COVID-19 en el mundo: China no reporta nuevos casos de transmisión local de COVID-19

Pasajeros con trajes de protección contra la propagación del coronavirus esperan en el exterior de la estación de tren Hankou antes de la reanudación del servicio, en Wuhan, en la provincia de Hubei. Foto: AP.

La autoridad sanitaria china informó este jueves que China no reportó el miércoles nuevos casos de transmisión local de la neumonía COVID-19. Dos casos importados se registraron el miércoles, incluyendo uno en Shanghai y uno en la provincia meridional de Fujian, indicó la Comisión Nacional de Salud en su informe diario.

No se reportaron decesos a causa de la COVID-19, según la comisión. El miércoles, ocho pacientes fueron dados de alta tras su recuperación, mientras que la cifra de los casos graves disminuyó en uno, ubicándose en cuatro.

Hasta el miércoles, informó la agencia Xinhua, se habían notificado un total de 82 995 casos confirmados de COVID-19, y 4 634 personas habían muerto a causa de la enfermedad. En total, 78 288 pacientes se habían curado y dados de alta hasta el miércoles, indicó la comisión, que añadió que 73 pacientes todavía estaban recibiendo tratamiento médico.

Hasta el miércoles, había reportado un total de 1 734 casos importados de COVID-19. De este total, 1 688 habían sido dados de alta tras su recuperación, y 46 permanecían hospitalizados. No se habían reportado decesos entre los casos importados de infección.

A su vez, cinco personas eran sospechosas de estar infectadas con el virus, agregó la comisión, y señaló que cuatro de estos casos provenían del extranjero. La comisión añadió que 5 641 personas que tuvieron contacto cercano con infectados todavía estaban bajo observación médica hasta el miércoles.

También el miércoles, se reportaron 23 nuevos casos asintomáticos. Ningún caso fue recategorizado como confirmado y 14 casos asintomáticos concluyeron su observación médica.

La comisión informó que 413 casos asintomáticos, incluidos 24 llegados del extranjero, todavía estaban bajo monitoreo sanitario. Hasta el miércoles se habían registrado 1 066 casos confirmados de COVID-19, incluidos cuatro decesos, en la Región Administrativa Especial (RAE) de Hong Kong; 45 casos confirmados en la RAE de Macao y 441 en Taiwán, incluidas siete muertes.

Un total de 1 034 pacientes en Hong Kong, 45 en Macao y 419 en Taiwán habían recibido el alta médica luego de recuperarse.

Inglaterra anuncia relajamiento de la cuarentena e informa el fallecimiento de otras 377 personas

Johnson afirmó que el Reino Unido cumplió con los cinco metas que se propuso el gobierno para comenzar a levantar el confinamiento vigente desde el 23 de marzo pasado. Foto: İlyas Tayfun Salcı / Agencia Anadolu

El primer ministro Boris Johnson anunció este jueves un mayor relajamiento de la cuarentena en Inglaterra, tras confirmar el fallecimiento de otras 377 personas y mil 887 nuevos casos positivos a la COVID-19 en el Reino Unido, reportó Prensa Latina.

Como ya es habitual en las ruedas de prensa diarias, el gobernante conservador inició la presentación con los últimos datos compilados por el Departamento de Salud y Atención Social, los cuales reflejan ahora un acumulado de 37 mil 837 decesos y 269 mil 127 contagios desde que comenzó la pandemia.

Pese a ello, Johnson afirmó que el Reino Unido cumplió con los cinco metas que se propuso el gobierno para comenzar a levantar el confinamiento vigente desde el 23 de marzo pasado.

En primer lugar, dijo, existe la certeza de que el Servicio de Salud Pública (NHS) no será saturado por la epidemia, hay una caída sostenida en el número de muertes a causa de la COVID-19, y la curva de infección sigue bajando cada día más.

Johnson agregó que se tomaron todas las medidas para garantizar el suministro de equipos de protección para el personal de salud, y para que el relajamiento de la cuarentena no provoque un segundo pico de la epidemia que pudiera abrumar al NHS.

De acuerdo con el primer ministro, a partir del cumplimiento de esas cinco pruebas, el gobierno se propone retomar el curso escolar en la educación primaria desde el lunes próximo, mientras que los alumnos de secundaria podrán retornar a las escuelas a partir del 15 de junio, cuando se prevé también reabrir las tiendas del comercio minorista.

También se permitirán las reuniones entre diferentes núcleos familiares, siempre y cuando los encuentros tengan lugar en espacios abiertos, y el número de participantes no exceda de seis, pero no se podrá viajar aún a otros lugares para pasar la noche.

Queremos liberarnos de su cautiverio, de su encierro, lo antes posible, aseveró Johnson, quien llamó a la población a ser cautelosa y estar extremadamente atenta a la ocurrencia de posibles nuevos brotes de la enfermedad.

