Una mirada coqueta al Guacanayabo (+fotos)

Hotel Guacanayabo, orgullo de los manzanilleros. /Foto Lilian Salvat Romero

Manzanillo. Junio 23.- La peculiar ubicación sobre una colina en la avenida Camilo Cienfuegos, les brinda a los huéspedes y visitantes una hermosa vista del golfo que le da nombre al principal hotel de esta ciudad, el cual ofrece un rostro diferente por estos días.
La instalación que sirvió de escuela a los de la cadena Islazul en Granma, arriba a su aniversario 41 de fundado, con el orgullo de ser el primero construido por la Revolución y de reabrir sus puertas al turismo interno luego de decretada la primera fase de recuperación postcovid para el territorio.
“En estos momentos, a partir del día 18, comenzamos a brindar nuestros servicios en esta etapa inicial, – comenta Mireya Torres Coello, directora de la instalación – cumpliendo con las medidas orientadas por nuestro sector y por higiene, solo estamos vendiendo habitaciones a clientes de la provincia que deseen disfrutar de nuestro servicio.

Mireya Torres Coello, directora del Hotel Guacanayabo. /Foto Lilian Salvat Romero

Para la permanencia en el hotel las personas deben usar nasobucos, lavarse las manos en las zonas marcadas con ese fin, además se desinfectan los locales por parte del personal encargado; “el área de piscina solo es para aquellos clientes que tenemos hospedados en nuestra instalación todavía en estos momentos no está prestando servicio para los clientes externos”, puntualiza la responsable.
Otras precauciones que se implementan en el Guacanayabo son en “el área de restaurante, igual que lo hicimos en el área de piscina, las mesas están separadas a un metro y medio, en las que tienen capacidad para cuatro comensales solo se pueden sentar dos, en las de seis tres alternos, en las de dos una sola persona”, continúa Mireya.

Se separaron las mesas a un metro y medio./Foto Lilian Salvat Romero
En el área de la piscina también se toman medidas de distanciamiento./Foto Lilian Salvat Romero

En aras que no exista ningún retroceso de la enfermedad la instalación hotelera adoptó la estrategia trazada por la dirección del país, incorporó a su puesto sanitario además de la enfermera que permanecía por 24 horas, a un médico y un especialista en higiene y epidemiología, los que atenderán, siguiendo el protocolo establecido, a los clientes con posibles sintomatologías respiratorias.
En el período de ausencia de clientes por las restricciones dictaminadas por la amenaza de la COVID-19, el establecimiento recibió una revitalización de sus áreas, que incluyeron la reparación de la piscina, completaron los arreglos del lobby, así como la restauración capital en el interior de habitaciones.
Abram Ricardo Cedeño Arjona, jefe de brigada de la empresa de Prestur, encargada de la obra afirma que “estamos interviniendo en 32 habitaciones con una reparación capital, para lo que se destinaron unos 380 mil pesos de presupuesto, para la intervención de los baños, los que fueron demolidos y montados, se pintaron y enmasillaron las paredes, se cambió la carpintería, colocamos falso techos, apliques y el mantenimiento general de los locales”.

Abran Ricardo Cedeño Arjona, responsable de la brigada de reparación del Hotel Guacanayabo. /Foto Lilian Salvat Romero

Para este encargo la brigada responsable cuenta con todos los materiales para dar culminación el 26 de julio, en saludo al Día de la Rebeldía Nacional.
La directiva señaló además que tiene como premisa el autoabastecimiento para disminuir gastos y mitigar las acciones que provoca el injusto bloqueo económico financiero y comercial impuesto a nuestro país por el gobierno de los Estados Unidos.
“Tenemos sembrado frijoles, habichuelas para ensaladas, maíz, boniato, quimbombó, melón, calabaza y coco; esto nos garantiza el suministro de alimentos frescos para el comedor obrero y el restaurant. Los propios trabajadores atendemos estos cultivos a través de trabajos voluntarios convocados por el sindicato y el núcleo del Partido”.

Organopóico de la instalación turística, que garantizará el autoconsumo. /Foto Lilian Salvat Romero

Este 23 de junio no será como los acostumbrados en el Hotel Guacanayabo, los 42 huéspedes que hoy disfrutan de sus instalaciones, serán los testigos de su cumpleaños 41 y del reconocimiento a los trabajadores destacados; la fiesta impone distanciamiento social y mucha disciplina.
“Estamos preparados para recibir a todos los que deseen visitarnos, ahora los nacionales pero en próximas etapas a los turistas internacionales que siempre se han regocijado en sus visitas aquí; tenemos los abastecimientos y las habitaciones disponibles para este empeño”, finalizó la empresaria.
Con 108 habitaciones, de ellas ocho suite, cuenta con un colectivo de alrededor de 60 trabajadores que se esmeran en la amplia gama de servicios de alojamiento, comida y recreación; además en sus ofertas tiene la tienda Caracol, la agencia de ventas Habanatur y renta de autos y una coqueta mirada al entorno marino.

Fotos Lilian Salvat Romero 

 

Comparte esto!