Joven Club, la computadora de la familia cubana

Joven Club, la computadora de la familia cubana. /Foto Lilian Salvat Romero

Como idea del Comandante en Jefe Fidel Castro surgen en Cuba los Joven Club de Computación y Electrónica en aras de acercar las nuevas tecnologías a todos los cubanos y poner en manos del pueblo estos adelantos tecnológicos.


Varias décadas ya han transcurrido desde aquel entonces y sigue siendo este el objetivo esencial de estas instalaciones que con la revolución de programas sociales que se sucedieron en el país a inicios de los años dos mil, aumentaron las cifras de sitios como estos en la mayor parte de las comunidades de los municipios cubanos.


En Manzanillo existen actualmente siete instalaciones, en casi todo el territorio, donde alcanzan a la mayor parte de la población; sus equipamientos aunque no los más avanzados, sirven de atractivo e incentivo para niños y jóvenes.

Marlene Núñez Zamora, directora municipal de los Joven Club en la ciudad nos cometa que “en el año 2015 se comienza a cobrar parte de los servicios, pero se mantiene de forma gratuita los cursos de formación para personas naturales y alguna de las actividades que se realizan con sectores priorizados como los discapacitados”.

Marlene Núñez Zamora, directora municipal de los Joven Club en la ciudad// Foto Lilian Salvat Romero

“Existe una lista de precios: la venta de licencias segurmática, con un costo de 50 pesos por equipo, así como 25 por celulares, el alquiler por hora de máquina con un valor de diez pesos, de igual forma la asesoría e implementación, el tiempo de máquina a dos pesos la hora, la navegación nacional tres pesos la hora y otros servicios que tenemos agendados”.

Aunque parte de sus prestaciones ya no son gratuitas, su esencia de acercar las tecnologías a todos continúa; “estamos tratando de llevar el servicio de la navegación desde sus casas, aún no contamos con toda la infraestructura necesaria pero está dentro de nuestras proyecciones futuras, pensamos que para el año venidero ya eso lo podamos resolver”.


Tania Benítez Solás es una de los 13 instructores que en varios turnos de trabajo brindan servicio en el joven club Manzanillo 1, el que al igual que el resto de las instalaciones del municipio labora las 24 horas del día: aquí se atienden entre 60 y 70 clientes como promedio diario.


“Impartimos cursos presenciales y a distancia a personas naturales y jurídicas, brindando servicios dentro y fuera de la instalación con actividades sociales con diferentes sectores en la comunidad, dígase, niños, adultos mayores y discapacitados”.

Tania Benítez Solás, instructora del joven club Manzanillo 1 // Foto Lilian Salvat Romero


“La actividad que desarrollamos los instructores tienen una gran significación para los usuarios que nos visitan, pues aquí encuentran un personal que los asesora e instruye en las diferentes solicitudes o necesidades en cada caso particular: necesidad de recibir cursos, asistencias informáticas, antivirus para sus equipos, conocimiento para manipular o configurar dispositivos móviles, y una amplia lista de servicios que desde nuestras instituciones de Joven Club se brindan a las familias de la comunidad”.


Para el empeño de que todos tengan acceso a las nuevos adelantos, “esta instalación cuenta con cuatro laboratorios, tres con seis puestos y uno con diez, además de tables y celulares que se alquilan para la conexión en el área wifi que tenemos en la instalación; además tenemos una sala nauta con dos máquinas para la navegación, que es lo más demandado por los niños y jóvenes para los videojuegos , no deja de tener valor los cursos para capacitar a personas naturales o jurídicas”, explica Núñez Zamora.


Por su parte Benítez Solás, quien es además instructora C y fundadora del movimiento de los Joven Club con 32 años en este programa revolucionario, no solo siente que enseña a los que acuden por sus servicio, “en este tiempo he adquirido muchas habilidades para el desarrollo de mis funciones, además de haberme servido de centro de capacitación para mi propio desempeño; aquí realicé mis estudios de nivel superior y maestría, así como cursos de posgrados que me han servido en el desarrollo de las propias actividades que realizo dentro de mi contenido de trabajo, administro la página web municipal, y realizo publicaciones en redes sociales”.


“Siento gran orgullo de pertenecer a este movimiento que fue fundado por nuestro líder histórico de la Revolución, quien nos bautizó como la computadora de la familia”.

Los videojuegos entre los mayores atractivos del joven club// Foto Lilian Salvat Romero