¡Ya estamos Payasigolfeando! (+FOTOS)

Comenzó Payasigolfeando 2018 // Foto Marlene Herrera

Manzanillo. Junio 29.- Con sus narices rojas y vestidos multicolores llegaron los payasos a pintar con diversión este fin de semana manzanillero. Para despejar tristezas y dibujar ilusiones, desde este viernes hasta el domingo primero de julio, vuelve la fiesta Payasigolfeando.

“Una tonga de amor, alegría, besos, cariño, cosquillas, saltos, brincos, y… ay, con la lengüita afuera, eso es Tonguita” describe Yaima Guerrero a su personaje, que llega a la ciudad del Golfo de Guacanayabo desde Las Tunas. Definición justa, diría, que distingue por igual a quienes acuden a este segundo llamado a la risa de la urbe costera.

"Una tonga de amor, alegría, besos, cariño, cosquillas, saltos, brincos, y... ay, con la lengüita afuera, eso es Tonguita" describe Yaima Guerrero a su personaje // Foto Marlene Herrera
“Una tonga de amor, alegría, besos, cariño, cosquillas, saltos, brincos, y… ay, con la lengüita afuera, eso es Tonguita” describe Yaima Guerrero a su personaje // Foto Marlene Herrera

Desde escenarios abiertos como los portales y plazas de las comunidades Dagamal,  La Demajagua, Taíno, Pesquera, desde los patios de centros educativos e instituciones culturales, desde los parques Carlos Manuel de Céspedes y 28 de Septiembre, y desde otros espacios como el hospital pediátrico Hermanos Cordové, la casa de niños sin aparo familiar, y los teatros Miguel Benavides y Manzanillo, vuela el arte de las bromas y piruetas.

Como afirma Adiel Morales, quien junto a su esposa Denia Rodríguez conforman el dúo Cebollita y Florecita, de Camagüey, “llevar la alegría es el fundamento de nuestro trabajo, y no solamente para los niños, sino para todo el público; téngase en consideración que desde los inicios había personas que hacían reír a las cortes, a los reyes, fundamentalmente para amenizar las comidas”.

Adiel Morales, quien junto a su esposa Denia Rodríguez conforman el dúo Cebollita y Florecita, de Camagüey, "llevar la alegría es el fundamento de nuestro trabajo, y no solamente para los niños, sino para todo el público" // Foto Marlene Herrera
Adiel Morales, quien junto a su esposa Denia Rodríguez conforman el dúo Cebollita y Florecita, de Camagüey, “llevar la alegría es el fundamento de nuestro trabajo, y no solamente para los niños, sino para todo el público” // Foto Marlene Herrera

“Y lo hacemos, claro, tomando como paradigmas al más conocido, Charles Chaplin, quien aunque no era un payaso con nariz tenía una actitud clownezca, de payaso, es decir, jugaba con el absurdo, con lo inesperado, base del trabajo nuestro; y de Cuba, pues el referente de Trompoloco, personificado por Edwin Fernández, y de otros de La Habana como Chorizo, Palillo y Canilla de Camagüey, que nos han guiado en estas payasadas”.

Idea original de Léster Escalona González, payaso Tito, y el mago Pablo, y a la vez del proyecto cultural citadino Magipayaseando, de conjunto con la Dirección Municipal de Cultura de Manzanillo, imbrica en sus funciones el arte de provocar sonrisas y satirizar la realidad cotidiana para dar luces a la sombra.

Pedro Martel, director de de la compañía Pentaclown- Habana y payaso Quémepongo "Es una oportunidad ideal para crecer" // Foto Marlene Herrera
Pedro Martel, director de de la compañía Pentaclown- Habana y payaso Quémepongo “Es una oportunidad ideal para crecer” // Foto Marlene Herrera

También, a decir de Pedro Martel, director de de la compañía Pentaclown- Habana y payaso Quémepongo, es “fantástico, suceso genial que agrupa a artistas de La Habana, Matanzas, Camagüey, Las Tunas, Guantánamo, Santiago de Cuba y Granma, más de 15”.

