Trump amenaza con activar el Ejército ante los disturbios invocando la Ley de Insurrección de 1807

Donald Trump ha anunciado este lunes el despliegue de «miles y miles de soldados fuertemente armados» para detener los disturbios en Washington, mientras los manifestantes sacuden la ciudad en protesta por la muerte de George Floyd.
Donald Trump ha anunciado este lunes el despliegue de «miles y miles de soldados fuertemente armados» para detener los disturbios en Washington, mientras los manifestantes sacuden la ciudad en protesta por la muerte de George Floyd.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha anunciado este lunes el despliegue masivo de militares y policías para detener los disturbios en la capital del país, Washington, mientras las multitudinarias manifestaciones sacuden al país por la muerte de George Floyd, el afroamericano que falleció a manos de la Policía cuando fue detenido el pasado 25 de mayo.

«Soy su presidente de la ley y el orden», enfatizó Trump. «En estos momentos, estoy enviando a miles y miles de soldados fuertemente armados, efectivos militares y agentes del orden público para detener los disturbios, los saqueos, el vandalismo, los asaltos y la destrucción sin sentido de la propiedad».

Durante su discurso, el mandatario subrayó que está tomando «medidas rápidas y decisivas» para proteger la capital de los disturbios y recomendó a los gobernadores «desplegar a la Guardia Nacional para tomar las calles».

«Alcaldes y gobernadores deben establecer la presencia abrumadora de las fuerzas del orden hasta que la violencia sea sofocada», ha reiterado en ese contexto, añadiendo que «si una ciudad o estado se niega a tomar las acciones que son necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré a los militares de EE.UU. y resolveré rápidamente el problema por ellos», enfatizó el presidente.

Trump puede implementar tales medidas bajo la Ley de Insurrección de 1807, cuyo contenido, modificado varias veces desde que se aprobó por primera vez, «autoriza el empleo de las fuerzas terrestres y navales de EE.UU.» para responder a «cualquier insurrección, violencia interna, combinación ilegal o conspiración» que «obstaculice la ejecución de las leyes de EE.UU. o se oponga a ella o impida el curso de la justicia establecido por esas leyes».

Según el documento, el mandatario tiene derecho a aplicar la Ley de Insurrección sin consultar la medida con el Congreso, aunque debe hacerlo a través de una proclamación formal para dar tiempo a los residentes de áreas afectadas a dispersarse y regresar a sus hogares en un tiempo limitado.

Por otra parte, Trump podría enfrentar ciertas dificultades al invocar el acto unilateralmente y sin contar con el apoyo de los gobernadores estatales. La ley indica que, «de producirse una insurrección contra el Gobierno en cualquier estado, el presidente puede, a petición de su legislatura o de su gobernador si la legislatura no puede ser convocada, llamar al servicio federal a la milicia de los otros estados, en la cantidad solicitada por ese estado, y utilizar a las Fuerzas Armadas que considere necesarias para reprimir la insurrección». 

Asimismo, el dirigente del país puede aplicar esa ley si los ciudadanos de un estado están privados de «un derecho, privilegio, inmunidad o protección nombrada en la Constitución y garantizada por la ley, y las autoridades constituidas de ese estado no pueden, no logran o se niegan a proteger ese derecho, privilegio o inmunidad, y a proporcionar esa protección». De ese modo, las autoridades estatales podrían no estar de acuerdo con esta última afirmación.

¿Cuándo se llegó a aplicar la Ley de Insurrección de 1807?

La Ley de Insurrección fue utilizada por última vez en 1992 por el presidente George H.W. Bush durante los disturbios por la brutal agresión de cuatro policías blancos contra el afroamericano Rodney King en 1992 en Los Ángeles.

Anteriormente, en 1989 la ley fue invocada después del huracán Hugo, cuando tuvo lugar el saqueo generalizado en St. Croix, en las Islas Vírgenes.

Fuertes saqueos estallan en Nueva York y en Washington

El alcalde neoyorquino anunció que el toque de queda se extenderá desde esta noche hasta el martes.

Grandes multitudes salieron a protestar en la noche de este 1 de junio por las calles de la ciudad de Nueva York, a pesar de un toque de queda, y muchas personas protagonizaron fuertes saqueos, en medio de una ola de manifestaciones que sacuden a EE.UU. tras la muerte a manos de un policía del afroamericano George Floyd.

En las redes sociales se difundieron imágenes que muestran cómo centenares de personas rompieron las vitrinas de numerosas tiendas en varios distritos de la urbe, en su mayoría en Manhattan, para luego saquearlas. Asimismo quedaron grabados los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y participantes de las protestas.

En ese contexto, el alcalde de Nueva York, Bill De Blasio, anunció a través de su cuenta de Twitter que el ya dictaminado toque de queda se extenderá hasta el martes.

