PROTAGONISTAS Crhistian Damián: Nuestra aula fuera de la universidad

Crhistian Damián Guerrero Álvarez // Foto Eliexer Pelaez

Manzanillo. Abril 14.- Desde que en Cuba se le decretó la guerra al nuevo coronavirus SARS-COV-2 causante de la enfermedad COVID-19, cientos de jóvenes de las ciencias médicas se han unidos para brindar su aporte a  este enfrentamiento.

Esto una vez más es muestra del valor que tiene la juventud cubana, capaz de asumir cualquier reto a favor del bienestar y la garantía de la salud en nuestra población.

Uno estos valerosos bisoños es Crhistian Damián Guerrero Álvarez estudiante del tercer año de medicina quien todas las mañanas es protagonista de las pesquisas en la parte alta de la ciudad junto a sus colegas de estudios.

El joven universitario confiesa que esta “es una tarea fundamental ya que así nos permite aportar al país los datos necesarios para descubrir a tiempo si hay algún síntoma o signo de esta enfermedad y así evitar un contagio”.

“Estas pesquisas son fundamentales para nuestra carrera porque  con este trabajo nos preparamos más en la profesión. Así ya vamos teniendo conocimientos en la práctica de lo que nuestros profesores nos inculcan en la teoría, es como nuestra aula fuera de la universidad en el propio terreno”, dijo Guerrero Álvarez.

“Además ya nos vamos preparando mejor para enfrentar otros casos de epidemia o pandemia que podamos enfrentar, y para enriquecer nuestro accionar en las futuras misiones internacionalistas. Esto nos sirve de base para poder asumir a nuestros pacientes cuando seamos médicos”, señaló.

“Me siento orgulloso de que me hayan llamado para esta tarea porque  somos los jóvenes los encargados de garantizar el futuro de nuestro país y quienes tenemos la oportunidad de demostrar  cuanto valemos, cuanto podemos aportar y nuestro compromiso con la sociedad cubana”, afirmó Crhistian.

Al preguntarle si sentía miedo de estar prácticamente en la primera línea de combate contra la COVID-19, tocando las puertas de las viviendas este muchacho contestó que no, “porque tomamos todas las medidas de protección, usamos nuestros nasobucos, garantizamos una distancia prudencial con cada paciente a la hora de las visitas, por eso me siento seguro”, reafirmó.

Como Crhistian,  miles  de jóvenes son protagonistas de esta noble y altruista acción que ha ayudado a conservar la salud de nuestra población. Ellos no sólo son muestra de que en los hombros de las nuevas generaciones se pueden depositar grandes tareas, sino que son portadores también de la confianza que tienen los principales dirigentes de nuestro país en quienes llevarán el futuro de esta tierra.