Una puerta abierta para preservar el futuro de la nación

Foto: José M. Correa
Foto: José M. Correa

Pinar del Río.–La inauguración de un nuevo curso docente provoca alegría en el presente y, sobre todo, seguridad en el futuro. Así lo afirmó el doctor en Ciencias José Ramón Saborido Loidi, ministro de Educación Superior (MES), en el acto nacional de inicio del curso académico 2023.

Recordó que, tres años atrás, la pandemia de la COVID-19 obligó a suspender las actividades en las universidades cubanas y provocó afectaciones en todos los procesos de esas instituciones.

Como resultado de esta situación, fue preciso innovar, cambiar viejos estilos e introducir novedades, apuntó.

El titular del MES afirmó que, tras una etapa extremadamente compleja, el curso 2023 entra en el sistema de la normalidad académica, y añadió que está diseñado todo el tiempo necesario que permita que los procesos sustantivos de la Educación Superior avancen al ritmo para el cual están concebidos.

En el caso de Cuba, señaló que el nuevo periodo constituye, también, motivo de orgullo y compromiso, pues se trata de un peldaño superior que se escala, en medio de las dificultades ocasionadas por el bloqueo y la crisis económica de alcance mundial.

Saborido recordó que el estudio es un derecho humano que en nuestro país se hizo realidad con la Revolución, y es plataforma imprescindible para otros derechos, ya que sin cultura no habrá libertad posible, desarrollo ni prosperidad.

Cada apertura de curso es una puerta abierta que protege el presente para preservar el futuro de la nación, aseveró.

Dijo, además, que no es casual que se seleccionara a la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca, de Pinar del Río, para la inauguración oficial del nuevo periodo docente.

El prestigio alcanzado por esa casa de altos estudios y «la manera heroica» en que vencieron la pandemia y se recuperan del huracán, motivaron este reconocimiento.