Un halago como pregón

Jorge González Romero, florista manzanillero // Foto: Rafael González Castro

Manzanillo. Agosto 8.- Con su sombrero mambí y el pregón cubano, Jorge González Romero promueve la venta de flores diariamente, un manzanillero que garantiza con su labor el sustento de la familia.

Desde horas tempranas se ve transitar por las calles de la ciudad a este florista, quien desempeña una de las modalidades del trabajo por cuenta propia en la que están registradas 11 personas en Manzanillo.

Con su forma de decir, González Romero enamora a sus clientes desde hace 27 años, quienes lo esperan para apreciar y comprar los lindos girasoles, las azucenas, los príncipes negros y otras especies de flores.

Foto Rafael González Castro

“Un amigo me dijo ¿quieres vender azucenas? y realmente me gustó, me enamoré de las flores y del empleo; me levanto todos los días de cuatro a cinco de la mañana, cuelo mi café y salgo a la faena, ya que diariamente camino de 10 a 15 kilómetros conociendo siempre a muchas personas”.

Cada día con su imagen característica se le puede encontrar por cualquier calle de Manzanillo con sus pregones: “Compre flores, azucenas, príncipes negro… Oye, las azucenas para las mujeres buenas…”

Comparte esto!