Anuncian nuevas regulaciones para proteger la inocuidad de los alimentos

Las nuevas leyes velan por la inocuidad de los alimentos tanto en el sector estatal como en el privado //Foto cortesía del colectivo del restaurante Cangrejo Loco
Las nuevas leyes velan por la inocuidad de los alimentos tanto en el sector estatal como en el privado //Foto cortesía del colectivo del restaurante Cangrejo Loco

Manzanillo. Noviembre 5.- Nuevas regulaciones se establecen ahora por el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) para garantizar la inocuidad de los alimentos tanto en los centros elaboradores y expendedores de comida estatales como en los negocios de los trabajadores por cuenta propia en nuestro municipio.


Aún sigue vigente en la actual vigilancia epidemiológica ante la COVID-19 el cumplimento del Decreto Ley 31, y ahora a este se incorporan las nuevas regulaciones 18 y 45 relacionadas precisamente con la garantía del consumo de alimentos seguros.


Así lo declaró a nuestra redacción la licenciada Eunice Naranjo Oliva, subdirectora de salud ambiental en el municipio quien explicó que «cuando se habla de inocuidad de los alimentos se refiere a aquellas comidas que no ofrecen riesgos para la salud del pueblo y garantizan también las cualidades nutricionales que igual son importantes en la alimentación».

Lic. Eunice Naranjo Oliva // Foto Eliexer Pelaez Pacheco


La especialista agrega que dentro de las medidas a aplicar en la regulación 18 «se establecen multas bastante altas que comienzan con 500 pesos en M.N. y suben según las infracciones», explicó.


La ley 45 está relacionada con la garantía de la inocuidad de los alimentos a consumir a través de las ofertas del trabajo por cuenta propia (TPC). «En este, todas las violaciones que se incurran igual requieren multas que van hasta los cuatro mil pesos que pueden ser por contravenciones menos graves, leves y las graves».


Naranjo Oliva agrega además que a las autoridades sanitarias les preocupa «que en estos momentos en el municipio hay un incremento de personas que venden alimentos sin autorización sanitaria, y así lo hemos estado informado a todos los niveles, porque si nosotros contralamos a todos los trabajadores por cuenta propia, cómo alguien va a vender ilegalmente sin control sanitario».


Sobre los detalles que hay tener en cuenta por los TPC para poder ejercer este ejercicio, la especialista explicó que «en primer lugar deben conocer que tienen que tener autorización para el ejercicio de la actividad que es una licencia sanitaria después que la inspección sanitaria estatal ha ejecutado las acciones correspondientes para su aprobación o rechazo».


Naranjo Oliva insistió en el conocimiento que se debe tener con respecto a los perjuicios de los alimentos porque «hay comestibles de mayor y menor riesgos algo que hay que tener en cuenta, debido a que se ha incrementado la producción de alimentos ahumados sin control sanitario lo que constituye un gran riesgo para la población porque, obligatoriamente esas ofertas llevan para su elaboración las sales de Nitro, que en cantidades superiores pueden ocasionar la muerte y en porciones inferiores no ejercen el poder bacterioestático que se necesita, dígase en el jamón, la mortadella, el beicon, los chorizos, que forzosamente llevan ese producto muy parecido a la sal común que pueden ocasionar accidentes también», destacó.


La licenciada Eunice Naranjo Oliva detalló que igual las nuevas regulaciones velan por la salud de las personas que venden los productos pues «si usted no tiene un comprobante de examen médico actualizado no puede conocer el estado de salud que le permita la elaboración de los alimentos, porque puede ser portador de un agente biológico y no conocerlo por no contar con sintomatología de las enfermedades, y puede estar expulsando la carga bacteriana, donde se pone en peligro la inocuidad de los alimentos, por eso la palabra inocuidad no puede faltar desde ahora en adelante en ningún centro donde se oferten los alimentos ya sea estatal o particular».


La subdirectora de higiene ambiental agrega en este sentido la importancia del saneamiento de las áreas donde se van a elaborar para contar también con alimentos seguros, y la calidad de las materias primas. «Si usted cuenta con un cerdo tiene que tener un certificado del veterinario para conocer la salud de ese animal mediante la inspección ante morten y postmorten que realizan los servicios veterinarios.


Ahora con el incremento de las minindustrias es importante capacitar a todo ese personal porque luego ejercemos una actividad y tenemos también afectación de los vecinos, pues usted no puede tener un corral de cerdo ni de caballo en un lugar donde va a elaborar los alimentos, empezando porque en el perímetro humano no está autorizado a tener esto.


Además está obligado a cumplir todas las normas de bioseguridad y el principio de marcha adelante en la elaboración de los alimentos, o sea, usted debe contar con el área de sacrificio, porcionado, elaboración, almacenaje y expendio para evitar la contaminación cruzada, y que aparezcan eventos epidemiológicos de transmisión digestiva por la ingestión de alimentos contaminados, insertando el agua, pues, y si usted utiliza un agua o alimento con mala calidad no puede pensar que el producto final va a estar apto para el consumo o considerarse un alimento inocuo», manifestó la licenciada.


Otras de las contravenciones de estas leyes también se consideran el «violar las normas durante la elaboración, manipulación y expendio de alimentos que va todo, desde el porte y aspecto de las personas, la prohibición de fumar y de hablar encima de los productos por el riesgo de contaminación, y simultanear el cobro con la manipulación de los comidas.


Además se debe tener una correcta disposición de los desechos sólidos para evitar la aparición de vectores transmisores de enfermedades como el caso de la mosca que es un vector mecánico, así como la disposición de los residuales líquidos que no pueden estar directos para la vía pública, sino que debe estar conectado a un sistema sanitario.


Tampoco puede existir generación de humos y vapores que en ocasión promueven quejas por parte de la población al afectar ambientalmente a las personas, esto se debe tener también en cuenta porque para usted microlocalizar una industria debe contar con la autorización y lo mismo debe ser en el TPC».


Otra de las preocupaciones de las autoridades sanitarias y que se velarán ahora a través de estas leyes que entran en rigor junto al Decreto 31, están relacionadas con «el incremento de animales en el perímetro urbano pues usted no puede tener encima de un corral de puerco un área de porcionar, ni tampoco contar con muchos perros, debe escoger a dedicarase a la cría de perros cuando son muchos, o a elaborar alimentos, las dos cosas no la pueden hacer.


Deben tener un lugar con todas las condiciones porque para eso se hace una inspección antes de otorgar una licencia, y recuerde que debe tener un buen porte y aspecto personal. Ya nosotros temenos que pasar a una etapa superior de velar por que los que van a manipular sean personas con una extremada higiene y cultura sanitaria de la inocuidad de los alimentos», resaltó Naranjo Oliva.


Cuidar por la salud de todos es la misión de los especialistas de la salud local, por eso velarán para que se cumplan con todos los requisitos y evitar la aparición de otros eventos epidemiológicos que puedan comprometer la vida de la población.