Al mosquito ni tantito así

Tratamiento focal contra el Aedes Aegypti en áreas de la policlínica tres René Vallejo Ortiz de Manzanillo// Foto Lilian Salvat Romero

La lucha antivectorial es clave por estos tiempos del nuevo coronavirus que cobra miles de vidas alrededor del mundo; al Aedes Aegyptis se le presta específicamente cuidado dentro de este territorio, que mantiene valores por debajo de lo permisible.

Esta ciudad cuenta con cinco áreas de salud de las que la número tres sobresale en los índices de infestación, aspecto en el que se ha venido trabajando y ya hoy pueden ver los resultados de largas jornada de trabajo.

Amaury Zayas Suárez, jefe del departamento de control de vectores de la policlínica tres René Vallejo Ortiz, comenta sobre el trabajo que realizan, encaminado a tratar de eliminar este peligroso mosquito; “nuestra área de salud abarca todo el consejo popular número uno, tres y cuatro manzanas que son del 4”.

Amaury zayas Suárez, jefe del departamento de control de vectores de la policlínica tres./Foto Lilian Salvat Romero


“Aquí se ha evidenciado un alza de la afectación del mosquito Aedes aegyptis producto a muchas condiciones de inclemencias del clima, y además, incidencias como tanques que no están tapados herméticamente, mal saneamiento de los patios; eso ha traído aparejado la proliferación del vector”

“Nosotros estamos haciendo la inspección con un ciclo mensual a toda el área de salud, empezamos con la parte colindante con el policlínico dos, con un sistema de barrido manzana por manzana detectando todos los posible focos y todo los riesgos ambientales que contribuyan a la proliferación de este culícido, tratando de eliminarlo o minimizar su aparición y los riesgos que puedan ayudar a su aumento”.

Dailen Rodríguez Álvarez funge como operaria en esta zona, ella cada mañana desempeña su labor recordando que la responsabilidad del trabajo lleva al éxito y mejora los resultados obtenidos.

“Yo cada día llego a las viviendas asignadas, coloco mi banderín para que el supervisor vea donde estoy, luego entro a la inspección, siempre por el lado derecho hasta llegar al punto de partida”.

Dailen Rodríguez Álvarez, funge como operaria en esta zona./Foto Lilian Salvat Romero


En tanto Eugenio Pompa Pérez, supervisor del área de salud habla cómo supervisan: “desde temprano yo reviso que todos traigan sus medios de trabajo: anaquel, piqueta, gotero, linterna, frascos para recolectar muestras y demás utensilios para efectuar un correcto trabajo, el que es supervisado más tarde para tener una idea de la calidad del trabajo”.

Eugenio Pompa Pérez, supervisor del área de salud./Foto Lilian Salvat Romero


Por ganar esta batalla trabaja Urbano Varga, jefe de la brigada de químicos en este policlínico, donde unos once compañeros desde el amanecer andan motomochila al hombro.

“Nuestra misión es la de aplicar los tratamientos con productos que garantizan la disminución o control de este peligroso vector que transmite disímiles enfermedades, que atentan contra la salud del hombre; nuestra brigada ejecuta varias acciones durante el proceso de saneamiento del lugar donde se detecta un foco”.

Urbano Varga jefe de la brigada de químicos en este policlínico./Foto Lilian Salvat Romero

Durante la visita de inspección a las viviendas o centros laborales se identifican los riesgos que pudieran aparecer, es entonces que el operario le da un período de no más de dos a tres días, en dependencia de la gravedad del asunto, “en caso de incumplimiento se le aplica el decreto ley 272 del Consejo de Ministros que consiste en el pago de una cuota de 100 a 300 pesos por incumplimiento de los plazos”, afirma Zayas Suárez.

El responsable agregó además que “en lo que va de año llevamos detectados 198 focos de este culícido, el ciclo que cerramos tuvimos unos 19 focos, 18 larvarios y uno adulto; en lo que va del actual ciclo suman cinco, ya se le están aplicando todas las acciones tanto focal, residual y adulticida”.


“Actualmente se trabaja en el Nuevo Manzanillo y esperamos que el ciclo acabe con valores bajos en cuanto a infestación. En el consejo uno, Pesquera, la mayoría de los focos detectados son importados de otras provincias, son mosquitos que viajan en los transportes”.

Unos 45 operarios desempeñan su labor en 21 consultorios del médico de la familia, donde existen ocho mil 329 viviendas, “cada uno debe cumplir una norma de 20 casas por día; hasta la fecha llevamos inspeccionada unas tres mil 364 de un plan de dos mil 843 lo que representa un 108 por ciento de cumplimiento del plan, con 521. Hasta hoy tenemos 62 muestras larvarias y 90 muestras de adultos, una cada 37.3, y 30 decretos ley 1 cada 112.1”.

Si todos aunamos esfuerzos esta pelea no la gana ni la ganará el mosquito. Hagámoslo, es necesario para que nuestros hijos puedan crecer en un mundo sin tantas enfermedades, y sabiendo que al mosquito, ni tantito así.

Se coloca el banderín para que se vea donde está la inspección. /Foto Lilian Salvat Romero
La fumigación forma parte del tratamiento focal // Foto Lilian Salvat Romero