Defiende Bahrein unidad de árabes de golfo Pérsico y paz interna

Defiende Bahrein unidad de árabes de golfo Pérsico y paz interna
Manama, 31 may (PL) Bahrein urgió hoy a fomentar la unidad y fortaleza del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), y se autodefinió como ”oasis de paz, seguridad y estabilidad”, a pesar de la reciente represión letal a opositores chiitas.

 

Fuentes del gobierno destacaron este miércoles la posición defendida por el primer ministro, príncipe Khalifa bin Salman Al-Khalifa, durante el ‘iftar’ (desayuno de los musulmanes durante el Ramadán) que compartió anoche en Kuwait con el emir, jeque Sabah Al-Ahmed Al-Jaber Al-Sabah.

Al comentar los temas tratados por Al-Khalifa y Al-Sabah, voceros oficiales subrayaron que ambos países coinciden en la importancia de vigorizar los lazos bilaterales y beneficiarse de los cambios globales para consolidar las economías regionales, y mantener la seguridad y estabilidad.

Sin mencionar explícitamente las fricciones actuales de un grupo de países árabes del golfo Pérsico con Qatar, ambos mandatarios abogaron por más coordinación y cooperación para dotar al CCG de capacidad para ‘soportar los acontecimientos y desafíos regionales e internacionales’.

Medios oficiales bahreiníes resaltaron la necesidad de impulsar la cooperación mutua entre los países a fin de ‘mantener a raya intentos de subvertir la seguridad y estabilidad regionales, y expandir la cooperación’, toda vez que la zona ‘se mantiene como blanco de complots subversivos’.

En referencia a la situación doméstica y del Golfo, el rey Hamad bin Isa Al-Khalifa soslayó el clima de conflictividad política y social tras la arremetida policial de la semana pasada contra manifestantes afines al jeque chiita Isa Qassemi, que dejó cinco activistas muertos y 286 detenidos.

‘Los bahreiníes siempre permanecerán como una familia unida y el reino como un oasis de seguridad y estabilidad, así como un ejemplo de tolerancia, coexistencia, moderación y apertura al mundo, orgulloso más que nunca de su legado de civilización’, expresó el monarca desde el palacio Al-Sakhir.

‘Todas las partes deben cooperar para construir un mejor mañana y un futuro más próspero para la patria’, agregó ante miembros de la Corte Real, jefes militares de alto rango, diputados, ministros, funcionarios judiciales, diplomáticos foráneos, empresarios, gobernadores y jefes ediles.

En otra declaración, el primer ministro valoró de ‘satisfactoria’ la atmósfera regional, lo cual -dijo- indica que un futuro promisorio se avizora para esta área en materia de seguridad y estabilidad, especialmente en los esfuerzos por afianzar la unidad y combatir el extremismo y el terrorismo.

A juicio del príncipe, además de expandir las inversiones externas de Bahrein, ‘es necesario asegurarse de que la meta final de cada acción regional o internacional sea construir un mundo más seguro y estable en el que la gente goce de todos los requisitos de bienestar y prosperidad’.

Para la oposición, en cambio, ese escenario de bienestar presupone mayores derechos políticos para la mayoritaria población chiita bahreiní, así como el cese de la represión y la implementación de reformas reclamadas desde el comienzo de las revueltas populares de febrero de 2011.

lam/Ucl