Innovaciones para no detener la industria conservera de Manzanillo (+FOTOS)

Las innovaciones mantienen la marcha de las producciones de la fábrica La Manzanillera //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Manzanillo. Octubre 27.- En nuestro país muchas industrias que procesan alimentos se ven afectadas por el injusto bloqueo económico, comercial y financiero que el gobierno de los Estados Unidos mantiene a la isla por más de seis décadas.

Los datos confirman que sólo en la alimentación y agricultura, entre abril de 2019 y marzo de 2020, se contabilizan daños por un valor aproximado de 428 millones 894 637 dólares.


Muchas de esas afectaciones se habrían evitado si las empresas cubanas pudieran acceder al mercado de EE.UU. Esto resultaría mas ventajoso dados sus precios y cercanía, y teniendo en cuenta que las industrias estadounidenses son capaces de abastecer a las entidades cubanas de muchas de las materias primas y equipamiento necesarios para modernizar sus líneas de producción.


Una de estas industrias en Manzanillo que podría beneficiarse en el cambio de su tecnología para lograr un mayor rendimiento de sus procesos, es la fábrica de conservas y vegetales La manzanillera, entidad que se mantiene trabajando con vetustas máquinas de más de cien años de explotación, las cuales no se han detenido gracias a las innovaciones de sus trabajadores para lograr las producciones.

Varias iniciativas mantienen las producciones en esta fábrica de vetustas máquinas //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Entre sus más destacados inventores está Ramón Enrique Vázquez Zambrano, obrero de mantenimiento de la entidad, quien ha logrado muchas alternativas para resolver las roturas y garantizar la estabilidad del trabajo de todas las máquinas de la fábrica.

Ramón Enrique Vázquez Zambrano //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Ramón da retoques a una despulpadora creada en la fábrica //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Ramón le da retoques a una despulpadora creada en esta fábrica que sirve “para exprimir y repasar las guayabas, el tamarindo, el mango, los tomates, y todas las pulpas que se procesan para las mermeladas, pero con el propósito de refinarlas para poder elaborar los jugos Taoro.


Nuestra motivación para concebir esta máquina fue la necesidad de eliminar las partículas de las pulpas que se veían dentro de las botellas de jugo. Era importante elaborar un equipo que nos permitiera lograr un néctar sin esos residuos para que tuviera mejor aceptación. En la creación de esta máquina laboramos cuatro innovadores de la industria entre ellos Hermes Rivero y Carlitos, todos estamos satisfechos con este logro”.


Ramón Enrique también trabaja en la creación de otro invento, es una ralladora de cocos. “Nos dimos a la tarea de recuperarla con algunas innovaciones. Ella trae su tambor elaborado pero le agregamos un guayo, las tapas, las cubiertas nuevas, una palanca para que cuando caiga el coco dentro se le presione contra el guayo.


Este aditamiento permitirá elaborar el coco rallado porque nunca lo hemos tenido en nuestra industria, va a ser una nueva producción que tendrá la fábrica para ofertar al pueblo dulces de coco. Este nuevo invento proporcionará también rallar otro alimento que lo requiera”.

Una ralladora de cocos es otra de las invenciones de Ramón y los innovadores de esta fábrica //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Ramón explica la creación de la ralladora de cocos //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Ramón busca soluciones para volver a poner en marcha las tapadoras de latas //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Las tapadoras de latas con más de cien años de explotación están detenidas por falta de piezas de respuesto debido al bloqueo norteamericano //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Vázquez Zambrano también está enfrascado en buscar soluciones para volver arrancar los mecanismos de las tapadoras de latas de medio kilogramos y las de número 10, esas que conocemos como los galones.


“Estas son tapadoras que fueron montadas en 1916 y no tienen piezas de repuesto porque son máquinas americanas muy viejas. Entonces por falta de sus accesorios tenemos que innovarles piezas, las recuperamos, pero en estos momentos estamos detenidos porque no tenemos los herramentales para los mandriles porque son de un acero especial que en estos momentos no los hay, se deben importar”.


Estas máquinas tapadoras son fundamentales para la producción del turismo y hoy al estar detenidas no se ha podido cumplir con los planes comprometidos para la industria del ocio, de los jugos y las pulpas. Las roturas de estas máquinas americanas podrían tener solución si se pudiera comprar en ese país los accesorios que le faltan.


Eloy Velasco Saavedra, jefe de producción de la fábrica dice que “prácticamente hemos estado paralizados casi un año en este tipo de producciones. Esos herramentales son muy costosos y difíciles de conseguir en otros mercados, en Italia es donde se pueden adquirir y a un alto precio.

Eloy Velasco Saavedra //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


No obstante seguimos trabajando en función de mantener la funcionalidad de otros equipos como los tachos, y las bombas mono que son de área capitalista, y gracias al esfuerzo de los innovadores no hemos paralizado totalmente la fábrica”.


El incansable Ramón Enrique tiene un orgullo sano al ver cómo la industria manzanillera no detiene sus producciones gracias a sus inventos. “Es una satisfacción para mí porque he crecido aquí en la fábrica y soy el que más experincia tengo en lo que son las innovaciones y andar con todos los hierros estos. Vivo orgulloso para que el centro cumpla los planes, no se detenga y buscando soluciones porque nuestra tecnología es obsoleta y logramos el cumplimiento de los pactado todos los meses”, dijo Vázquez Zambrano.


El jefe de producción de La manzanillera destaca el valor de los inventores de su entidad. “Nuestros innovadores son especiales, ellos han mantenido el funcionamiento de nuestros centenarios equipos y gracias al concurso de todos estos mecánicos hemos tratado que no se paralicen totalmente.


Hay algunas materias primas que son importadas y estas las estamos supliendo con otras innovaciones que estamos realizando en fórmulas tecnológicas para no detenernos y la población tenga alimentación”, concluyó Velasco Saavedra.

Gracias a las innovaciones la fábrica no ha detenido sus labores productivas //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Fábrica La manzanillera //Foto Eliexer Pelaez Pacheco