Llaman en Manzanillo a extremar acciones de control para evitar propagación del Caracol Gigante Africano

Imagen tomada de La Demajagua
Imagen tomada de La Demajagua

Manzanillo. Noviembre 13.- Un llamado a extremar la alerta para evitar la propagación del Caracol Gigante africano trascendió en reunión del Grupo Temporal de enfrentamiento al referido molusco en el municipio.

Con la presencia de Nelson Rodríguez, coordinador del programa de la Defensa en este territorio, se llamó al cumplimiento de las tareas específicas por cada entidad y organismo, y sobre todo la vigilancia activa en las áreas de cultivo, reseñó el periodista Manuel Puertas Árias.

También se orientó incrementar la difusión de mensajes en la radio y la televisión locales para sensibilizar a todos los segmentos poblacionales sobre la peligrosidad de ese animal, debido al impacto nocivo en la agricultura y la salud humana, pues además de afectar más de 250 tipos de cultivos, puede transmitir la meningoencefalitis eosinofílica.

En el contacto, Manuel Ruiz Alarcón,  especialista de Sanidad Vegetal, explicó que en el mes de marzo en la comunidad de Jabaquito en Bayamo, se habían detectado 1 501 ejemplares del caracol gigante africano, y en julio la cifra creció hasta cinco mil 676.

Los números han seguido en aumento, puntualizó Ruiz Alarcón y añadió, que en octubre el reporte subió hasta nueve mil 877, y hasta el día cinco de noviembre la suma alcanzó los 10 mil 721 ejemplares, en el mismo sitio de la capital granmense, en patios y jardines, confirmando la amenaza que constituye la capacidad de reproducción de esa especie.

En la calle 2 final del reparto Latinoamericano, de Bayamo, se decretó el 30 de abril de 2019 como el primer indicio de Caracol Gigante Africano en la Ciudad Monumento, el otro foco se detectó en un sembrado de frijol Caupí en la zona de Cautillo, entre la marmolera y la entrada de la escuela de arte.

El Caracol Gigante Afriano llegó a Cuba desde 2014, y por el clima húmedo del país propicio para el invasor, ha sido localizado en la mayoria de las provincias, y se considera una amenaza para la sanidad vegetal, la salud humana y la biodiversidad del país.