La disciplina social es vital para la nueva normalidad

Mantener la disciplina social es vital en esta nueva normalidad //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Manzanillo. Noviembre 2.- Con la llegada de la nueva normalidad en el actual enfrentamiento a la pandemia, establecida gracias a la disminución de los casos positivos y los fallecimientos a causa de la COVID-19 en el territorio, se debe vigilar más por el estricto cumplimiento de las medidas establecidas para el control de la actual situación epidemiológica que enfrentamos.


Lo anterior lo reafirma la licenciada Eunice Naranjo Oliva, subdirectora de salud ambiental en el municipio quien confirma además que por estos días se observa en nuestra población un poco de relajamiento, algo que no es muy bueno ya que si las personas no velan por su autocuidado, aunque ya están vacunados puede existir un nuevo realce de la enfermedad, situación que debemos evitar.


Para esto están vigentes no sólo las acciones establecidas, sino las sanciones que se aplican si no se cumple con la disciplina social. “En la actualidad se ha establecido una flexibilización de las medidas, no es que estamos en la total normalidad, o sea que el riesgo va a estar siempre presente de adquir la COVID-19, y teniendo en cuenta que se han inmunizado una gran cantidad de personas no quiere decir que nos descuidemos del cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias, es necesario que nuestra población conozca y consciente esto.

Lic. Eunice Naranjo Oliva //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


En los centros de trabajo, por ejemplo, es importante el cumplimento de la pesquisa de todos los trabajadores porque nadie debe entrar al centro laboral con sintomatología, y no sé debe ocultar ninguno de ellos, ante cualquier situación se debe acudir de inmediato a la institución de salud más cercana”, dijo Eunice.


La licenciada agregó que para el cumplimiento de lo establecido para la vigilancia epidemiológica está vigente el Decreto 31 “que es el que regula todas medidas sanitarias a cumplir para el enfrentamiento y la prevención de la COVID-19”, señaló.


Naranjo Oliva detalló también otras medidas que en esta nueva normalidad no se deben incumplir como, “el distanciamiento entre las personas que establece que por lo menos deben de ser de dos metros entre una y otra.

Usted puede salir a realizar cualquier gestión para su vivienda, hacer una cola, pedir el último pero distanciarse porque se ha demostrado que la aglomeración y el contacto con las personas son favorables para la transmisión del virus.


Igual debe tenerse presente el lavado frecuente de las manos, un gesto beneficioso para cualquier tipo de enfermedad que sigue vigente, así como la desinfección y la desinfección de superficies, equipo y utensilios de uso colectivo. Esto la población no lo debe decuidar.


También se mantiene el uso de los pasos sanitarios o pasos podálicos que hay que mantenerlos limpios”, detalló.


La especialista aclara que dentro de la principal dificultad que constituye violación del decreto 31 y en lo que han incurrido los manzanilleros como indisciplina social se encuentra, “el negarse al ingreso a un centro de aislamiento o someterse a la vigilancia epidemiológica, lo que impone una multa de dos mil pesos”, aclaró.


Hoy con la apetura de todos los servicios por la nueva normalidad vemos un relajamiento por parte de la población en el cumplimento de las medidas lo que favorece a las indisciplinas sociales.


“Una de las cosas que a diario estamos viendo en la población con respecto a esto es en la movilidad de personas incumpliendo medidas sanitarias, y la aglomeración en los centros comerciales o de prestación de servicios.


Ahora se incorpora con el funcionamiento del resto de los centros de actividades recreativas donde también hay una tendencia al relajamiento, y hacemos un llamado a la disciplina de nuestra población e insistir en las conductas que los jóvenes deben adoptar, no es que no puedan divertirse, sino cuidar su salud, la de sus amigos, familia, vecinos y la población en general”, dijo Naranjo Oliva.


Con el inicio también de las actividades de la gastronomía al 50 por ciento de sus capacidades, las autoridades sanitarias velan hoy también por la disciplina social en el cumplimiento de las medidas establecidas.


“Si usted no las practicas es responsable y paga por eso, el Decreto 31 lo establece bien claro, si se incumple con las medidas de inseguridad se le aplica la multa de dos mil, si el jefe violó porque no tiene la pesquisa actualizada también se le aplica la multa de dos mil pesos, y si permite que sus trabajadores violen, también se le impone la multa”, agregó.


La licenciada Eunice antes de concluir hizo un llamamiento a la población en este nuevo período, “pedirle disciplina, responsabilidad individual y colectiva, no podemos ver sólo a las autoridades sanitarias como responsables del cuidado porque además de la COVID-19 también tenemos una situación muy seria con las arbovirosis, y que hay muchas personas con sospecha de dengue y también se niegan al aislamiento e incumplen las medidas sanitarias”, concluyó Naranjo Oliva.


Entonces es imprescindible el cumplimiento de la disciplina social en esta etapa de la nueva normalidad para evitar llegar a un otro rebrote que pueda afectar la salud de todos. Los responsables de la vigilancia por parte de la salud pública junto a los grupos de enfrentamiento seguirán velando porque se cumpla lo establecido, con el único propósito de detener los contagios y la propagación de esta enfermedad.