Una mirada al Guacanayabo (+Video)

Una mirada al Guacanayabo/Foto Lilian Salvat Romero
Una mirada al Guacanayabo/Foto Lilian Salvat Romero

Manzanillo. Marzo 4.- Una privilegiada ubicación, espectacular vista al golfo que le da nombre, el hotel Guacanayabo de esta ciudad, apuesta por la calidad y la eficiencia de sus servicios.


Entre tantos atractivos, la primera instalación hotelera de la provincia Granma después del triunfo de la Revolución, reabre sus puertas luego de un período en el que cambió su objeto social, fue el mes de noviembre del 2021 en que retomó su función.


“Cuando culminamos las actividades de centro de descanso para el personal médico que laboraba en zona roja, nos dimos a la tarea de reanimar todas las áreas de la instalación con pintura, se intervinieron todas las habitaciones, con el objetivo de tenerlo listo para explotarlo en el turismo nacional e internacional y en un corto plazo, porque a la par a esto se venía trabajando, pudimos garantizar su puesta en marcha y la certificación de higiene”, comenta Iosmani Ferrer Escalona, director general del Hotel Guacanayabo de aquí.

Iosmani Ferrer Escalona, Director general del Guacanayabo/Foto Lilian Salvat Romero


“Ha sido muy bueno , – explica María Elena Leyva Calzada, jefa de recepción- superando las expectativas para el pueblo manzanillero, nosotros somos un hotel, de la cadena Islazul dos estrellas; están restringidas las reservaciones, porque tenemos el ala derecha del hotel en remodelación, unas habitaciones espectaculares, el pueblo manzanillero tiene de 15 a 30 habitaciones en la semana, la media es de 23 a 27 habitaciones diarias que siempre están alojadas por el mercado interno, y eso nos alegra mucho”.

María Elena Leyva Calzada, jefa de recepción/Foto Lilian Salvat Romero


“Sin lugar a dudas ha sido muy bonito la manera en que las personas han acogido la reapertura del hotel- apunta Ferrer Escalona- yo creo que como mismo se venía manifestando en el momento que pasamos a otras funciones, ocurrió cuando abrimos con una gran afluencia de cliente, como elemento positivo la cantidad de manzanilleros que nos visitan, aun con todas las cosas que sabemos que tenemos que seguir mejorando, hemos ido armando un paquete que es del agrado de muchas personas, apelando a mucha creatividad, buscando todas las variantes de gestión para garantizar todos los abastecimientos que se requiere para una instalación como esta y con mucho esfuerzo se les garantiza a los clientes su alimentación, la cerveza que es un producto muy demandado, con un comportamiento favorable, se fueron cumpliendo los planes de enero y febrero con más de tres mil turistas en apenas dos meses, y la proyección es superior “.


Muestra de la constancia y el esfuerzo que a diario allí se realiza en virtud de prestar un buen servicio a los cliente es Jorge Leyva Rivera quien por alrededor de 40 años, se ha mantenido trabajando en este lugar al que llama su casa, “llegue en el año 1982 comencé a trabajar en las áreas de almacenes, servicios, con el transcurso de los años he ido pasando por distintos departamentos conociendo, pasando escuelas y cursos para superarme y actualmente soy asistente.

Jorge Leyva Rivera , trabajador por 40 años del hotel /Foto Lilian Salvat Romero


Todos estos años trabajados los traduce como la vida, esta es mi casa, mi segunda casa, por todo el trabajo que he tenido aquí, por la dirección del hotel, que ya han pasado unas cuantas, pasando tiempo para aquí y para allá , pero manteniéndome firme en el trabajo, cada día superándome y siendo mejor trabajador”.


La eficiencia y calidad se muestra en el trato hacia los clientes, y es Rafael Muñoz Guerra, muestra de amabilidad, delicadeza, con un sutil y esmerado trato hacia los comensales que visitan el Restaurante Las Antillas, de esta instalación turística; ahora como capitán de salón con 25 años de trabajo en este recinto, “llegue por una promoción que hicieron y aprobé, he sido dependiente, cantinero y ahora capitán de salón, yo vengo de familia gastronomía, me gusta mucho esta labor y este hotel ha sido todo para mí, una gran escuela tanto para lo personal como en lo profesional, ha marcado mu vida, ha sido muy importante”.

