¿Qué medidas se toman en El Carmelo, una comunidad en aislamiento social?

Ningún test rápido ha resultado positivo en el Consejo Popular Carmelo. Foto: Nayaren Rodríguez Socarrás/Tribuna.
Ningún test rápido ha resultado positivo en el Consejo Popular Carmelo. Foto: Nayaren Rodríguez Socarrás/Tribuna.

El Consejo Popular Carmelo del municipio de Plaza de la Revolución, con una población aproximada de 29 000 personas, se encuentra en aislamiento social desde el 3 de abril debido a su situación epidemiológica y en aras de detener la propagación de la COVID-19 en La Habana.

Gracias al cumplimiento de las medidas sanitarias por parte de la población y el constante trabajo de control y orientación llevado a cabo por diferentes organismos y entidades, desde hace más de 48 horas no se reportan casos positivos en este territorio, que acumula siete casos positivos de SARS-CoV-2 y una tasa de incidencia de 25,1 por 100 mil habitantes.

La vigilancia estricta, la pesquisa masiva activa (en especial de los grupos vulnerables como adultos mayores y ancianos solos), la no circulación ni venta de vendedores ambulantes y la inexistencia de deambulantes, son algunas de las acciones que han propiciado el destacable resultado.

El Dr. Rubén García López de Villavicencio, subdirector de Asistencia Médica de la Dirección Municipal de Salud, recalcó que también se exige el uso del nasobuco intra y extra domiciliario, se entregan volantes con mensajes de salud y se realizan test rápidos, los cuales hasta el momento han resultado todos negativos.

El Dr. Rubén García López de Villavicencio, subdirector de Asistencia Médica de la Dirección Municipal de Salud, comentó que la fecha de inicio de síntomas del último caso positivo de Covid-19 es el 24 de marzo. Foto: Nayaren Rodríguez Socarrás/Tribuna.

La directora municipal de Salud, Dra. Katherine Cruz, precisó que en el Policlínico Universitario Vedado, ubicado en 15 y 18, se realizaron los test a los más de 200 viajeros del área, procedentes de diferentes países, y “se intenciona este análisis médico a todo paciente mayor de 60 años con alguna sintomatología respiratoria para poder estar seguros de que no está relacionada con el coronavirus.

“De igual manera, quienes viven en el Carmelo cuentan con el medicamento de homeopatía, o sea, de medicina natural y tradicional, llamado Prevengho-Vir. El modo de uso son cinco gotas sublinguales durante tres días y, al séptimo día de la última dosis, se introducen nuevamente cinco gotas”. Como resultado de este ejercicio, se eleva el nivel inmunitario de las personas, las cuales se encuentran en mejores circunstancias para enfrentar las enfermedades, asociadas o no a la Covid-19.

La prevención también es de vital importancia para los trabajadores de la Salud y, como resultado, se desinfectan con cloro varias zonas, se practica el perifoneo de orientaciones sanitarias desde tempranas horas del día y hasta por la noche, y aumentan las exigencias de los más de 60 estudiantes de Medicina que pesquisan.

Así lo constató Marcel Toranzo Baglan, estudiante de tercer año de la mencionada carrera universitaria, quien declaró tomarse con mucha seriedad la actividad de la pesquisa.

“El lavado constante de las manos, el uso del nasobuco y mantener una distancia prudente cuando hablo con otros son normas que siempre tengo presentes; incluso yo y algunos de mis compañeros dejamos los zapatos fuera de nuestros hogares antes de entrar”, relató el joven, no sin desconocer la preocupación de su familia cuando él recorre las calles.

“No considero que hago algo heroico pues como futuros médicos debemos cuidar a nuestros pacientes; y mentiría si digo que no me he preocupado por los riesgos, pero mi percepción solo me produce darles aún más importancia y práctica rigurosa a las medidas sanitarias”.

Marcel Toranzo Baglan, estudiante de tercer año de Medicina, se preocupa por las personas mayores dentro de su área de Salud. Foto: Nayaren Rodríguez Socarrás/Tribuna.

Marcel es de esas almas que, primero que todo, ofrece los buenos días cuando visita su comunidad; “estamos en tiempos difíciles, pero no olvido los modales y la amabilidad cuando encuesto acerca de faltas de aire, tos, problemas para respirar, fiebre, diarrea y/o contacto con extranjeros; aunque a esta altura hasta se evita la interacción con foráneos, aun cuando lleven aquí semanas”, agregó.

