NYT: La UE evaluará el veto al petróleo ruso tras las elecciones en Francia para que no se desplome el ‘rating’ de Macron

Katja Buchholz / Gettyimages.ru

La Unión Europea está elaborando los proyectos para la posible prohibición de los productos petroleros rusos, pero la evaluación de la medida no iniciará hasta que se celebre la ronda final de las elecciones presidenciales en Francia, programada para el próximo 24 abril, informa The New York Times citando funcionarios europeos anónimos.

Según el medio estadounidense, la decisión de aplazar los debates está destinada a garantizar que el impacto que tendría el veto al petróleo ruso en los precios de la energía no favorezca a la candidata ultraderechista Marine Le Pen y no reduzca las posibilidades de que el actual presidente francés Emmanuel Macron vuelva a ganar las presidenciales.

Le Pen afirma que sacará a Francia del mando integrado de la OTAN en caso de ser elegida como presidenta

Le Pen afirma que sacará a Francia del mando integrado de la OTAN en caso de ser elegida como presidenta

La posible prohibición actualmente elaborada por los funcionarios del bloque podría llevarse a cabo en etapas, en particular, para que Alemania, país que más depende de los suministros rusos, tenga tiempo suficiente para encontrar fuentes alternativas.

“La cronología es tan importante como los detalles de la prohibición y pone de manifiesto la política arriesgada necesaria para convencer a todos los 27 países de la UE a aceptar este paso antes impensable mientras Rusia prepara una nueva ofensiva en el este de Ucrania”, reza el artículo.

“No pueden prescindir” de la energía rusa

Mientras ciertos países como el Reino Unido, EE.UU. y Canadá instan a la UE a renunciar a la energía rusa, expertos y políticos advierten que las consecuencias de la medida para el bloque podrían ser catastróficas.

En respuesta a las demandas, Emily Haber, embajadora de Alemania en EE.UU., escribió en su cuenta de Twitter que le gustaría dejar claras “las consecuencias deseadas y no deseadas de un bloqueo inmediato de los suministros energéticos rusos”. “Un abandono inmediato de los combustibles fósiles de Rusia podría causar una disrupción masiva e instantánea. No se puede activar y desactivar las plantas industriales modernas como un interruptor de luz”, señaló.

Según Haber, los efectos de una medida de este tipo podrían resonar más allá de Alemania, “el motor económico de la UE y la cuarta economía más grande del mundo”.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, subrayó este jueves que los propios “países no amistosos” de Europa han admitido que “no pueden prescindir” de la energía rusa. “En la actualidad, un reemplazo razonable para Europa simplemente no existe“, dijo el mandatario