Carmen Rosa: para mí es un deleite ser útil a la sociedad

Manzanillo. Junio 18.- Las mujeres cubanas siempre están en la primera línea de combate, dispuestas a asumir cualquier responsabilidad o tarea que se les asigne en sus diferentes escenarios de actuación de la vida cotidiana.
Fue Vilma Espín Guillois, ferviente defensora de sus derechos, e igualdad con el mal llamado sexo fuerte, desde los inicios de la Revolución cubana y aun en las luchas por la liberación, fueron las féminas factores determinantes en todo momento.
Por tal razón hoy en nuestro país se puede ver en cualquier puesto de trabajo y de dirección, mujeres que al igual que Vilma, sienten deseos de enfrentar cualquier obstáculo y desempeñar su responsabilidad a cabalidad.
Para Carmen Rosa del Valle, es un reto cada amanecer, máxime si de su trabajo se trata, desde muy joven asume con abnegación las tareas para cuales se les llama; sus inicios lo marcan el año 2007 cuando se gradúa y forma parte del Programa de Trabajadores Sociales liderado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, ahí trabaja hasta el 2011 en la Casa de iños sin amparo filial de esta ciudad.
“Una vez que finalicé con mi compromiso en el programa, comencé a trabajar en la sede la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) aquí, donde desempeñé varias responsabilidades; fui al Centro de capacitación Niceto Pérez y pasé el curso para miembro del buró de esa organización, labor que desempeñé a partir de febrero del 2013, de ahí y luego de graduarme de la Licenciatura en Comunicación Social en agosto del 2014 inicio en la televisión como productora de programas, ya en el 2017 asumí la responsabilidad de Jefe de Programación e Información y recientemente, en febrero la dirección de este canal manzanillero Golfovisión”.
Así se resume la vida laboral de esta muchacha gruñona en ocasiones, alegres la mayoría del tiempo, pero siempre dispuesta; “yo creo que tengo mucho que ver con Vilma, porque ella nunca dejó sus responsabilidades, que no eran pocas, siempre siguió adelante, lo mismo laborales como familiares, aún no tengo la dicha de ser madre, pero cuando lo sea le voy a dedicar el mismo amor a mi familia y a mi trabajo, será un amor compartido”.
P: A Carmen la vemos solo en su trabajo, pocos son los que te conocen en tu seno familiar, ¿Cómo eres en tu casa, tienes los mismos impulsos, el mismo carácter?
Carmen Rosa: “Bueno yo creo que sí – se ríe- yo soy la misma en la casa y el trabajo, me gustan las cosas organizadas, todo tiene su espacio, momento y lugar; me gusta reírme, hacer por qué no, un chiste, pero eso no quita que sea exigente y que requiera lo mal hecho, no transijo con las cosas que no se hacen correctamente”.
“El respeto es la base del carácter – apunta más adelante- el hecho que una persona sea recta no significa que tenga mal carácter, solo cumple con lo establecido, eso lo hemos aprendido con los dirigentes de este país, cada cual tiene que hacer lo que le toca y hacerlo bien”.
P: ¿Crees que pueden las mujeres desempeñar los mismos roles en la sociedad que el hombre?
CR: “Por supuesto, seguro, yo misma mucha de las responsabilidades que he desempeñado en mi vida laboral, la realizaban anteriormente hombres, no veo que exista alguna limitación para esto, los dos sexos son iguales y capaces de desarrollar una buena función en el puesto que sea”.
Vilma nos legó mucho, muestra de eso es el alto por ciento de féminas dirigiendo tareas importantes, jóvenes que como Carmen, no ven un impedimento en su trabajo, “para mí es un deleite en ser útiles a la sociedad”.

Comparte esto!