Patio integral La rosita, un ejemplo a seguir

Finca La Rosita // Foto Archivo RG
Finca La Rosita // Foto Archivo RG

Manzanillo. Noviembre 8.- Confieso que cada vez que visito el patio integral  La rosita, quinta corona de la excelencia nacional de la agricultura urbana, me quedo sorprendido por todo lo que aprendo y vivo en esos 100 metros cuadrados de los manzanilleros María Rosa y Josué.

Ambos muy apegados a las tradiciones del campo han logrado enriquecer sus variedades a través del trabajo constate y el amor que ponen a las cosas. Aquí cuando alguien llega pierde la noción del tiempo, y es como si el Dios Cromos se detuviera junto a nosotros porque sentimos
como si el tiempo no pasara.

Aquí la plantas frutales, ornamentales, medicinales, que es muy importante para la comunidad pues las personas la utilizan, y  la propia familia, así como en los animales crecen sanos y fuertes.  “En este patio existe bioseguridad-dice Rosa- pues tenemos distintas especies de animales como cerdos, conejos gallina, guanajos, todos con muy buen salud porque todo lo que usamos aquí es natural teniendo en cuenta y como base el producto Germivid”.

“Este producto es hecho por nosotros aquí en nuestra ciudad, nació en esta casa y es de gran utilidad porque ya se ha generalizados en 90 patios. La Federación de Mujeres Cubanas (FMC) ha correspondido y colaborado mucho con nosotros. Las personas han aprendido y se han
dado cuenta que teniendo comida en los patios tenemos los alimentos de nuestros platos cubanos”, agregó León Reyes.

Para lograr sus propósitos este matrimonio utiliza muchos microorganismos eficientes.  “Este producto lo utilizamos para controlar el medio ambiente, para la salud de los animales, pues
elimina las diarreas que tengan los cerdos, las gallinas, los protege de plagas y enfermedades, es decir es un producto que en su destino final todos lo vamos a tener que usar porque nosotros nos alejamos por completo de los productos químicos”, acotó esta agricultora.

El impacto que el Germivid ha tenido en la comunidad ha sido muy  bueno, “porque las personas aquí lo están aprendiendo a usar, nosotros atendemos escuelas primarias, secundarias básicas, el Instituto Politécnico Agropecuario (IPA) “Enrique Vilar” y hasta la Universidad de Granma donde estudiamos una maestría en nutrición y alimentación animal, la cual ya esperamos a principios del próximo año terminar.

En el patio Rosa y Josué optan por practicar la permacultura “que es una siembra permanente que la tenemos en la cubierta de nuestra  vivienda a base de tarecos, porque nosotros trabajamos con los desechos del taller de servicios técnicos donde recogemos las vasijas de las cocinas que no sirven  y las votan, y le damos valor de uso.

“Así tenemos permanente sembrado cebollino, ajíes, ajo, cilantro perejil, culantro, tenemos también, el Papasán que en estos momentos es el tomate volador donde le damos un uso variado, pues nosotros  lo comemos en ensalada, en curtido que es riquísimo, hacemos mermeladas, jugos, refrescos y todo esto es de gran importancia porque es muy
bueno para la salud”, reflexionó Rosa.

“A base del producto Germivid, hacemos unas cremas especiales, digo especiales porque hoy estamos currando el acné juvenil, y como este producto nos cura los animales lo hemos empleado con las personas. Como es bueno los muchachitos con acné juvenil, se lo han aplicado y han visto mejoría, sirve para el hongo también de las manos, los pies, para cualquier enfermedad dermatológica”.

Entre las plantas medicinales aquí se puede encontrar la sábila, el anís, el anisón, la verbena, la mejorana, la albahaca morada, albahaca blanca, “la albahaca de limón-dice Rosa- que nos la donó una delegación que vino de Dinamarca, y todavía podemos seguir generalizando esta planta que es muy importante que se utiliza como condimento, fresco y riquísimo, tengo romero también”, agregó.

Entre las futas la maracuyá, el anón, limón, higo, plátano fruta que fue traído de Filipinas, la guayaba, entre otras son dueños del patio como la abeja melipona que es la abeja que produce la conocida miel de tierra y que “nos ha hecho un beneficio muy grande porque nos ayuda  a polinizar las flores que tenemos aquí, es decir que nosotros cerramos ciclo natural aquí en el patio.

Y así tan natural como sus productos y logros me despido de Rosa y Josué satisfecho otra vez con lo aprendido y lo que se puede generalizar en nuestro municipio para seguir aportando a la calidad de vida de los manzanilleros, a la Tarea Vida y a la conservación y preservación del medio ambiente.