«Estas protestas tienen el poder y el significado. Pero a medida que avanza la noche, estamos viendo a ciertos grupos usándolas para incitar a la violencia y destruir la propiedad», escribió.

Entre tanto, en Washington las autoridades desplegaron un helicóptero militar Blackhawk en un intento de dispersar a los manifestantes. El aparato fue visto a una altitud de pocos metros sobre los participantes de las protestas.

Recordemos las palabras de Spike Lee: «No podemos quedarnos callados»

Biden: A Trump le importa más su reelección que EE.UU.

El candidato demócrata a la Casa Blanca Joe Biden acusó hoy al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de estar más preocupado por su reelección que por un país dividido y convulso.

Biden adelantó en su cuenta de la red social Twitter que la situación actual de la nación será el centro del discurso que pronunciará en Filadelfia.

«Cuando el presidente ordena desalojar a manifestantes pacíficos del porche de la casa del pueblo, la Casa Blanca, con gases lacrimógenos y granadas de estruendo, tenemos derecho a pensar que el presidente está más preocupado por el poder que por los principios», argumentó quien fuera vicepresidente de Barack Obama (2009-2017).

La muerte de George Floyd, un afroamericano de 46 años, hace más de una semana en Minneapolis fue ‘un electrochoque para nuestro país. Para todos nosotros’, aseguró Biden.

«Pero les prometo esto. No manipularé el miedo y la división. No atizaré las brasas del odio. Buscaré sanar las heridas raciales que desde hace mucho tiempo gangrenan a este país en lugar de utilizarlas para sacar ventaja política», agregó.

El aspirante a la presidencia estadounidense denunció varias veces el asesinato de Floyd y el ‘racismo institucional’ que según él afecta a Estados Unidos, pero también llamó a la calma y condenó la violencia.

Durante una breve alocución, Trump anunció el despliegue de ‘miles y miles de soldados fuertemente armados’ y policías en Washington para detener ‘los disturbios, los saqueos, el vandalismo, los ataques y la destrucción gratuita de la propiedad’.

Asimismo, amenazó a las diversas ciudades que registran protestas que si no toman medidas para frenarlas, desplegará efectivos para ‘arreglar rápidamente el problema’.

Mientras hablaba desde los jardines de la Casa Blanca, la policía dispersaba con gases lacrimógenos a los manifestantes reunidos fuera de la residencia presidencial.

El supuesto objetivo era despejar la zona para abrir paso hacia la emblemática iglesia de San Juan, cerca de la Casa Blanca, que fue dañada el domingo por la noche.

El mandatario fue hasta el recinto a pie, rodeado de miembros de su gabinete, para tomarse una foto con una biblia en la mano.

Alcalde prolonga toque de queda en Nueva York hasta el domingo a raíz de saqueos

La ciudad de Nueva York tendrá un toque de queda hasta el domingo a raíz de los numerosos saqueos de comercios en medio de protestas contra el racismo y la brutalidad policial tras la muerte de un hombre negro a manos de policías blancos, anunció el martes el alcalde Bill de Blasio.

El toque de queda fue impuesto ya el lunes a las 23h00, hasta las 05h00, pero no logró impedir saqueos de comercios por toda la ciudad, incluido en el corazón de Manhattan y la Quinta Avenida.

Desde este martes, el toque de queda comenzará más temprano, a las 20h00, cuando aún es de día, y culminará a las 05h00, dijo de Blasio.

Las manifestaciones a lo largo del país por la muerte de George Floyd, un hombre negro de 46 años, a manos de policías blancos en Minneapolis hace una semana, durante un arresto por la presunta compra de cigarrillos con un billete falso, son mayoritariamente pacíficas.

Pero pequeños grupos de manifestantes han aprovechado para destrozar vidrieras de bancos y comercios, y para saquear tiendas lujosas, sobre todo deportivas y de electrodomésticos.

El gobernador Andrew Cuomo dijo el martes en conferencia de prensa que el
alcalde «subestimó» la situación.

«No usaron suficientes policías» para proteger los comercios, sostuvo Cumo. «Lo que pasó en Nueva York anoche es inexcusable», añadió.

Cuomo quiere desplegar a miembros de la Guardia Nacional en la ciudad para reforzar la vigilancia, pero esto debe ser requerido por el alcalde, que asegura que la inmensa fuerza policial de Nueva York, con 38.000 agentes, alcanza para controlar la situación.

«Hay que parar los saqueos», insistió.

Muchas grandes ciudades del país han decretado el toque de queda para hacer frente a la violencia, entre ellas Los Ángeles, Houston y Washington DC.

Nuevas manifestaciones han sido convocadas este martes en Nueva York,
incluida una en la tarde a pasos del cuartel de policía en el sur de
Manhattan, junto al puente de Brooklyn.

(Con información de RT en Español)