Consulta Popular del proyecto del Código de las Familias: ¿Qué debo saber? (+Infografías)

Fotos: Redacción Digital Rebelde
Fotos: Redacción Digital Rebelde

Desde el primero de febrero y hasta el 30 de abril seremos parte del Proceso de Consulta Popular al Código de las Familias. Tres meses de construcción colectiva de un texto que recoja las principales transformaciones que en el orden de lo familiar le permitan parecerse a la sociedad donde se pretende aplicar a partir del criterio de que más que entrar en crisis de valores, la familia ha sufrido trasformaciones. El proyecto es el resultado de años de investigación y estudios, adecuando la normativa jurídica a las características de nuestro país y sus familias. Abarca todas las instituciones familiares que conviven en la sociedad cubana e intenta buscar solución a sus problemáticas.

La Ley Electoral establece, desde el punto de vista técnico y organizativo, que los electores, a través de la Consulta Popular, emiten su opinión sobre un asunto determinado de interés nacional o local. Por tanto, que se lleve a Consulta posibilita que todos y todas en igualdad de Derechos aporten con sus propuestas a lo que debe mantenerse o no y llegar así al Referendo en el mes de septiembre, donde votaremos sí o no por el Texto. Ahora sólo se recibirán las propuestas producto de los debates.

Luego de leer el Proyecto, las propuestas, que también pueden presentarse por escrito, deben estar dirigidas al contenido del documento y el análisis se realizará por párrafos, los cuales estarán numerados. En este sentido debemos recordar la experiencia ya incorporada de similar proceso en el año 2018 con el texto de la Constitución de la República de Cuba.

Consulta Popular del proyecto del Código de las Familias: ¿Qué debo saber?
Consulta Popular del proyecto del Código de las Familias: ¿Qué debo saber?

Durante la Consulta Popular, que se realizará en los puntos de reunión seleccionados en las circunscripciones, podremos hacer seis tipos de propuestas. Las mismas se dividen en las intervenciones que estén dirigidas a modificar el texto del contenido cuando implique adicionar, eliminar o modificar una palabra, una oración, o parte del texto de un párrafo, sin que se niegue el sentido, o la esencia del párrafo objeto de modificación.

Otro de los tipos de propuestas será la de eliminación, cuando implique excluir en su totalidad un párrafo, por considerarlo innecesario o por tener criterios en contra de sus contenidos. Podremos proponer una adición cuando el objetivo sea agregar un nuevo párrafo, el cual debe contener una nueva idea o contenido que no esté presente en el texto que se analiza.

Se podrán establecer dudas, siempre que se trate de párrafos, oraciones o frases que no se entiendan, ofrezcan confusión o generen inseguridad ante lo expuesto en el documento. También estarán las favorables, que incluyen todas las propuestas u opiniones donde se exprese, por iniciativa de los electores apoyar, o ratificar, el proyecto presentado. Y no por resultar últimas, menos importantes, otras que se considere por el elector aunque no guarde relación con el texto que se discute.

Consulta Popular del proyecto del Código de las Familias: ¿Qué debo saber?

En las Consultas no se propondrán cambios que tengan que ver con errores ortográficos u otra cuestión gramatical, ya que existe una Comisión de Redacción y Estilo que al final del proceso realizará los arreglos necesarios.

Que sea un Código de sumas y multiplicaciones, de alternativas y opciones, nos obliga a prepararnos en sus contenidos para lograr de esta forma la calidad del resultado final. Un texto que define principios jurídicos destinados a fortalecer las familias, el respeto a la dignidad humana, la igualdad de todos sus miembros y la protección de los más vulnerables.

Principal recomendación para estos meses: ir al Texto del Proyecto para que prevalezca lo que es real, sin imponer modelos o restringir derechos y tomando como premisa la idea contenida en el Articulo 1 de la Carta Magna cubana, de una República con Todos y para el bien de Todos.

*El autor es profesor de la Universidad de Artemisa, miembro del Proyecto Justicia en Clave de Género y de la UNJC.