Todo nuestro amor y amistad para Siria, afirmó Díaz-Canel

Foto Estudios Revolución
Foto Estudios Revolución

“Todo nuestro amor y toda nuestra amistad para Siria”, aseguró el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al embajador sirio en Cuba, el doctor Ghassan Obeid, tras firmar en la mañana de este martes el libro de condolencias abierto en la embajada en La Habana, con motivo del devastador terremoto ocurrido el pasado seis de febrero.

“En nombre del pueblo y Gobierno cubanos, expreso nuestras más sentidas condolencias al pueblo y Gobierno de la hermana nación de Siria. La hacemos extensiva a los familiares y allegados de las víctimas del intenso sismo que afectó al país, ocasionando la pérdida de numerosas vidas, heridos y cuantiosos daños materiales”, escribió el Jefe de Estado cubano.

Con afecto y cariño, el Presidente Díaz-Canel manifestó que en “un momento tan difícil como este, el pueblo sirio y sus autoridades cuentan con toda la solidaridad de Cuba”.

Nosotros le ratificamos nuestro deseo de ayudar modestamente, en lo que podamos, a superar este trágico momento que vive Siria, subrayó el mandatario, quien estuvo acompañado en la sede diplomática siria por el canciller Bruno Rodríguez Parrilla.

Por su parte, el Embajador de Siria en La Habana, agradeció al mandatario cubano “por estar con nosotros aquí, es un gesto de solidaridad, de hermandad, que apreciamos mucho”.

A poco más de una semana de los trágicos sucesos, de acuerdo con declaraciones ofrecidas por el doctor Ghassan Obeid al equipo de prensa de la Presidencia,  en Siria la cifra de fallecidos supera las nueve mil personas, se contabilizan más de ocho mil heridos graves, así como más de cinco millones de sirios que no tienen en estos momentos dónde resguardarse y están necesitados de ayuda.

En sus palabras reconoció a la comunidad internacional la ayuda que han hecho llegar a su país, al tiempo que agradeció el apoyo recibido desde Cuba y varias naciones latinoamericanas desde los primeros momentos.

Las criminales e ilegales sanciones impuestas por Estados Unidos a su pueblo, denunció, han impedido que llegaran con mayor prontitud medicamentos y equipos para respaldar el enfrentamiento a la situación provocada por el devastador sismo.

Son sanciones, dijo, que también ha sufrido Cuba por varias décadas y deben ser levantadas, pues no permiten a “los pueblos desarrollarse y vivir en paz, en dignidad, dentro de sus territorios”.

“Muchas gracias para todos, muchas gracias para Cuba, por estar al lado de Siria en estos momentos difíciles”, señaló.