Lula y Bolsonaro, el camino a la segunda vuelta en Brasil

Foto: Internet

Brasil, elegirá a su próximo presidente en segunda vuelta después de que ningún candidato alcanzara este domingo el 50 por ciento de los votos necesarios para proclamarse vencedor. 

Fue una votación más apretada de lo esperado. Con más de 99% de los sufragios contabilizados, el aspirante Luiz Inácio Lula da Silva logró el 48,33% de los votos, frente al 43,28% del actual presidente ultraderechista Jair Bolsonaro. En tercera posición se ubicó Simone Tebet, con el 4,17% de los sufragios, seguida de Ciro Gomes, con el 3,05%. 

La segunda vuelta entre Lula y Bolsonaro se celebrará en cuatro semanas, el domingo 30 de octubre. Quien obtenga más votos en esa oportunidad será declarado presidente electo y el nuevo mandatario prestará juramento el 1 de enero de 2023. 

Según BBC, entre los desafíos que enfrenta el actual presidente brasileño están la ventaja numérica de Lula en la primera vuelta, el rechazo del electorado, el bajo potencial para atraer votantes de otros candidatos, un presupuesto de campaña restringido y una lenta recuperación de la economía. Bolsonaro tendrá que remontar al vencedor de la primera vuelta, algo que no será fácil. 

Lula 

Tras conocerse los resultados, Lula compareció en público para hacer balance de la votación. “Ayer, en la conferencia de prensa, les dije que en todas las elecciones a las que me presento quiero ganar en la primera vuelta, pero no siempre es posible”, dijo el candidato del PT. 

También aseguró que pasar a la segunda vuelta “es sólo una prórroga” y aseguró que ganará las elecciones. 

“Durante toda esta campaña íbamos adelante en las encuestas de opinión pública, de todos los institutos, y yo siempre pensé que íbamos a ganar estas elecciones y les quiero decir que vamos a ganar estas elecciones. Es tan solo una prórroga”, aseguró el candidato. “Brasil nos necesita (al Partido de los Trabajadores)”, aseguró. 

De cara a la segunda vuelta 

Lula quedó muy cerca del 50% establecido, menos de tres años después de salir de la cárcel y de que su condena por supuesta corrupción fuera anulada por errores en el proceso. Esta votación confirma que continúa siendo el líder más respetado de la izquierda a pesar de los actos en su contra. 

Cristiano Noronha, vicepresidente y analista de la consultora política Arko advice, con sede en Brasilia, descarta que se pueda anticipar el resultado de la segunda vuelta el 30 de octubre. “Lula tiene un leve favoritismo porque llega por adelante, pero la disputa está abierta”, dice Noronha en una entrevista con BBC Mundo. 

Resulta sorpresivo el hecho de que Bolsonaro haya cosechado más votos que lo anticipado por las encuestas, a pesar de las polémicas y escándalos que rodearon su gestión, sus ataques a otros poderes del Estado, y su mala respuesta a la pandemia de la covid-19. 

El Congreso 

Ayer también se eligió a los representantes la Cámara de Diputados, a un tercio del Senado, a los gobernadores de los 26 Estados y del Distrito Federal, y todos los Parlamentos estatales. 

El próximo presidente de Brasil tendrá que gobernar con un Congreso Nacional conservador. La formación de Bolsonaro, el Partido Liberal (PL), tendrá la mayor bancada de la Cámara de Diputados, con 99 escaños. La Cámara baja tiene 513 asientos, pero para el Partido de los Trabajadores (PT) será muy difícil articular una mayoría, ya que en entre las decenas de partidos con representación, la mayoría va del centro a la extrema derecha. 

El Congreso seguirá siendo mayoritariamente masculino, blanco y de derechas, aunque la izquierda obtiene algunos puntos en la representación de las minorías.

El actual presidente consiguió colocar a muchos de los suyos en el poder legislativo. 

Entre los nuevos representantes de la derecha, estará, el exministro de Salud Eduardo Pazuello, un general cuya gestión de la pandemia fue muy criticada, pero que se ha convertido en el diputado más votado del estado de Río, con casi 200.000 votos. Otro de los más votados fue el exministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, aquel que desmanteló los órganos de control ambiental y estimuló la deforestación ilegal en la Amazonía. 

En el Senado, que renovaba un tercio de sus puestos, el partido de Bolsonaro también tendrá la mayor bancada, 14 de 81. El presidente consiguió colocar a ocho senadores más de los que tenía hasta ahora, y el Senado también estará repleto de antiguos altos cargos del Gobierno. El hasta hace poco vicepresidente, el general Antonio Hamilton Mourão, logró su escaño, igual que la polémica exministra de la Familia Damares Alves –la polémica pastora evangélica que recordada “los niños visten de azul, las niñas de rosa”-, la exministra de Agricultura Tereza Cristina da Costa, y el exministro de Ciencia Marcos Pontes. También entró el exjuez que condenó a Lula y después fue ministro de Bolsonaro, Sérgio Moro.  Por su parte, el fiscal Deltan Dallagnol será diputado federal y superó en votos a la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann. 

Más

  • Es la disputa más apretada entre dos candidatos que van a la segunda vuelta desde 1989.
  • Lula lleva una ventaja pequeña a la segunda vuelta. Si la distancia entre los dos candidatos fuera superior a los 10 puntos, la contienda estaría prácticamente sellada en favor de Lula.
  • Hay que ver cuál será el nivel de abstención en la segunda vuelta, que puede ser alto.
  • Todavía hay un electorado que puede no haber votado en la primera vuelta y eventualmente decidir votar en la segunda.