Grupos de derecha atacan a comerciantes en Santa Cruz, Bolivia

Los comerciantes denominados “mañaneros” fueron brutalmente agredidos por un grupo violento, que trato de impedir que instalen sus puestos de venta en el lugar. | Foto: La Voz de Tajira

La Unión Juvenil Cruceñista, grupo de extrema derecha, expulsó con violencia, a golpes y dinamita, a los vendedores ambulantes de la feria Barrio Lindo.

La Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) denunció que este sábado  hubo un intento de genocidio en el Barrio Lindo de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, mientras que el Gobierno responsabilizó de la violencia al gobernador Fernando Camacho y al cívico Rómulo Calvo.

LEA TAMBIÉN:

Bolivia asumirá vicepresidencia del Consejo de DD.HH. de ONU en 2023

La Unión Juvenil Cruceñista expulsó con violencia, a golpes y dinamita, a los vendedores ambulantes de la feria Barrio Lindo, dejando decenas de heridos, algunos de ellos fueron internados en hospitales.

De acuerdo con la organización, el intento de masacre tiene su origen en razón  de raza y odio a las personas dedicadas al comercio callejero. La fuerza pública reportó al menos una treintena de heridos.

“El conjunto de este grupo social es migrante y perteneciente al segmento social que trabaja por obtener recursos económicos diarios para sostener sus vidas, más cuando han sido privadas de esta vía durante 36 días de violento paro cívico impuesto en mercados, centros de trabajo, calles y avenidas”, señaló la APDHB en un comunicado.

La Asamblea Permanente de Derechos Humanos constató que los grupos violentos fueron enviados expresamente a evitar que las personas del comercio al detalle procedan con la venta de sus productos y tomen un lugar en la zona

En esa acción utilizaron “explosivos de uso industrial como dinamita y fuegos artificiales alterados a modo de bombas caseras letales, a fin de ahuyentarlas del lugar”.

“Las denuncias testimoniales recibidas por la APDHB son elocuentes, desgarradoras, inconcebibles e indignantes a la cualidad del ser humano”.

La organización activista exigió la pronta acción judicial y anunció que desarrolla una investigación humanitaria para constituirse en parte de procesos penales que correspondan.

Por su parte, el Gobierno boliviano responsabilizó al gobernador de Santa Cruz Fernando Camacho y al cívico Rómulo Calvo por los nuevos hechos de violencia ocurridos en Barrio Lindo.

El vocero presidencial, Jorge Richter, advirtió que lo ocurrido en la zona comercial es resultado de una violencia patrocinada y organizada para confrontar nuevamente al pueblo cruceño y generar desestabilidad.

Afirmó que Camacho y Calvo son la expresión más radical de la política boliviana acompañados por descontrolados amplificadores del odio y agitadores que nutren su poderío a través de la impunidad conseguida por la violencia.