Rafael Muñoz Guerra , capitán de salón/ Foto Lilian Salvat Romero


Parte indispensable en este tipo de instalaciones son las propuestas recreativas y aquí no faltan, Iosmani puntualiza: “un elemento que mantuvimos y ahora en la reapertura volvió a enlazarse con nosotros, fue la contratación con el centro de la música del talento artístico, ello está obligado a la presentación de espectáculos infantiles en horario diurno, la realización de juegos en el área de la piscina en la tarde, en la noche un espectáculo que consideramos siempre puede seguir enriqueciéndose, en las noche no lo hemos logrado de manera habitual pero sí hemos realizado descargas con trovadores, la presentación de tríos en el restaurante, son pasos que vamos dando que encadena con este sector de la cultura, que constituye una oportunidad para ellos y a los clientes les gusta, hoy en nuestras encuestas marcan en mayor modo la aceptación que tiene estas actividades, el bar Carlos Puebla, que prácticamente apertura cuando ocurrió el cierre y con él tenemos el tema de la coctelería, hoy allí tenemos una oferta elaborada por nuestro Barman, con rones cubanos de la línea Habana Club, tenemos también los cocteles de ostiones, camarón , entremés. Pensamos concretar la puesta en marcha de la parrillada a tiempo completo, que siempre le ha gustado al público que nos visita, con ofertas de comida criolla; como elemento novedoso, los fines de semana tenemos en el área de la piscina un punto donde se vende la piña colada, el ron por trago en moneda nacional a un precio muy módico”.

Variadas ofertas gastronómicas y recreativas , brinda el Guacanayabo a quienes lo visitan / Foto Lilian Salvat Romero


A pesar de los pesares, aún les queda mucho por hacer, y este colectivo lo sabe, su máxima es dar buen trato a sus clientes y lograr la satisfacción de todo aquel que los visita, el mejoramiento de sus espacios es tema que les preocupa y ocupa a los responsables de esta instalación los que no descansaron ni un instante y aprovecharon el periodo de confinamiento para su empeño, “durante el tiempo de la Covid-19 no nos detuvimos siguió un proceso muy ambicioso y están listas 48 habitaciones del bloque que no se habían intervenido, esperando mobiliario, equipamiento de aire acondicionado y televisión que debe concluir en lo que resta del año y podrá el hotel contar con una planta hotelera de más de 90 habitaciones, prácticamente las cien; se trabajó en el cambio de la red hidráulica de la azotea, se pretende trabajar, a partir de la visita del ministro al territorio, en el restaurante Las Antillas para que sea de mayor confort y a tono con las nuevas tendencias que existen y una reanimación en todo el área de la piscina, el rescate de la sala de fiesta y un centro de convenciones que aspiramos hacer en uno de los laterales de nuestra área de piscina, para reuniones grandes”, apunto el líder del Guacanayabo.


Este 4 de marzo celebran el día del trabajador de hotelería y turismo con la satisfacción de haber cumplido su trabajo de forma exitoso, “tenemos el orgullo de decir que durante nuestro período de centro de descanso, ninguno de nuestros trabajadores fue contagiado con el coronavirus, fuimos vacunados con las tres dosis del en aquel momento, candidato vacunal, hoy vacuna Abdala y ya recibimos el refuerzo, eso habla del cuidado con el que se trabaja y el estricto cumplimiento de los protocolos sanitarios”, explica Leyva Calzada.


La tarea está dada, dar todo por mi ciudad, Ferrer Escalona, elogia su tropa y las felicita por el esmero con que desarrollan su trabajo, lo que contribuye en cada logro y resultado de este hotel.


Por su parte María Elena pide al pueblo manzanillero el cuidado de sus instalaciones próximas a cumplir 43 años de explotación, las que son muy difíciles de mantener, aún más en estos tiempos difíciles en que la economía mundial es afectada.


“A las nuevas generaciones de trabajadores de la hotelería y el turismo, les diría que tuvieran mucho sentido de pertenecía en lo que hacen y no creer que nos la sabemos todas, porque hay muchas cosas que aparecen en el camino y hay que seguir superándose para alcanzar nuevos logros”, exhorta Leyva Rivera.

Buena acogida a las propuestas del hotel Guacanayabo/ Foto Lilian Salvat Romero