El aumento de las visitas y los amplios resúmenes en materia de Salud se analizan a diario por los consultorios y policlínicos, pues nada debe pasar inadvertido en este lugar que alberga a más de 8 000 personas con más de 60 años, 86 embarazadas y 168 lactantes, por citar algunos datos de interés social.

Nadie desprotegido

La Tienda Panamericana de Línea y 12 es un ejemplo de disciplina a la hora de comprar, pues se cumplen las medidas sanitarias por parte de la población y los trabajadores. Foto: Nayaren Rodríguez Socarrás/Tribuna.

Antes de activarse la zona de defensa, las autoridades tenían identificados a los ancianos que residen solos en sus hogares y, “tras la medida de aislamiento social la cifra ha incrementado debido a solicitudes y preocupaciones de factores de la comunidad por ayudar a otros con limitaciones físicas”, reconoce Orestes Fabelo Ayala, presidente del Consejo Popular Carmelo y del grupo económico social del Consejo de Defensa de Zona.

La distribución de alimentos (desayuno, almuerzo y comida) por el Servicio de Atención a la Familia constituye una de las orientaciones que con gusto se llevan a cabo en el Carmelo. Las ofertas gastronómicas son variadas, al decir de Fabelo, e incluyen elaboraciones como frijoles, arroz, mortadela, pollo, picadillo, pan y dulce.

Existe un sistema que garantiza la entrega de las comidas y la higienización de las cantinas y pozuelos; además, es reseñable la solidaridad de varios organismos estatales y trabajadores por cuenta propia que se han ofrecido a colaborar con los envíos de los alimentos.

Las 10 544 viviendas también son beneficiadas con números de teléfonos (78316195 y 78329050) para trasmitir dudas al Consejo de Defensa de esta localidad.

“Hemos recibido muchas llamadas y los ciudadanos pueden presentarse en nuestras instalaciones”, expresó Jorge Luis Aneiros Alonso, presidente del Consejo de Defensa # 1 Carmelo, quien insiste en las constantes visitas a los presidentes de los Comité de Defensa de la Revolución y factores comunitarios para precisar acciones, analizar inquietudes y observar la cotidianidad del pesquisaje médico.

Los contactos de los casos positivos se encuentran en centros de aislamiento fuera de este territorio, 128 personas con afecciones respiratorias se mantienen bajo vigilancia médica en sus domicilios y en numerosas ocasiones al día se recorren las 14 circunscripciones afectadas; sin embargo, “hay que mantener la vigilancia de conjunto con el personal de Salud Pública.

“Asimismo, hemos tenido una colaboración muy importante de las entidades, en especial de las enmarcadas en el Consejo Popular, que propició el préstamo de un local para que el Banco Metropolitano activara un cajero automático y funcionara una agencia bancaria provisional”.

El Servicio de Atención a la Familia cuenta con trabajadores sociales que controlan los procedimientos sanitarios y la comida no excede el precio de un peso en moneda nacional. Foto: Nayaren Rodríguez Socarrás/Tribuna.

Continúa el reforzamiento del orden interior y el monitoreo del funcionamiento de las bodegas, plazas agropecuarias y puntos de venta en divisa para la organización de las colas y evitar la aglomeración de personas. Las farmacias han sido reforzadas con medicamentos y las tiendas con productos de aseo como el papel sanitario.

“La población coopera y es muy difícil encontrar a alguien sin nasobuco. Por las mañanas y tardes hay quienes salen a realizar sus gestiones, pero después no queda nadie en las calles”, aseveró Aneiros.

Los miembros del Ministerio del Interior, ubicados en todos los puntos de posibles accesos al Carmelo, conocen su función de orientación a los ciudadanos y de expresar seguridad y tranquilidad. Hasta la fecha no existe una prohibición de entrar o salir, pero se pide la colaboración de todos para el aislamiento social y que los centros de trabajo (dígase por ejemplo puntos de venta de cloro, panaderías y centros de elaboración de alimentos) convoquen solo al personal necesario para su funcionamiento.

Nuestros futuros médicos pesquisan conscientes del valor de esta actividad y los casos con sintomatología respiratoria son analizados por la comisión evaluadora. Foto: Nayaren Rodríguez Socarrás/Tribuna.

(Tomado de Tribuna de La Habana)