Lamenta pueblo brasileño retirada de médicos cubanos

Foto PL
Brasilia, 15 nov (PL) Indignado por la autoritaria y deformada postura ideológica de su futuro presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, el pueblo brasileño lamenta hoy la salida de los profesionales cubanos del Programa Más Médicos de Brasil.

 

‘Aún no lo tenemos como presidente (a Bolsonaro) y ya desprotege y debe a este pueblo ocho mil médicos’, declaró a Prensa Latina el arquitecto Manoel Rocha, en alusión a la retirada de esa cantidad de galenos caribeños por las desdeñosas y ofensivas declaraciones del electo gobernante.

Cuba determinó sacar a sus profesionales del Programa Más Médicos porque Bolsonaro, ‘con referencias directas, despectivas y amenazantes a la presencia de nuestros médicos, ha declarado y reiterado que modificará términos y condiciones del Programa Más Médicos, con irrespeto a la Organización Panamericana de la Salud y a lo convenido por esta con Cuba’.

En una nota, divulgada ayer, el Ministerio de Salud de la isla indica que el político de extrema derecha ‘cuestionó la preparación de nuestros médicos y condicionó su permanencia en el programa a la reválida del título y como única vía la contratación individual’.

Rocha, de 47 años, lamenta que por ‘estupideces de un exmilitar que llegó al poder, pero por lo visto no quiere a sus compatriotas, se vaya a perder la oportunidad de sanear a este pueblo, que en su mayoría no puede pagar una consulta médica’.

Para nadie es un secreto, reflexiona el urbanista, oriundo de Río Grande del Sur, que ‘los médicos cubanos laboran en zonas inhóspitas y de difícil acceso, donde los brasileños no quieren ir y cuando ellos partan se dispararán, para mal, los índices de salud’.

En esa misma arista, el especialista en salud pública y profesor jubilado Flávio Goulart dijo a un diario que Brasil no tiene condiciones para reponer a los médicos que se perderán con la salida de Cuba del programa.

El presidente del Consejo Nacional de Secretarías Municipales de Salud (Conasems), Mauro Junqueira, estima que la retirada de los profesionales cubanos puede llevar a una desasistencia de la población atendida por ellos, pues los caribeños son más de la mitad de los profesionales participantes del programa.

Según Junqueira, 24 millones de brasileños viven en las áreas donde los cubanos trabajan, principalmente en lugares de difícil acceso, como reservas indígenas.

Alexandre Padilha, entonces ministro de Salud en el Gobierno Dilma Rousseff (2011-20016), cuando el programa fue implementado, lamentó tal situación.

En un vídeo publicado en las redes sociales, Padilha afirma que éste es ‘un día triste para la salud pública y para la política exterior de Brasil’.

Remarca que es el resultado de ‘reiteradas agresiones’ del presidente electo. La salud pública y el pueblo más pobre pierden mucho hoy. Esto es lo que sucede cuando se pone el espíritu de la guerra y los intereses particulares por encima de las necesidades de nuestro pueblo.

‘Día triste para la salud pública provocado por una acción insuficiente y conflictiva del actual presidente electo de nuestro país’, puntualizó.

tgj/ocs/cvl

Comparte esto!

Leave a Reply

Se el primero y comenta!

avatar
700
wpDiscuz