Manzanilleros opinan sobre la propuesta del nuevo código de las familias cubanas

La propuesta del nuevo Código de las familias se convierte en un documento medular para la sociedad cubana del presente y el futuro //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Manzanillo. Octubre 30.- Un tema que mueve hoy a la sociedad cubana es el de la actualización del Código de familia vigente, que a partir del anteproyecto que se propone, y que ya puede ser estudiado para su futura discusión en todos los sectores del país, cambiará su nombre por Código de las familias.


Este, en su propósito pretende proteger las diversas realidades familiares existentes en la Cuba de hoy, y se convierte en un documento medular para la sociedad cubana del presente y el futuro.


Según refiere la prensa nacional se prevé que 47 instituciones participen en el proceso de consulta especializada, entre ellos varios centros importantes de estudios sociales, de educación superior, científicos, organizaciones no gubernamentales, así como políticas y de masas .


En el proceso de consulta se sumarán otras instituciones asociadas al derecho, a los jóvenes, a los comunicadores, periodistas, sicólogos, la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), la plataforma interreligiosa, la Fiscalía General de la República, los tribunales, pedagogos, entre otras áreas.

Según reportes publicados por la prensa de la isla se han recibido además en el sitio institucional del Ministerio de Justicia, unas 6 mil 198 visitas a la propuesta del Código, 567 correos y de ellos 323 con opiniones favorables, 94 en contra, 38 con criterios, 20 que solicitan modificaciones, 58 que hacen consultas; y que son parte de las percepciones que enriquecerán el texto y de un proceso democrático de construcción de un Código que atañe a toda la ciudadanía.

Foto de Internet


Pero…¿qué piensan algunos manzanilleros sobre este nuevo código que se propone, sobre todo los más jóvenes? Veamos sus criterios.


Gabriela Aguilera Osorio de 21 años dice que “el Anteproyecto del nuevo Código de las Familias se puede describir como muy novedoso y como un proyecto que viene con muchos cambios, constituye un reto tanto para la población como para los trabajadores jurídicos.


Cómo joven considero que la gran mayoría de los cambios que hay son necesarios dado que la sociedad está en constante transformación y las leyes no pueden estar alejadas de éstas. Es un código muy inclusivo, que reconoce todos los derechos de las personas que recoge nuestra Constitución y que están directamente relacionados con las familias.

Gabriela Aguilera Osorio //Foto cortesía de la entrevistada


Con el paso del tiempo y a medida que la sociedad, o porque mejor no decir el mundo, ha ido evolucionando y desarrollándose de forma tal, que ya hoy hay un sinfín de prototipos o constumbres (en el ámbito familiar ) por llamarlo de alguna manera que se han convertido en algo muy normal.


Por supuesto que en nuestro país las cosas no podrían ser diferentes; la legislación familiar vigente con data de 1975, en su momento fue algo primorioso pero como ya he mencionado antes, con todo el desarrollo que hay actualmente dicho código no suple las necesidades de nuestro pueblo.


El anteproyecto del nuevo código de las familias rompe con todo tipo de esquema y es algo que se ve desde el nombre mismo porque ya no va sólo a la familia sino a las familias. Está sustentado más que todo en el amor, el cariño y armonía que en cualquier otra cosa aunque parezca irónico pero es así. Es una legislación muy justa, muy atemperada a lo que se está viviendo y sobre todo muy inclusiva.


Se vienen muchos cambios y para bien, pues son novedades que ya están en la sociedad de hoy, sólo que no están regulados en ninguna norma, y se preguntará a qué cambios me refiero que ya están en la sociedad, por supuesto me refiero, en un primer punto a las relaciones homosexuales que son tan comunes como la vida misma y que desde que se aprobó la Constitución del 19 han traído tanto conflicto.


Pero en esto sólo no es en lo que se sustenta la nueva legislación familiar que se llevará a referéndum pronto sino en muchas renovaciones más, como es en todo lo referente a la violencia intrafamiliar que al estar incluída ya en la norma familiar y en la penal adquiere más peso.


También hay modificaciones en cuanto a la institución del matrimonio pues como pude mencionar antes en el código se deja bien claro que ahora el matrimonio será entre dos personas que sean jurídicamente capaces, que tengan una relación que se sustente en el amor y la armonía, con actitud legal para ello, a fin de hacer vida en común.


