Mundial de boxeo comienza en Rusia, sin plazas para Tokio 2020

El Mundial de boxeo masculino se inaugura el domingo en Ekaterimburgo (Rusia) en un momento de especial crisis para este deporte y en el que el evento no ofrecerá ninguna plaza para los Juegos Olímpicos de Tokio-2020.

La Federación Internacional de Boxeo (AIBA) fue apartada por el Comité Olímpico Internacional (COI) de la organización del torneo en la cita nipona del próximo año, debido al grave conflicto de gobernanza que ha sacudido a la organización en los últimos años.

Del 8 al 21 de septiembre, 450 boxeadores representando a 87 países se dan cita en el Expo Arena de Ekaterimburgo, la cuarta ciudad de Rusia. Una semana después, Rusia será también sede del Mundial femenino (30 septiembre-14 octubre), en ese caso en Ulan-Udé, la capital de la República de Buriatia.

Pero el interés deportivo de estos dos eventos ha bajado muchísimos enteros por el hecho de que ninguno de los dos permite conseguir billetes olímpicos para Tokio.

La crisis de la AIBA no ha tenido precedentes en la historia olímpica y la organización del torneo de Tokio-2020, así como de sus pruebas de clasificación para el mismo, fueron confiadas por el COI a un grupo de trabajo presidido por el japonés Morinari Watanabe, miembro del COI y presidente de la Federación Internacional de Gimnasia.

Este grupo de trabajo tiene también la crucial misión de designar a los jueces-árbitros, a menudo en el centro de la polémica por sospechas de corrupción en el boxeo olímpico, como ocurrió en los Juegos de Rio-2016.

Al término de la edición brasileña, los 36 jueces y árbitros que dictaron sentencia en Rio-2016 fueron apartados y sometidos a investigación.

Para poder combatir en Tokio, los boxeadores tendrán que pasar por cuatro torneos de clasificación regionales, antes de una última oportunidad, en un torneo mundial que París acogerá del 13 al 24 de mayo de 2020.

Los torneos regionales tendrán lugar en Wuhan (China, 3-14 de febrero) para la zona Asia-Oceanía, Dakar (20-29 febrero) para África, Londres (13-23 marzo) para Europa y Buenos Aires (26 marzo-3 abril) para América.

Si el Mundial de boxeo se celebra en Rusia es porque su federación, cuyo secretario general Umar Kremlev lleva las riendas, es una de las pocas en disponer de los medios económicos necesarios para un evento así.

El propio Kremlev llegó a ofrecerse para pagar la deuda de 16 millones de dólares (14,4 millones de euros) de la AIBA, pero la propuesta fue descartada por la propia Federación Internacional desde su sede de Lausana.

Kremlev, miembro del Comité Ejecutivo de la AIBA, es ahora el favorito para asumir la presidencia. En una entrevista con el diario ruso Sport Express explicó su programa este semana, prometiendo que acabará con “los conflictos de intereses y las luchas de influencia”.

“Desgraciadamente, la anterior dirección de la AIBA dejó este deporte en un estado deplorable. Hoy se puede decir que partimos desde cero”, afirmó en esa entrevista.

El marroquí Mohamed Moustahsane, presidente interino desde la salida de la presidencia del polémico empresario uzbeko Gafur Rakhimov, había anunciado en un primer momento su dimisión, pero aceptó seguir interinamente hasta que en marzo tenga lugar un congreso electivo.

Durante ese tiempo, la AIBA, en estos momentos una organización vaciada con tres o cuatro asalariados en Lausana (en contraste con los 25 de hace apenas dos años), ha despedido a su director general, el estadounidense Tom Virgets. “Su puesto seguirá vacante mientras la situaci ón financiera de la AIBA no mejore”, explicó esta semana la propia federación.

No es algo que probablemente se solucione en poco tiempo, ya que según Virgets la AIBA disponía en junio de “menos de 400.000 dólares en su cuenta”, por lo que la amenaza de bancarrota está muy presente.

(Con información de AFP)

Comparte esto!