muñeca que junto a otros objetos llevaron las mujeres creadoras de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Confecciones Antares para los niños ingresados en la Sala de Oncohematología del Hospital Pediátrico Hermanos Cordové, de aquí.

Dachel Cintra Tamayo, padece de una sicklemia, o anemia falciforme o drepanocítica, la cual produce una destrucción de los glóbulos rojos más rápido que lo normal, razón por la que permanece mucho tiempo recibiendo tratamiento en este centro de salud.

“Esa sonrisa de esa niña lo dice todo”, expresa emocionada Yaneisis Guerrero Vidal, representante de las mujeres creadoras en la UEB, y agrega “estamos otorgando nuestras humildes creaciones a estos niños, que si bien no le vamos a curar su enfermedad, al menos traemos un poco de alegría.”

Pacientes, acompañantes y personal de la sala de oncohematología salen a recibir los regalos // Foto Marlene Herrera
Pacientes, acompañantes y personal de la sala de oncohematología salen a recibir los regalos // Foto Marlene Herrera
Dachel Cintra Tamayo, padece de una sicklemia, está feliz con su muñeca // Foto Marlene Herrera
Dachel Cintra Tamayo, padece de una sicklemia, está feliz con su muñeca // Foto Marlene Herrera

Tres muñecas, un juego de gallo, gallina y pollitos, una gallinita estampada, un payaso, un cisne alfombra, un gato cepillera, dos juegos de PETROCASAS, cestas de adornos, agarraderas, están entre los objetos confeccionados por las cerca de 40 féminas del movimiento de mujeres creadoras pertenecientes a las fábricas 101 y 104 de la UEB en Manzanillo.

Ariana Rosabal Pérez, presidenta de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR) en la UEB, también presente en la donación expresó la satisfacción que sienten cuando son recibidas con tanto regocijo y manifestó la intención de hacer esta actividad todos los años.

A nombre de los trabajadores de la sala y los cuatro niños ingresados en estos momentos, habló Norma Yaquis Cordoví, quien dijo estar “agradecidos porque esas pequeñas cosas hacen grandes diferencias y lo importante es con el amor que vienen, y sabemos que los pacientes de la sala en la que se mantienen ocho o nueve niños ingresados sistemáticamente, estarán muy contentos.”

 

A otro de los bebés ingresado en la Sala de Oncohematología, llamó la atención el pollito de juguete // Foto Marlene Herrera
A otro de los bebés ingresado en la Sala de Oncohematología, llamó la atención el pollito de juguete // Foto Marlene Herrera
Yaneisis Guerrero Vidal, a la izquierda y Ariana Rosabal Pérez, muestran el tapiz cisne // Foto Marlene Herrera
Yaneisis Guerrero Vidal, a la izquierda y Ariana Rosabal Pérez, muestran el tapiz cisne // Foto Marlene Herrera

 

 

Relacionadas: