Rehabilitación de sistemas de acueducto sigue entre las prioridades del sector hidráulico en Cuba

Rehabilitación de redes hidráulicas en Camagüey. Foto: Cortesía del INRH.

El Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) concentró sus inversiones durante 2018 en la rehabilitación de la infraestructura hidráulica en ciudades, y en continuar las obras asociadas a los trasvases y al desarrollo del turismo. Este organismo estima cumplir con un alto porcentaje de ejecución del monto planificado para el año, que ascendió a 485 millones de pesos.

La cifra ha sido la mayor destinada a inversiones en la historia del instituto, que pronostica concluir el actual calendario con la utilización de cerca de 440 millones de pesos del total previsto, valor bastante elevado teniendo en cuenta la situación financiera por la cual atraviesa el país, sobre todo para las importaciones, consideró Ricardo Limias Díaz, director de Gestión de las Inversiones del INRH.

De acuerdo con el directivo, entre los programas priorizados están aquellos financiados por la vía de proyectos de colaboración, fundamentalmente los aprobados por el INRH en su plan y concebidos en lo esencial para la rehabilitación de los acueductos y alcantarillados en las ciudades.

A través de organismos e instituciones internacionales, obtenemos financiamiento a largo plazo, con bajos porcientos de interés, que contribuyen a ejecutar este tipo de inversiones de infraestructura.

Limias Díaz precisó que se continúa el proceso de recuperación de los sistemas de acueducto en varias ciudades del país, y se prevé arrancar en aquellas aún pendientes, comenzando por las cabeceras provinciales.

“Hoy faltan por obtener créditos Cienfuegos, Villa Clara y Pinar del Río. En el caso de Sancti Spíritus y Matanzas existen proyectos de colaboración en Trinidad y Cárdenas, respectivamente”.

Según el funcionario, en 2019 se dará continuidad a las inversiones en ambas ciudades, así como también en Camagüey, Las Tunas -detenidas desde hace dos años-, Bayamo, Santiago de Cuba y Guantánamo, mientras que se debe concluir la rehabilitación de las tres plantas potabilizadoras para asegurar la calidad del agua en Holguín.

Limias Díaz especificó que los proyectos de colaboración se trabajan por etapas, “porque rehabilitar una ciudad en su totalidad conlleva montos considerables de financiamiento”.

Se inicia -aseguró- por la reparación de la parte de acueducto, para conducir el agua a las ciudades, porque los principales planteamientos de la población están asociados a la escasez de ese recurso, en calidad y cantidad.

“Luego se prioriza el alcantarillado. En la actualidad el INRH también recibe numerosas quejas asociadas a este tema y al del drenaje pluvial”.

En el caso de La Habana, el directivo informó que se está concluyendo la ejecución de un primer financiamiento otorgado para la rehabilitación de las redes hidráulicas, y se espera recibir la aprobación para pasar a la segunda fase del crédito, además de continuar en la búsqueda de nuevas líneas de créditos.

“El año que viene, las inversiones propuestas para la capital se realizarán con financiamiento central debido a la importancia de esas acciones de cara al aniversario 500 de la fundación de la Villa, y por el impacto en el desarrollo del turismo”.

Otro de los programas priorizados por el presupuesto estatal destinado a las inversiones en el sector hidráulico, y que cumple con los alcances planificados en el año, es el seguimiento a las obras de los trasvases Este-Oeste y Centro-Oeste, cuyo objetivo primordial es el desarrollo de la agricultura y el cultivo de la caña de azúcar, además de la generación de energía y la conducción de agua a localidades impactadas por la sequía.

El director de Gestión de las Inversiones del INRH aseguró al respecto que existen en la actualidad un nivel de hectáreas listas para la instalación de los sistemas de riego, último eslabón para poner a producir la tierra. Sin embargo, el montaje de esos equipamientos se verá retrasado el venidero año debido a las limitaciones financieras contempladas en el plan.

“Se proseguirá, sin embargo con la ejecución de obras como canales y túneles para conducir el agua”.

El turismo se ubicó también entre las prioridades del sistema de recursos hidráulicos durante 2018, centrándose en el desarrollo de la infraestructura de la Cayería Norte del país -desde la Península de Hicacos hasta la de El Ramón de Antillas-, además de ciudades como Viñales, Trinidad y la Península de Ancón.

Otras acciones estuvieron vinculadas a capitalizar empresas del sistema de acueducto y alcantarillado creadas en esos polos para atender las obras ejecutadas que, además de asegurar el agua y el tratamiento de residuales, deben reunir un grupo de condiciones para que no impacten negativamente al medioambiente.

Plan de inversiones y mantenimiento para 2019

Ricardo Limias Díaz, director de Gestión de las Inversiones del INRH. Foto: Lisandra Romeo.

Para 2019 el INRH prevé un plan similar al de este año, anunció Limias Díaz, quien aseguró que hasta el momento estiman que los montos destinados al sector superen los 450 millones de pesos, “lo que demuestra la voluntad gubernamental de continuar el desarrollo de la infraestructura hidráulica, pues sobre ella descansa el desarrollo de la nación”.

Con respecto al mantenimiento de las obras ya creadas, el funcionario explicó que se tiene como premisa “llegar primero a todos los lugares por la vía de las inversiones”.

Reconoció que es complicada la situación de la infraestructura hidráulica, la cual tiene 60 años de explotación y fue creada entonces para responder a las necesidades de unos seis millones de habitantes. “Por tanto, tenemos que crecer y mejorar, porque en muchos lados ya está deteriorada”.

“No podríamos recuperar toda esa infraestructura de un ´golpe´, por lo que estamos obligados a establecer etapas de desarrollo, priorizándolas en función de la población y los objetivos económicos asentados en las localidades”.

En los lugares a los cuales no podamos llegar con las inversiones, se fortalecerán las acciones de mantenimiento, destacó el directivo.

Como mismo se ha logrado crecer en el plan de inversiones, también el de mantenimiento presentó este año montos mayores, “aunque reconocemos que es insuficiente porque para la solución del problema existente en materia de infraestructura hidráulica, el país demanda cifras superiores”.

Limias Díaz adelantó que el año venidero se estima emplear 200 millones de pesos para dichas acciones -similar a 2018-, “un valor considerable que permite, además, respaldar las eventualidades que se puedan presentar y sostener los niveles de servicios brindados en la actualidad”.

Paralelamente a la prestación de servicios de mantenimiento a las redes hidráulicas, el INRH se enfocará en asegurar la durabilidad y funcionamiento de las plantas desalinizadoras instaladas.

Desde hace dos años, el organismo impulsó este programa y, a partir de entonces, se han cubierto poblados de difícil acceso que durante mucho tiempo no habían podido recibir agua de calidad.

“Teniendo en cuenta las tensiones financieras previstas para 2019, se decidió aplazar el programa y dirigir el financiamiento hacia la sostenibilidad de las plantas que ya están montadas”.

Hoy existen plantas desalinizadoras instaladas en Cayo Largo del Sur, en Cayo Santa María, en Boca de Cabañas -Santiago de Cuba-, además de pequeños módulos en localidades intrincadas.

Trasvase Este-Oeste en la provincia de Holguín. Foto: Elder Leyva/ ¡Ahora!

Comparte esto!