El relajamiento del confinamiento solo se aplica en Inglaterra porque los territorios semiautónomos de Gales, Escocia e Irlanda del Norte diseñaron sus propios cronogramas, un hecho que el Primer Ministro trató de minimizar al mencionar que las diferentes partes del Reino Unido se “mueven a velocidades diferentes”.

Johnson eludió este jueves preguntas sobre el comportamiento de su asesor principal, Dominic Cummings, quien desató un escándalo al violar la cuarentena, y luego negarse a renunciar o siquiera disculparse por sus actos.

Además de negarse a responder, el gobernante impidió que los científicos que lo acompañaban en la rueda de prensa dieran declaraciones políticas, en un intento de dar por zanjado el caso Cummings, a quien ayer le reiteró su apoyo irrestricto.

Uruguay contiene la COVID-19 con una de las cifras más bajas de la región

Varias personas pasean o montan bicicleta al aire libre en Uruguay, donde el gobierno ha logrado poner el coronavirus bajo control. Foto: Mariana Greif / Reuters.

Leonardo Silveira, dueño de una librería en Montevideo, tiene esperanzas sobre el futuro, mientras Uruguay reanuda la actividad lentamente tras un aislamiento voluntario.

El país sudamericano tiene una de las cifras más bajas de contagios y muertes por coronavirus en Latinoamérica aun cuando la región está convirtiéndose en el epicentro de la enfermedad.

La nación latinoamericana de 3,5 millones de habitantesha registrado 789 casos confirmados de coronavirus y 22 muertes. Estas cifras rondan los 23 casos por cada 100 mil habitantes contra casi 200 en Brasil.

Uruguay se movilizó rápido en marzo cuando los primeros casos fueron detectados. Introdujo una cuarentena voluntaria, realizó un monitoreo y seguimiento generalizado de infecciones, pruebas aleatorias y utilizó modelos para predecir cómo la enfermedad progresaría en diferentes partes del país.

Sin muertes desde el 23 de mayo, Rafael Radi, un consejero del Gobierno, dijo que la situación está en “relativo control”. Ahora la economía está reactivándose, incluyendo un reinicio escalonado de las clases en las escuelas.

Algunos lo llaman la “Nueva Zelanda” de Latinoamérica, dado el número similar de población y de muertes. En mayo, los clientes que no iban hacía un tiempo, empezaron a reaparecer en la librería, dijo Silveira.

“La gente viene no solo a comprar libros, sino también a verse y hablar por un rato. Es algo lindo volver a verlos, aunque sea a distancia, acá en el local”, dijo.

Al igual que en Brasil, los países de la región como Chile, Perú, Argentina y Bolivia tienen tasas de infección por lejos más altas que las de Uruguay.

Adriana García Da Rosa, de 57 años, pediatra en Montevideo, dijo que el éxito se debió a una buena planificación gubernamental, mientras que la campaña de vacunación temprana contra la gripe había ayudado a evitar la presión del sistema de salud con enfermedades estacionales.

“La ciencia, las medidas del Gobierno y población uruguaya que ha respondido bien y acatado a las normas del Gobierno hicieron que se pueda controlar la pandemia de forma efectiva”, dijo.

Giovanni Escalante, el representante de la Organización Panamericana de la Salud en Uruguay dijo que la principal razón que explica por qué la pandemia está bien controlada en ese país tiene que ver con la rápida respuesta del Gobierno ante los casos del virus, la aplicación de un conjunto integral de medidas de salud pública y la creación de un comité de especialistas en salud y epidemiología que brinda recomendaciones basadas en la evidencia.

Solo 5 de las aproximadamente 650 camas de terapia intensiva están siendo utilizadas por pacientes de COVID-19 en este momento, dijo Escalante.

Pero una sombra acecha al país latinoamericano y es el altísimo número de contagios del país fronterizo, Brasil, que actualmente es la segunda nación con mayor cantidad de casos en el mundo.

La ciudad fronteriza de Rivera, en Uruguay, ha visto un incremento de casos y miembros del Gobierno dicen que esa frontera sigue siendo un “punto débil” dentro del país, dijo el asesor, Radi.

La llegada del invierno al hemisferio sur es otra preocupación.

Sin embargo, muchos uruguayos están celebrando las señales de un gradual regreso a la normalidad luego de que los comercios se vieran afectados por la cuarentena voluntaria.

Sebastián Barbat, dueño de un almacén en Montevideo, dijo que su negocio se hundió durante la cuarentena pero que ahora se está recuperando.

“Estamos viendo que aproximadamente la mitad de los clientes que teníamos en la primera mitad de marzo están regresando al local”, señaló el comerciante, y agregó que la empresa está buscando sumar empleados luego de haber reducido personal.

“Tuvimos que reducir nuestro equipo de trabajo al mínimo indispensable, quedándonos sólo con dos empleados, que son los dueños. Ahora, vamos a volver a contratar”.

(Con información de agencias)

Comparte esto!