Rememoran aniversario 18 de la primera cirugía de mínimo acceso en Manzanillo

Rememoran  aniversario 18 de la primera cirugía de mínimo acceso en Manzanillo  // Foto Lilian Salvat
Rememoran aniversario 18 de la primera cirugía de mínimo acceso en Manzanillo // Foto Lilian Salvat

Manzanillo. Mayo 4.- Hace dieciocho años que esta cuidad del golfo vio por primera vez la cirugía de mínimo acceso que en su vasta trayectoria beneficia a más de 50 mil granmense en el Hospital Clínico, Quirúrgico Docente Celia Sánchez Manduley.

El pionero de este novedoso proceder el doctor Álvaro Álvarez Pérez se acuerda de sus inicios y expresa su sentir de aquellos inicios “Resultaron jornadas de mucho júbilo porque protagonizamos una técnica que nos obligó a estudiar, profundizar y socializar los conocimientos entre nuestros colegas, adiestrados en instituciones de La Habana y Santiago de Cuba.”

El también Máster en este procedimiento y profesor titular rememora la primera intervención  que “fue a una  mujer adulta a la que se le practicó una policiteptomía, con una evolución satisfactoria de pocas horas.”

El número de pacientes favorecidos fue aumentando con el tiempo  pero además la disposición de moderna tecnología, aparejada al mejoramiento del confort de los salones destinados para esos procederes.

Para  este año en el hospital provincial de esta ciudad del golfo  “se extenderán a los servicios de Otorrino, Urología, Ortopedia y traumatología, Angiología y Máxilo Facial y se recibirá nuevo equipamiento” continúa el especialista.

Los principales beneficios de las cirugías por mínimo acceso están determinados en varios órdenes: en el social los pacientes se reincorporan más rápido a las actividades laborales o de estudio; desde el punto de vista humano el dolor posoperatorio es menor y  las posibilidades de complicaciones son menores.

Además disminuyen la utilización de antibióticos, analgésicos y otros medicamentos, los gastos de hospitalización y los recursos, las ventajas estéticas también son notables en cuanto  a la herida que se realiza en uno y otro proceder quirúrgico.

El profesor Álvarez Pérez  ya jubilado lo caracteriza el profesionalismo  y el sentido humanitario pues al decir de él su premisa siempre fue ”no hacer daño con su trabajo sino ayudar a mejorar la calidad de vida de los pacientes.”

Por su amplio aporte en esta esfera de la salud en la región hoy a la distancia de 18 años de su primera intervención de este tipo  recibió por un grupo de  colegas una jornada de satisfacción  al compartir  experiencias y ser agasajado, por ser uno de los más avezados especialistas en la materia.

Doctor Álvaro Álvarez Pérez // Foto Lilian Salvat
Doctor Álvaro Álvarez Pérez // Foto Lilian Salvat