Tuvo buena arrancada la presencialidad en las aulas manzanilleras

Foto Eliexer Pelaez Pacheco

Manzanillo. Octubre 5.- De satisfactoria se puede valorar el inicio de la presencialidad en las aulas manzanilleras este lunes con la reanudación del curso escolar 2020-2021 para los estudiantes del duodécimo grado, así como los del tercer y cuarto años de le educación técnico-profesional, y el último año de la formación pedagógica.


Unos 859 jóvenes de estas educaciones en el municipio fueron recibidos por sus profesores en cada uno de los centros habilitados para la reinicio del período lectivo, detenido a causa de la compleja situación epidemiológica que enfrentamos por la COVID-19.

El máster en Ciencias pedagógicas Yunior Heredia Tamayo, director de educación en el territorio detalla cómo fue la primera jornada de este feliz reencuentro en nuestras aulas.


El directivo asegura que se observó un “ambiente favorable por nuestros profesionales que mostraron un nivel de compromiso, entrega, y preparación en el orden del cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias, con el primer concepto nuestro que es preservar la vida de los trabajadores y educandos, a partir de la demanda de los recursos que hicimos de la distribución de las sustancias para la desinfección de las manos y las superficies.

M. Sc. Yunior Heredia Tamayo //Foto Eliexer Pelaez Pacheco


Se vio el deseo también de comenzar una nueva etapa de trabajo donde, se puede apreciar una preparación con la familia y los alumnos de la vital importancia que tiene que cada uno de nosotros garantice el cumplimiento de los protocolos de salud, dígase el distanciamiento, del comportamiento ciudadano, para poder enfrentar este nuevo período, y lograr una correcta organización escolar a partir del diseño que hemos realizado con los horarios de los procesos de cambio de actividades del recreo escalonado”.


Este primer encuentro presencial con los alumnos fue vital “con una adecuada identificación de todos los fenómenos socio-familiares que han afectado esta pandemia, desde lo particular y las propias características de cada caso, alumno y profesor”.


Fue un día inicial bien pensado, organizado y se distinguió por ser “una jornada que no tuvo mucha carga de los conocimientos, sino que le caracterizó por esa necesaria adaptación y familiarización de nuestros alumnos y profesores, pues ambos han estado distanciados.


Esto permitirá el éxito de cerrar la primera etapa del duodécimo grado con el vencimiento y el aprobado de todos nuestros estudiantes, principal aspiración que tenemos, y de prepararnos además para el ingreso a la educación superior, y cumplir con las metas alcanzadas de ese sueño anhelado de los jóvenes a partir de la vocación de una carrera universitaria.


Por lo tanto el compromiso, el deseo de nuestro claustro de asegurar que este reinicio del curso escolar fuera exitoso cumpliendo todos los requisitos se ganó”, señaló Heredia Tamayo.


El directivo explicó además sobre el tratamiento que se brinda a los estudiantes de la escuela pedagógica ya que esta institución se mantiene como centro de aislamiento para pacientes positivos a la COVID-19.


“En el caso de esta unidad docente, que funciona también con alumnos de todos los municipios costeros de nuestra provincia, se tiene una particularidad que sólo recibimos a los educandos del propio municipio Manzanillo y cada territorio asume a sus alumnos.


Aquí acogimos 94 estudiantes manzanilleros de las diferentes especialidades, de ellos 24 son internos, pues corresponden a los consejos populares rurales de Cayo Espino, Jibacoa y Sitio Remate. Estos se establecerán en el centro mixto Emilio Lastre y recibirán la docencia en el centro Politécnico José Machado; de su traslado nos ocupamos nosotros.


Estos alumnos tendrán dos frecuencias semanales por el calendario aprobado por nuestro ministerio, y las otras tres frecuencias serán a través de actividades prácticas en las propias entidades educativas cercanas al centro mixto Emilio Lastre, dígase la Escuela Secundaria Básica Urbana (ESBU) Carlos Coello, en la primaria Aníbal Arceo, y para los que se forman en la educación de la primera infancia en el Círculo Infantil Amiguitos de Camilo” explicó Heredia Tamayo.


El director de educación en Manzanillo también refirió que “en el caso de los alumnos seminternos ya están ubicados en una escuela cercana a sus hogares para las tres frecuencias que le quedarían de su prácticas docentes”.


Así mismo el máster en ciencias pedagógicas detalló las especificidades de los alumnos matriculados en los preuniversitarios y en la educación técnico-profesional. “Los preuniversitarios tienen una matrícula significativa, en el territorio son unos 492 alumnos de estos centros que se recibieron incluyendo los de los institutos urbanos y los mixtos en las zonas rurales.


Mientras que en los politécnicos se recibieron 273 estudiantes del tercer año de las diferentes especialidades, el peso mayor está en los centros José Machado, el industrial Jesús Menéndez y en el Agustín Martín Veloz.
En el Enrique Villar tenemos 14 alumnos que realizarán vida interna pues son de Manzanillo y 33 seminternos que también van a tener las frecuencias semanales entre dos o tres, según la especialidad, y el resto lo van hacer en aulas anexas o en centros de la producción donde están ubicados”.


Comenzó ya el festival del saber en nuestras aulas, un regreso muy esperado por muchos y que ahora su calidad depende de todos en el autocuidado de nuestra salud y la responsabilidad que tengamos en la formación.


Se abrieron ya desde ayer las puertas del conocimiento de nuestras escuelas de estos tipos de enseñanzas, y en Manzanillo se esperan buenos resultados por la entrega y el compromiso del profesorado hacia sus alumnos.