Me siento feliz con mi profesión

Manzanillo. Mayo 12.- La manzanillera Marisol Díaz es una de esas mujeres que lleva su profesión en las venas. Cada jornada para ella es una nueva oportunidad para crecerse y encontrar la satisfacción personal que le hace inspirar amor a sus pacientes.

Marisol es Licenciada en Enfermería hace ya 36 años y su amor por los niños hizo que escogiera la pediatría para su formación profesional. Así lo recuerda en su contacto con nuestra redacción.

«Me formé en aquellos momentos en que existían las enfermeras pediatras y obstetras general. Me gustan muchos los niños y ahora me siento muy feliz porque estoy prestando servicios en esta institución que cuida y prepara a las futuras mamá para su parto», señaló Marisol.

Marisol lleva más de tres décadas siendo enfermera // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

A ella la encontré entre las pacientes del único hogar materno del municipio, tomando los signos vitales a las muchachas ingresadas, velando por la alimentación de ellas, tomando temperaturas, preocupándose por el estado general de las embarazadas. No la vi quieta un momento pues cuando no la encontraba en un cubículo la veía en otro en sus ajetreos.

«Trabajar aquí es algo especial porque estoy brindado lo mejor de mí a todas las gestantes, porque ser madre es lo más grande del mundo y porque como seres humanos merecen lo mejor de nosotros, las atiendo con esmero», confesó está enfermera.

«Aquí le prestamos atenciones a todas las embarazadas según las nosologías que ellas presenten porque tenemos hipertensas, gemelares, otras de alto riesgo de prematuridad. Los cuidados son específicos para cada una de las diferentes patologías. Esto requiere entonces de nuestro amor, entrega y profesionalidad para brindar el mejor servicio a estas mujeres», dijo.

Como la vi tan entregada y con tanta satisfacción quise indagar cómo se sentía ejerciendo su carrera. «Totalmente feliz-dijo-es lo principal para mis días porque doy lo mejor de mí. Llevo más de tres décadas siendo enfermera y seguiría siendo enfermera toda una vida porque siempre me ha gustado», detalló.

Una de sus pacientes es la joven de 25 años Ofelia Ramos Naranjo quien se encuentra en esta institución por su embarazo gemelar quien valora que,  «las atenciones de Marisol son muy buenas, como también lo son de todas las trabajadoras de este hogar. Ellas nos cuidan mucho y velan por nosotros constantemente», expresó.

Marisol atiende a su paciente Ofelia Ramos Naranjo // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

La joven quiso además dejar sus congratulaciones para estas profesionales de este hogar. «Muchas felicitaciones para ellas, que sigan desempeñando una labor tan importante como esta, tan esencial para el paciente y los doctores», dijo esta muchacha que también es médico y brinda sus servicios en la comunidad de Cieneguilla del municipio Campechuela.

Yulenia  Sánchez Morilla otra de las pacientes de la institución quiso también brindar un mensaje para Marisol y todas las enfermeras de este lugar. «Muchas gracias por todo lo que hacen, por soportar a veces nuestro carácter y mal humor típico de nuestro estado. Gracias por tener esa paciencia que tienen con nosotros, por ese amor infinito con el que vienen a trabajar todos los días, incluso dejando problemas y preocupaciones personales en la casa. Gracias por todo», remarcó.

Marisol atiende a su paciente Yulenia Sánchez Morilla // Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Sirva entonces este sencillo homenaje como un regalo especial a Marisol y a todas las enfermeras del municipio por celebrarse este 12 de mayo el día internacional de la enfermería.