En defensa de los sentimientos más puros

Manzanillo. Marzo 3.- Es el bienestar animal preocupación de muchos, y ocupación de otros, en esta ciudad surge un grupo que ayuda a estos seres a tener una mejor vida, como lo establece el decreto ley 31 del 2021.


La Asociación de Bienestar Animal (ABA) de esta ciudad, fue concebida a través de diferentes grupos de redes sociales y de personas que buscaban un interés común, la felicidad de los animales.


Alberto Fernando Nápoles Torres, médico veterinario y dueño de la idea original de crear este proyecto, nos comenta que fue el 6 de enero del 2021, cuando quedo oficialmente constituido, “desde finales del 2020 entre noviembre y diciembre , a medida que fueron pasando los días, se fue incrementando el número de personal”.

Alberto Fernando Nápoles Torres, médico veterinario y dueño de la idea original de ABA Manzanillo // Foto Lilian Salvat Romero


Sin ánimos de lucros en este grupo lograron aunar muchas personas con el mismo sentir hacia los animales, esta ciudad no contaba con una asociación animalista como en otras provincias.


“Realizamos varias actividades en la urbe en función del bienestar de esos perritos y gaticos que andan en las calles, que en su mayoría, anteriormente tuvieron un hogar y ahora son callejeros; estos para ciertas personas pueden ser prejuicios porque al no tener el cuidado requerido, pueden convertirse en portadores de enfermedades zoonóticas y los rechazan, lo que constituye un maltrato animal desde el punto de vista social”.


¿Qué busca este proyecto?


“Lo que perseguimos es que estos animales retomen un hogar, brindándole la atención necesaria, con medicación y alimentación; si encontramos alguno en mal estado, lo curamos y alimentamos y cuando está apto se da en adopción, previo contrato y tramitación.
Teniendo presente el decreto ley emitido recientemente en nuestro país, se persigue el no maltrato y el bienestar animal como seres vivos que merecen nuestro amor.
Contamos con varios grupos en las redes sociales y una página oficial en Facebook y un canal en Telegram, para difundir nuestro trabajo y vean lo que hacemos aquí en Manzanillo”.


Algo más de 20 miembros activos y otros tantos que apoyan con sus donaciones y prestaciones, se hermanan con Huella, proyecto homólogo de la capital provincial, juntos buscan fusionarse con Aniplat, única organización en el país con reconocimiento legal y gubernamental, “estamos tratando a través de diferentes uniones para tratar de asociarnos, a pesar de que al fusionarnos , ABA pierde su autonomía y un poco su esencia, pero tenemos que tratar de lograr esto para poder conseguir lo que necesitamos, que es el abastecimiento de medicamentos, alimentación y otros tantos recursos que hoy no contamos y son muy necesarios para este trabajo”.


¿Cuentan con respaldo gubernamental en el territorio?


“No tenemos todo el apoyo que quisiéramos de las autoridades políticas y gubernamentales en nuestro trabajo, nos vemos limitados por falta de cosas que son necesarias, como un local por ejemplo, no contamos con un lugar para recepcionar a estos animalitos, en muchas de las ocasiones tenemos que pagar a personas para que nos las cuiden hasta que ya están aptos para su adopción, otras los miembros del proyecto asumen esta labor, pero sí necesitamos de un local para que sea más provechoso este trabajo, que la gente sepa donde radicamos, a donde se pueden dirigir, no solo para adoptar una mascota o dejarnos animalitos callejeros , sino para prestarles orientación y servicios veterinarios”.


A pesar de muchas limitantes que aún existen, estos muchachos ya lograron efectuar la primera feria de protección animal en la provincia, iniciativa que tomó su homólogo de Bayamo, igualmente consiguen que ya muchos se interesen por las adopciones.


Para el futuro esperan conseguir su anhelado local, prestar más servicios y que la asociación siga creciendo, “que cada ancianito y ancianita o persona que en una esquina le de comer a estos animalitos se sienta parte de ABA, sienta deseos de ayudar y este convencido que son seres vivos que sienten y padecen y que necesitan de nuestro cuidado y atención”.

La tarea está, sólo resta a las autoridades y organismos competentes apoyar esta noble y humana idea, que sienta cada persona que forma parte de ABA, que estos animales pueden formar parte de esa familia por la que hoy aboga el proyecto del Código de las familias, ellos también tienen sentimientos , quizás los más puros.

Fotos cortesía de ABA