Mi amiga, la máster

Foto Roberto Mesa

Hay personas que son luz, pasión por hacer bien, entrega desmedida y amorosa por los suyos y los demás, excepcionales por belleza, elegancia y, muchísimo mejor, por los sentimientos con los que andan por la vida. Susanne Lloret Fonseca es eso y más.

La conozco y le admiro desde hace unos años, cuando por cuestiones profesionales, llegué a ella en su posición de metodóloga de la Dirección Municipal de Educación Manzanillo. Hoy la consideración crece hasta el límite afectuoso y mejor de una amistad.

Poco a poco crece y me permite descubrir a la especial madre de la intranquila, y no menos hermosa, Sofía; a la hija cariñosa, la hermana espectacular y, por encima de eso, a la profesora de muchos y líder ejemplar del colectivo del preuniversitario Julio Antonio Mella, de los mejores de su tipo en la provincia Granma. ¡Todo sin cruzar los 35 años de edad!

Si usted desea saber cómo enfrenta el destino una profesional dedicada a la misión de formar a las nuevas generaciones, y hacerlo sin perder de vista el aprendizaje de Sofía, guiar al mejor colectivo del “Julio Antonio Mella” une juventud y experiencia en perfecto binomio, pregunte por esta muchacha. “-Robertico, discuto la tesis el 14 de diciembre, ¡dime, tú!”

Y Susanne me ha hecho uno de los mejores regalos de mi cumpleaños 38: hoy obtuvo calificación de 5 puntos en su trabajo de diploma, en opción al título de Máster en Ciencias de la Educación.

Propuso una estrategia que favorecerá el aprendizaje de la informática en los alumnos del décimo grado, cuestión poco tratada por los especialistas en la materia. Lloret Fonseca marcó pautas.

Tras conocer la nota del prestigioso tribunal, las lágrimas de emoción corrieron mejilla abajo y la muchacha creció en nobleza, al dedicar el resultado “a Dios porque sin él nada es posible, por guiar mis pasos, a la familia y a mi hija, la inspiración.

“Gracias a ustedes porque me llevo el compromiso de ser consecuente con la obra que me enseñaron en las aulas. El desafío es enaltecer la educación cubana y, de manera particular, la educación preuniversitaria en Manzanillo.

“Las personas que luchan por superarse tienen un sitio importante en mi alma y ustedes lo ocupan desde el principio. Agradecida por todo.”

Susanne, mi amiga, es máster en Ciencias de la Educación y en estas líneas, para ella y el resto de sus colegas que hoy levantan el trofeo del sacrificio a los estudios, del empeño por ser mejores en la obra de amor y sensibilidad infinitas. ¡Felicidades!

En la tierra, yo les abrazo con afecto; desde el cielo, seguro muy feliz, les sonríe y ovaciona su amiga y colega Elaine Tornés, quien no pudo llegar a este instante porque el destino se la llevó antes de tiempo pero, tengo certeza, está en cada trazo maravilloso de este éxito colectivo.

Un comentario en “Mi amiga, la máster

  1. Si le dio las gracias a Dios… entonces NO ES MARXISTA LENINISTA.
    Gracias a Dios el cubano esta empezando a tener otra estrella!!!!

Los comentarios están cerrados.