Para la tranquilidad de las madres trabajadores

El círculo infantil Amiguitos de Camilo es uno de los dos que se encuentran abiertos en Manzanillo para brindar sus servicios a las madres trabajadoras //Foto Eliexer Pelaez Pacheco
El círculo infantil Amiguitos de Camilo es uno de los dos que se encuentran abiertos en Manzanillo para brindar sus servicios a las madres trabajadoras //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Manzanillo. Febrero 22.- Ailain es un pequeño de cinco años que cursa el quinto año de vida en la educación de la primera infancia, y hoy recibe sus necesidades educativas y de resguardo en el círculo infantil Amiguitos de Camilo, centro que permanece abierto en Manzanillo para la tranquilidad de las madres trabajadoras.


Esta no es la institución educativa en la que está matriculado, pero como su mamá y papá están cumpliendo con el deber de laborar, es necesario que permanezca aquí mientras sus progenitores culminen sus compromisos estatales. Esta es una oportunidad que se facilitó en el territorio para los padres que no tengan la posibilidad del cuidado de sus niños mientras trabajaban.


Alain se dirige ahora a este nuevo centro para él ya que vive para la parte alta de la ciudad, y este es uno de los círculos infantiles, que se encuentran abiertos en el municipio, que más cerca le queda de su hogar. El pequeño cursa su nivel educativo en el centro Elías Saldívar, entidad que queda muy distante de su morada. Como él hay otros infantes que reciben esta atención en Manzanillo durante los días en que enfrentamos la COVID-19.


El hecho que el pequeño Alain sea cuidado en este círculo, y no en el que habitualmente asiste, responde a una de las medidas orientadas desde el pasado 12 de febrero teniendo en cuenta la actual condición epidemiológica que enfrentamos por el nuevo coronavirus Sars-Cov-2. Primero esta opción estaba prevista hasta este 22 de febrero, pero por la situación actual de la provincia, la dirección de educación en Granma decidió mantenerla a partir de hoy, por otros días más.

M.Sc. Zaida Mesa Fonseca //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


La máster en ciencias pedagógicas Zaida Mesa Fonseca, jefa del departamento de la primera infancia en Manzanillo destacó a esta redacción que «de los 10 círculos con que cuenta el territorio, mantenemos funcionando el Alegría infantil, para los niños matriculados en las instituciones ubicadas en los consejos populares uno y tres, es decir los de los centros Flor de la Revolución, Forjadores del futuro, Margaritas Blancas, Bartolo Sotto, Elías Saldívar y los del propio Alegría infantil. Mientras que los de los círculos Mi pequeño príncipe y La Edad de Oro van dirigidos para el Amiguitos de Camilo.


Esta orientación se destina para el beneficio de todas las madres que realmente tienen que trabajar y que pertenecen a los sectores como el de la salud, el Ministerio del interior (Minint) y los que se explicaron que realmente son necesarias en sus centros de trabajo».


A partir de las seis de la mañana estas instituciones abren sus puertas y mantienen la recepción hasta las ocho y 30 minutos. El cuidado de los infantes se realiza hasta las dos de la tarde, horario que se extiende por cuestiones de desempeño laboral para aquellas progenitoras que no terminen en ese tiempo.


«Igual que para las madres que tengan la oportunidad de concluir sus trabajos en horarios más temprano, y que por cuestiones de resguardar a sus pequeños en los hogares, pueden recogerlos antes, pero en un período que no interrumpa el horario del sueño», señaló Mesa Fonseca.

El círculo infantil Amiguitos de Camilo es uno de los dos que se encuentran abiertos en Manzanillo para brindar sus servicios a las madres trabajadoras //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


De los círculos que no van a estar laborando la especialista aclara que las responsables de los mismos deben organizar el funcionamiento para sus colectivo. «Las directoras planificaron la rotación de sus educadoras por los centros que están abiertos para la atención de los niños de sus centros específicamente, y así lograr que los infantes emocionalmente mantengan su interés por ir a otra institución y reciban todas las atenciones como deben ser.


Mientras que las educadoras que se mantienen en sus propios centros deben realizar las labores de higienización, organizan los salones, limpiarán las superficies de las mesas y sillas, y también cuidarán los recursos que tenemos junto al personal no docente, que estos últimos estarían en función de la guardia».


Otro beneficio de esta medida es que no se mantiene rígida, pues hay variantes más cómodas para que las madres trabajadoras no tengan que trasladarse a largas distancias para llevar a sus hijos. Ellas pueden, con previa comunicación con el centro en que se encuentra matriculado su pequeño, pedir la permenencia de su niño en cualquiera de los dos círculos que se encuentran abiertos.


«En el caso de los familiares de los infantes que son de otros consejos populares pueden elegir el círculo que más le convenga por la distancia, ya sea en el Amiguitos de Camilo, o el Alegría infantil. Esta opción la organizamos para que las madres que se mantendrán trabajando puedan de manera provisional tener su servicio en otro que le quede más cerca de sus viviendas.


Esta facilidad también se aplica para nuestras trabajadoras con el propósito de evitar ese traslado de un extremo a otro, y que no tengan que estar esperando por algún transporte. Para eso se valoró cuál de ellas asumen sus funciones en las instituciones educativas asignadas para este propósito», agregó la especialista.


Así y hasta cuando se decida los pequeños de las madres obreras permanecerán a buen resguardo en Manzanillo. Hoy más que nunca debemos proteger a los infantes porque cada día se reportan nuevos casos de contagio por COVID-19 en edades pediátricas. Afortunadamente estos se mantienen bajo el estricto cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias establecidas para este combate en estas instalaciones.

Aquí se vela por el estricto cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias //Foto Eliexer Pelaez Pacheco