La solidaridad también tiene el nombre de Gloria

Gloria Manuela Pacheco González //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Manzanillo. Octubre 25.- No hay mayor premio para el alma que recibir el agradecimiento de esas personas a las que les brindamos toda nuestra ayuda, inspirados por el valor de la solidaridad que nos caracteriza a los cubanos.


La protagonista del testimonio que hoy les presento es una sensible manzanillera que siente su pecho vibrar, cada vez que al final de su entrega recibe el cariño y la gratitud de quienes les brindó su mano amiga.


Ella es Gloria Manuela Pacheco González, una licenciada en enfermería que hace más de un año ofrece su solidaridad en Angola, como formadora de las nuevas generaciones de su especialidad en el continente africano, gracias al convenio de relaciones entre Cuba y esa hermana nación.


Allá en la provincia de Cunene está Gloria brindando sus servicios como profesora y ella nos cuenta las experiencias. “Estamos formando a los licenciados en enfermería de ese país mientras que se concluya la creación del claustro en este pueblo que será cuando cese la misión cubana”, dijo.

Gloria hoy forma a las nuevas generaciones de enfermeras en Cunene //Foto cortesía de la entrevistada
Gloria hoy forma a las nuevas generaciones de enfermeras en Angola //Foto cortesía de la entrevistada


Ella ya casi tiene edad de retiro laboral pero esto no es ningún impedimento para su objetivo solidario. Cuando recibió la información de que se alejaría de los suyos para ayudar a otro pueblo por segunda vez, confiesa que se sintió muy honrada porque “a pocos años de cerrar mi vida laboral, partir a una nación hermana y dejar la semilla del fruto del internacionalismo y la formación del personal de enfermería en otros países del mundo, es un honor para mí hacerlo”.


De sus vivencias con las relaciones de los habitantes de Cunene dice que “ellos quieren mucho a Cuba por toda la ayuda que siempre ha tenido nuestro país con Angola desde la guerra de liberación, aunque hay veces que no conocen toda la historia, y nos hacen muchas preguntas tanto de la profesión como de los detalles de nuestro país. En ese lugar colaboramos en todo donde siempre se muestra esa mutua relación entre los estudiantes y profesor.


Allá también se enfrenta la pandemia de la COVID-19 como en todo el mundo y se ha desarrollado mucha cultura para su enfrentamiento, como por ejemplo, en el cumplimiento de las medidas de protección. A pesar de eso hay varios casos, incluso colaboradores que hemos dado positivo pero que recibimos el tratamiento oportuno, ningún colaborador ha tenido que estar ingresado.


En medio de esta pandemia brindamos nuestra ayuda en la pesquisa en coordinación con los estudiantes, hemos ofrecido asistencia en la educación para la salud a la población donde les enseñamos todo lo relacionado con esta enfermedad y la necesidad del cuidado y la protección de todos”, resaltó Pacheco González.

Gloria brinda su solidaridad en la provincia angolana de Cunene //Foto cortesía de la entrevistada


Estos días alejada de su familia en medio de una situación difícil es para Gloria un poco difícil de enfrentar, pero su sencillez siempre le ha dado las fuerzas para brindar ese gesto solidario a quien lo necesita.


Por eso desde la distancia también sintió el orgullo que su única hija, la joven médico Elizabeth Fuentes Pacheco combatiera la COVID-19 en nuestro país cumpliendo otras misiones que incluso la llevaron a la zona roja del hospital clínico quirúrgico provincial Celia Sánchez Manduley de esta ciudad.


“Durante ese momento fueron varios sentimientos encontrados, en esos días yo estaba lejos pero a la vez presente, apenas dormía, me comunicaba constantemente con ella, le brindaba mucho apoyo.


El primer impacto que tuve cuando me dijo que iba para la zona roja, como madre se piensa en lo peor, pero a la vez me sentí orgullosa de que mi relevo estuviera allí en un lugar donde yo no podía estar por encontrarme muy lejos. Me siento satisfecha del empeño y la dedicación que con lo hizo que fue capaz incluso de arriesgar su vida a favor del otro.


De ese instante hasta me llegaron criterios de muchas de sus profesoras que elogiaban con la profesionalidad con que ella desarrolla su trabajo y que ama a su especialidad que está haciendo, y eso en la separación física por la distancia me hacía sentir muy orgullosa”, confesó.


Toda la entrega de su retoño es fruto también de la enseñanza que ha recibido en el hogar. “Hay muchos criterios que de tal palo tal astilla, y eso me llenó mucho espiritualmente porque aunque no estaba presente le brindaba bastante apoyo conectándome con ella”.


Esta humilde mujer que lo entrega todo para ofrecer la solidaridad que caracteriza al cubano encuentra las palabras precisas para enviar un mensaje a las nuevas generaciones para los tiempos actuales.


“Que a pesar de estos momentos que se están viviendo que sigan adelante, que el futuro está en sus manos, que sigan apoyando que la joven generación tiene que seguir dando el paso al frente porque son los pinos nuevos en los que confiamos nosotros”, concluyó Gloria.


Hace un poco más de un mes que la también profesora de la Facultad de Ciencias Médicas de Manzanillo regresó a las tierras angolanas luego de unas merecidas vacaciones en su natal Manzanillo junto a sus seres queridos.
Ahora allá en Cunene sigue ofreciendo todo el amor de la solidaridad que sabemos dar en aras de formar nuevos profesionales de la salud para ese pueblo, así ella demuestra también que Cuba sigue de hermana por el mundo ofreciendo amor y ayuda a quien lo necesita.



Un comentario en “La solidaridad también tiene el nombre de Gloria

  1. Excelente trabajo periodistico a una profesional de a enfermería de Granma, Cuba y el mundo. Una excelente persona muy responsable con las tareas que le han encomendado,

Los comentarios están cerrados.