“Es una oportunidad ideal para crecer, conocernos, intercambiar en familia sobre este acto maravilloso, oxigenante, que en mi caso sale de las voces píntate aquí, ponte verde allá, esa corbata loca te queda fea, porque me visto y maquillo delante y a petición del público”.

“Payasigolfeando representa, sobre todo, el deseo que tenemos de agruparnos, de ver otros trabajar, de aprender, comunicarnos y decir lo que queremos cada uno. Es ocasión para compartir, difundir experiencias, opiniones, y promover el gozo”, refiere Cebollita.

“Felicitaciones a quienes tuvieron esta feliz idea que impulsa y aboga por el trabajo del payaso parlante, que interactúa con el público desde mimos y gestos, pero especialmente hablando, cantando, comunicando”.

Ello le hace especial, coincide Yaima Guerrero, “ser un evento familiar donde llegamos al punto de confraternizar, dar lo que nosotros tenemos, dirigirnos nosotros mismos y compensar los espectáculos de los demás con el talento de cada uno, ayudándonos todos”.

Desde el ímpetu de subir al escenario y conquistar corazones, de echar riendas al júbilo, reflexionan, además, sobre su identidad, sobre el vestuario y maquillaje que, “exagerado, fuera de lo común, ilógico e inesperado, es razón por la que usamos zapatos grandes, narices rojas, ropas escandalosas, voluminosas o muy estrechas; y en estos análisis nos complementamos unos a otros, para auxiliarnos y mejorar nuestra imagen”.

Cual oda al gozo surgió el Payasigolfeando, Festival Nacional de Payasos que progresa, y como afirma la joven estudiante del tercer año de la carrera de Derecho, Vivian Hernández Rodríguez, la Chupetina del proyecto manzanillero Magipayaseando, “gratifica, desde el aplauso sincero de los niños, la risa y el agradecimiento de grandes y chicos, desde la bondad de traerle a Manzanillo esta alegría”.

Vivian Hernández Rodríguez, la Chupetina del proyecto manzanillero Magipayaseando, "gratifica, desde el aplauso sincero de los niños, la risa y el agradecimiento de grandes y chicos, desde la bondad de traerle a Manzanillo esta alegría" // Foto Marlene Herrera
Vivian Hernández Rodríguez, la Chupetina del proyecto manzanillero Magipayaseando, “gratifica, desde el aplauso sincero de los niños, la risa y el agradecimiento de grandes y chicos, desde la bondad de traerle a Manzanillo esta alegría” // Foto Marlene Herrera
Chupetina fue la primera en presentarse ante los pequeños del círculo infantil del Reparto Taíno // Foto Marlene Herrera
Chupetina fue la primera en presentarse ante los pequeños del círculo infantil del Reparto Taíno // Foto Marlene Herrera

Llegan sin aviso, solo el de sus silbatos y bullicio, con el festín en su algarabía; y en cada jugarreta el deseo de disfrutar juntos, de que hayan otros encuentros para payasigolfear, pues como dijera Tonguita: “la risa de los niños para un payaso es como la respiración o el agua para usted que nos lee, nos mira, nos escucha”.

Payasos, ¡que vivan los payasos, que al mundo van hacer reír!

Los niños participaron en la presentación de los payasos // Foto Marlene Herrera
Los niños participaron en la presentación de los payasos // Foto Marlene Herrera
Se divierten los niños con los payasos del Payasigolfeando // Foto Marlene Herrera
Se divierten los niños con los payasos del Payasigolfeando // Foto Marlene Herrera
El payaso Pon, actuando para los niños de la comunidad El Taíno // Foto Marlene Herrera
El payaso Pon, actuando para los niños de la comunidad El Taíno // Foto Marlene Herrera
Felices niños y "seños" con la actuación de algunos de los payasos presentes en el Payasigolfeando 2018 // Foto Marlene Herrera
Felices niños y “seños” con la actuación de algunos de los payasos presentes en el Payasigolfeando 2018 // Foto Marlene Herrera

Comparte esto!