El hermoso gesto de Bella

Bella confecciona nasobucos para regalarlos en el barrio // Foto Eliexer Pelaez

Suena mi teléfono y del otro lado del auricular escucho la voz de Bella, una octogenaria mujer tan inquieta que  impresiona por la fuerza y los deseos que asume  cada actividad que se propone. “Coordinador ven a mi casa a buscar una donación de nasobucos hechos por mí para que se los regales a quienes lo necesiten en el barrio”.

En mi función de representante de los Comités de Defensa de la Revolución  (CDR) en la zona 150 de la parte alta de la ciudad de Manzanillo tuve el inmenso placer de brindar mi agradecimiento a esa humilde mujer que se desempeña como presidenta del CDR dos de esta área. Al llegar a su hogar coincidimos allí Marina Grant González, secretaria del bloque 85 Hermanas Giral de la Federación de Mujeres Cubanas  (FMC) también de esta zona, a quien Bella la había llamado para recibir otro grupo de estas prendas para ser entregadas a las federadas necesitadas.

Bella se llama Lugeria Hernández Amaya, cumplió ya los 80 años y en un lugar improvisado de su cuarto plantó la máquina de coser y sentada frente a ella cumple el aislamiento social confeccionando los nasobucos.

Por mi instinto de periodista le pedí compartir este gesto con los demás para demostrar cuánto vale la solidaridad en nuestro país.

“Como estamos enfrentando una situación epidemiológica compleja me motivé a realizar estos nasobucos para ofrecérselos gratuitamente a todos los vecinos del barrio que los necesite. Ya he confeccionado cerca de 200 y todos los regalé”.

“A mí nadie me obligó a confeccionar,  esto salió de mi propia voluntad poniendo todos los materiales que encontré como retazos de tela y el hilo, y no le cobro a nadie uno de estos nasobucos, yo los regalo porque es una satisfacción para mi brindar este aporte a la FMC y a los CDR, y todo el que lo necesite puede llegar a  mi hogar que le entregaré con gusto uno”, expresó.

“Al que llega aquí buscando esta ayuda no le pido nada, la tela y el hilo sale de esta  casa. Tengo 80 años y me siento con voluntad de seguir haciendo y trabajando cada día más”, agregó  Bella.

Lugeria Hernández Amaya (Bella) siente la satisfacción de realizar estas donaciones de los nasobucos confeccionados por ella // Foto Eliexer Pelaez
Lugeria Hernández Amaya (Bella) siente la satisfacción de realizar estas donaciones de los nasobucos confeccionados por ella // Foto Eliexer Pelaez
Eliexer coordinador de los CDR en la zona 150 recibe una donación de nasobucos confeccionados por Bella // Foto Eliexer Pelaez
Eliexer coordinador de los CDR en la zona 150 recibe una donación de nasobucos confeccionados por Bella // Foto Eliexer Pelaez
Marina Grant, secretaria del bloque 85 de la FMC recibe una donación de nasobucos confeccionados por Bella // Foto Eliexer Pelaez
Marina Grant, secretaria del bloque 85 de la FMC recibe una donación de nasobucos confeccionados por Bella // Foto Eliexer Pelaez

Marina como secretaria de la FMC también expresó su agradecimiento por este gesto de Bella. “Esto es algo grandioso, que no se compara con nada porque es una actitud muy hermosa de esta mujer, federada y cederista que aunque es una adulta mayor siempre está dispuesta a cumplir con todo. Y en estos momentos que vivimos este gesto es bello porque hacer nasobucos con sus propios medios para toda la zona, todos nos sentimos satisfechos”.

“La federación se ha unido a este combate visitando a las casas para fortalecer las medidas higiénico sanitarias, y hemos estado conversando con las familias para la protección de nuestros niños y ancianos. Cada noche a las nueve dedicamos un aplauso a todo el personal de la medicina cubana por esa actitud que asumen en la lucha contra la COVID-19”, dijo Grant González.

Aunque Bella vive sola y no puede salir de casa recibe ayuda de sus vecinos, en especial de Micaela Núñez Vargas una joven profesional de la salud  que le lleva todo el alimento que  ella necesita, así  como sus medicinas para sus dolencias para protegerla, cuidarla  y evitar que salga a la calle. Una actitud que Bella agradece y aprovecha para confeccionar los nasobucos.

Bella envía un mensaje a la población en este  enfrentamiento a la COVID-19. “Que nos cuidemos, que no salgan de casa, velemos por la salud de nuestros niños y cumplamos con el aislamiento social para evitar la propagación de la enfermedad”.

Con este gesto  se beneficiaron cederistas y federadas mayores de 60 años que viven solos, y  también personas vulnerables que padecen alguna dolencia y no tienen apoyo. Una actitud que se agradece por todo el amor y solidaridad que encierra.