Otra transformación sustancial es que se aprobarán los pactos prematrimoniales, se introduce un nuevo parentezco, pues solo habían dos el consanguíneo y el de afinidad, mientras que ahora además de estos dos tambien existirá el socioafectivo; con este nuevo código se protege al adulto mayor que tantas dificultades pasan hoy en día a pesar de que somos un país bastante envejecido, además de todo lo ante dicho este código regula y protege a todo tipo de familia sin discriminación alguna e incluyéndolas a todas.


Como joven y además estudiante de derecho considero que esta nueva legislación familiar es todo un reto tanto para la sociedad como los operadores jurídicos mismos, debido que hay numerosos cambios para los que muchos no están preparados, pero de igual forma estoy segura de que esta ola de variaciones es lo que necesitamos como país para avanzar hacia el futuro”, expuso Aguilera Osorio.

Foto de Internet


También con 21 años Roberto González Pérez considera que “el proceso de transformación que experimenta la familia cubana no puede separarse del contexto en que se está viviendo en el mundo, en el cual se está haciendo una tendencia a la democratización de las relaciones familiares.


La familia cubana hoy día avanza y transita hacia un modelo de las relaciones igualitarias, en el cual la solidaridad, el respeto, las expresiones afectivas, la responsabilidad compartida y la ayuda conforman las bases fundamentales sobre las que ella se edifica.


Desde la visión como estudiante de Derecho y futuro jurista tengo la certeza que el nuevo Código de las Familias será un avance en nuestra sociedad. Como bien dijo el Doctor Leonardo Pérez Gallardo, Presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de familia de la Unión Nacional de Juristas de Cuba el nuevo documento tiene que ser abierto, inclusivo, que recepcione los derechos, principios y valores enarbolados por la Carta Magna y deseche prejuicios y estereotipos.

Roberto González Pérez //Foto cortesía del entrevistado


Temas de gran interés como la igualdad y reconocimiento de todas las formas de organización de las familias, las relaciones parentales o de parentezco, todo lo relacionado con la atención al adulto mayor y personas en situación con discapacidad, el matrimonio y las particularidades que este tiene, la violencia familiar y el respeto a todas las formas de construir una familia son puntos claves para progresar en estos aspectos.


Creo que en el ámbito jurídico utilizar un leguaje mas inclusivo, sin discriminación puede ser una herramienta con un gran poder para asegurar el derecho a la igualdad.


Sin lugar a dudas será un Código donde todas las personas gocen de sus derechos de forma igualitaria, sin discriminación, ya es hora de dejar atrás prejuicios estereotipos y poder avanzar y hacer en nuestra sociedad giros conscientes de transofrmaciones que nos permitan el pleno disfute de nuestros derechos”, agregó González Pérez.

Foto de Internet


Pero en nuestra sociedad también hay criterios diferentes como el de la ama de casa Matilde Pérez Figueredo que se basa para emitir su opinión sólo en la parte de la posibilidad de la creación de varias familias incluyendo las de parejas del mismo sexo.


“En ese aspecto yo no estoy de acuerdo porque considero que el Código de Familia está siendo roto en el sentido de la quebradura del diseño original de un hombre con una mujer. Somos una sociedad que fuimos creados en un ambiente donde nos vimos crecer junto con nuestros padres.


Nunca será lo mismo cuando un niño vaya creciendo y le pregunte a su mamá por el papá, o a su papá por la mamá y no encuentre respuestas que le aclaren bien sus dudas, o también se va a criar en ese mismo ambiente que estará viendo en el que se edificará cuando sea mayor.

Matilde Pérez Figueredo //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Tampoco estoy de acuerdo porque eso sería destruir a la familia y a la humanidad porque dos hombres, o dos mujeres no procrean juntos por lo que yo pienso que la raza humana quedaría en déficit, porque si el hombre no fecunda a una mujer no podrá existir una creatura.


Y con respecto a la adopción por parte de esos matrimonios igualitarios tampoco concuerdo porque tendrán derecho a adoptar un niño o niña, pero realmente cuando ese infante vaya creciendo siempre va tener una pregunta porque los niños son muy curiosos. Realmente no estamos preparados para esos cambios, mi criterio es que los veo mal porque realmente eso no debe suceder”, expuso Pérez Figueredo.

Foto de Internet


Así se mueven los criterios de los manzanilleros en este ámbito. Unos favorables, otros en contra, esos que siempre se tendrán en cuenta para enriquecer el proyecto con esta diversidad de opiniones que sirven para lograr al final un mejor documento que se llevará a aprobación del pueblo. Seamos entonces responsables a la hora de decidir por nuestro futuro, el de nuestro hijos y todas las familias.

(Con datos publicados en Cubadebate)