Políticas republicanas, centro de los debates demócratas en EEUU

Foto: PL
Foto: PL

Washington, 28 feb (Prensa Latina) El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reunirá al menos dos veces esta semana con miembros de su Partido Demócrata para discutir las políticas republicanas que afectan hoy la agenda de su administración.

De acuerdo con información proporcionada por el diario The Hill, Biden participará en la Conferencia de Asuntos del Caucus Demócrata de la Cámara de Representantes en Baltimore, mañana miércoles, y el jueves asistirá al almuerzo del Caucus Demócrata del Senado en Washington D.C.

En ambos eventos, el presidente hablará con sus colegas sobre cómo combatir las políticas republicanas que perjudican a los trabajadores estadounidenses, señala el medio.

Se vaticina que entre los temas se trate el aumento del límite de la deuda y los recortes presupuestarios que exige el Partido Republicano, aun cuando Biden alega que el incremento debe ser sin condiciones.

Asimismo, se prevé que el mandatario discuta sobre cómo aumentar los empleos, reducir el déficit y derogar las disposiciones de la Ley de Reducción de la Inflación.

Otro punto pudiera ser el posible impacto que tendrá la difusión de los videos clasificados de los disturbios del 6 de enero de 2021, por Fox News.

Unas 41 mil horas de material grabado sobre lo acontecido en el Capitolio hace dos años entregó el presidente de la Cámara Baja, Kevin McCarthy, al presentador de Fox News, Tucker Carlson.

El hecho desató críticas en el Congreso y motivó una reunión entre los representantes del partido azul, pactado por su líder, Hakeem Jeffries, según CBS News.

Por otra parte, se espera que el ocupante del Despacho Oval agradezca a los demócratas de la Cámara y el Senado por “la fuerza unificada”, señala The Hill.

Biden, quien aún no lanza su candidatura a la reelección de 2024, tiene niveles de aprobación en ascenso entre los miembros de su partido, de acuerdo con varias encuestas.

A mediados de febrero, el 88 por ciento de los demócratas apoyaba su posible nueva contienda por la Casa Blanca; mientras más del 40 por ciento reveló igualmente un incremento de la confianza, tras su segundo discurso sobre el Estado de la Unión.