Luis sí sabe de cuidar costas

Luis Felipe Arévalo Ortiz //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
Luis Felipe Arévalo Ortiz //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Manzanillo. Septiembre, 29.- En Cuba el cuidado de nuestras costas están a cargo de los valerosos soldados que integran las filas de las Tropas de Guardafronteras (TGF), y junto a ellos otra fuerza también que proviene del pueblo los hombres y mujeres que integran los Destacamentos Mirando al Mar (DMM), quienes ayudan a presevar la conservación y la integridad de los litorales de la isla.
Bien los sabe Luis Felipe Arévalo Ortiz, uno de los fundadores del DMM La Demajagua que recientemente recibió el sello por el Aniversario 50 de estos importantes grupos que interceptan los recalos de drogas, las salidas ilegales, y velan por el cuidado y preservación del medio ambiente con la protección de la flora y fauna marina y en las costas.
Ser fundador y miembro de este destacamento para él significa mucho por el trabajo que realizan. «De nosotros depende estar siempre al tanto de muchas cosas que suceden en contra la Revolución para combatir todos estos acontecimientos. Tenemos que estar siempre alertas y no podemos quedarnos dormidos para ayudar a mantener la tranquilidad ciudadana que nos caracteriza».
En el momento en que Luis fue llamado por los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) para integrar el destacamento en la comunidad de La Demajagua y participar como uno de sus fundadores, no lo pensó dos veces. «Cuando me convocaron dí mi aprobación y dije que donde quiera que me necesitaran ahí estaba yo».
Durante todos estos años de creado el DMM de esta comunidad en conjunto con las TGF, Luis ha sido protagonista de todas las acciones que se han planificado en el grupo. «Realizamos las guardias nocturnas en nuestro litoral, durante ese tiempo realizamos recorridos por varios kilómetros en la costa donde en una parte de ella tenemos que vencer los dienteperros. Nosotros tenemos un privilegio y es que en esta área no existen zonas donde personas que deseen salir ilegalmente del país se puedan esconder por mucho tiempo «.
Este manzanillero guarda en su memoria muchas experiencias que han marcado su vida en la permanencia dentro del destacamento durante todo este tiempo. Sin embargo hay una que recuerda y está relacionada con «un intento de una salida ilegal por este lugar de unos ciudadanos. Hasta aquí llegó una lancha rápida que tenía como intenciones recoger a esas personas, mi grupo estaba de guardia y los detectamos, logramos atrapar al que llegó en la embarcación y a los que estaban en tierra. Para mí defender la Patria en ese momento fue algo grande, porque lo que no pude hacer antes, lo realicé en esa ocasión».
Este manzanillero que ya transita por las siete décadas de vida siente satisfacción cuando observa crecer el destacamento sobre todo con integrantes jóvenes. Para él es importante también el trabajo con las nuevas generaciones porque, «hay que insertarlos y enseñarles todas las acciones y los reglamentos de los DMM».
Por eso Luis envía un mensaje a la juventud, «que traten de ser buenos revolucionarios y que tengan siempre presentes que por este país hay que morir si es necesario. Si murieron muchos por esta Revolución debemos estar conscientes que nosotros igual podemos defenderla con nuestras propias vidas.
También nos toca fortalecer el trabajo del DMM, en las condiciones que tenemos salir adelante», señaló este hombre quien agregó la satisfacción que siente al recibir el sello Aniversario 50 de los DMM.