Los manzanilleros, la honestidad y… los precios

Manzanilleros opinan sobre la correlación entre la honestidad y los precios //Imagen Eliexer Pelaez Pacheco

Manzanillo. Octubre 21.- Uno de los valores más importante para nuestras vidas, y que nos abrirá muchas puertas en las que podamos encontrar caminos correctos, los mejores amigos y ser admirados por todos, es el de la honestidad.


Hoy cuando vivimos un mundo convulso es difícil encontrar a verdaderos cultivadores de esta virtud, pero en nuestra Cuba actual aún somos muchos los honrados. Decía William Shakespeare: “La honestidad es la mejor forma de actuar. Si pierdo mi honor, me pierdo a mí mismo”, a lo que también agregó este escritor inglés, “Ningún legado es tan rico como la honestidad”.


Entonces bien podríamos insistir en cómo los manzanilleros ven la honestidad a través de la experiencia que se vive con la salud de los precios. Así por ejemplo Luis Ramos Arias dice que “quienes practican este valor son aquellos que se caracterizan por ser claros, sinceros.

Luis Ramos Arias //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Personas que actúan con su sensibilidad humana al tratar de ayudar a los demás en todo lo que esté a su alcance, y ser honesto es la transparencia en sí de la persona como tal. Como cubanos en los momentos actuales que vivimos debemos caracterizarnos por esa cualidad”, dijo.


Por su parte Eduardo Infante Domínguez valora a la honestidad “como un factor que debe caracterizar principalmente a todo ser humano, y como cubano es muy importante ser una persona honesta porque así nos damos a respetar y logramos el verdadero valor como ciudadano”, agregó.

Eduardo Infante Domínguez //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Mientras que Liudmila León Ortiz manifestó que para ella es “algo muy vital sobre todo cuando uno se proyecta de forma adecuada en los momentos actuales cuando se debe ser los más veraz posible. Es ser sincero, honesto, modesto y nunca fallar a la confianza del otro”, expresó.


Teniendo en cuenta estos criterios podríamos preguntarnos hoy: ¿Tiene correlación este concepto con el comportamiento de algunas personas frente a los precios tan elevados que se observan en estos momentos? Veamos que nos dicen nuestros protagonistas.


“Considero que hoy no se correlaciona la honestidad con la actual situación de los precios, porque hay personas que inescrupulosamente alteran los costos lo que evidencia que no es honesta porque se aprovecha de la condición que tenemos.


Demuestra que no tiene sensibilidad humana, se caracterizan por ser abusadores prácticamente y atentan contra aquellas personas que realmente tienen gran necesidad y no cuentan con ese gran salario”, dijo Ramos Arias.


“Hoy en día vemos como hay personas que carecen de este valor pues al incrementar los precios maltratan a otros que sí son honestos, que viven de un salario, que trabajan, se esfuerzan para mantener su familia, en fin que lo que recibimos es un verdadero abuso”, expresó Infante Domínguez.


El muchacho agrega que es necesario combatir esta situación “desde el barrio todos los días, principalmente los jóvenes, en los centros de trabajos, donde quiera que nos encontremos, porque este es un valor que no debe perder la humanidad, ni hoy, ni mañana, ni nunca, porque es lo que nos hace ser mejores personas.


Hoy las nuevas generaciones debemos tomar protagonismo porque nosotros somos la cantera del futuro, y es necesario que nos unamos a este combate para que se erradique y no nos siga afectando”, dijo Eduardo.


“No es justo que en medio de lo que estamos viviendo por la afectación de la pandemia tengamos también que sufrir la falta de sensibilidad de algunos como los carretilleros, revendedores, acaparadores que se han aprovechado de este momento de tan crítica situación”, manifiesta Liudmila.

Liudmila León Ortiz //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


“Podemos decir que nos están estafando, el pueblo no se siente cómodo con esto, más bien se considera atropellado porque esos sobreprecios son un maltrato, por ejemplo una frazada de piso que se utiliza en una casa y que es algo tan necesario no es justo que la encuentres en la calle a 200 pesos”, dice León Ortiz.


Luis aprovechó para también agregar el sentir de la población, “el rechazo que reciben estos deshonrados es el repudio de la mayoría de la población pues los que incurren en este abuso alteran el orden actual que tiene el país”.


Liudmila comparte también que como respuesta que debemos dar al incremento de los altos precios es “rechazar con energía a esas personas que vemos como revendedores con tan elevados costos en lo que ofertan y que no son asequibles a los salarios ni a los ingresos que tenemos, debemos demandarlas, denunciarlas para que no nos sigan afectando”.


Sin lugar a dudas también con la honestidad podemos vencer situaciones como esta, pero no sólo basta con este valor también es necesario la responsabilidad y la empatía hacia el otro.


El escritor inglés William Hazlitt así lo aseguró: “Un hombre honesto es respetado por todas las partes”, mientras que el Premio Nobel de Literatura en 1949 William Faulkner sentenció que: “Nunca tengas miedo de alzar la voz por la honestidad, la verdad y la compasión contra la injusticia, la mentira y la codicia. Si gente de todo el mundo hiciera esto, cambiaría la tierra.” Seamos entonces más honestos y por ende mejores personas.