Cafetería El Sueño, una visión hecha realidad

Cafetería El Sueño // Foto Marlene Herrera
Cafetería El Sueño // Foto Marlene Herrera

Manzanillo. Abril 20.- Juan Carlos es un manzanillero emprendedor que lucha por lo que quiere.  Cuenta que, aunque él no es soñador habitual, un día tuvo un sueño que llamó su atención: “Yo soñé que estaba administrando un lugar donde vendían pizzas y espaguetis y entré un día a la casa y me imaginé que era aquí lo que yo había soñado. Y me decidí a abrir una cafetería”.

Ya dispuesto a hacer la inversión aprovechó las opciones que dan en el Banco de Créditos y Comercio para quienes deciden probar suerte en esta modalidad de empleo que desde el pasado 2010, se flexibilizó en Cuba para facilitar la gestión de los trabajadores por cuenta propia sin generar estigmas ni prejuicios hacia ellos.

Juan Carlos Salgado, dueño de la Cafetería El Sueño // Foto Marlene Herrera
Juan Carlos Salgado, dueño de la Cafetería El Sueño // Foto Marlene Herrera

Con no pocas dificultades logró preparar el local ubicado en la calle Caridad entre las avenidas Primero de Mayo y Masó, para finalmente este 19 de abril abrir las puertas de la cafetería y comenzar a hacer realidad su sueño.

“Cuando inicié el proyecto no sabía qué nombre le daría, lo comenté con amistades y me comenzaron a sugerir nombres como La primera de Caridad, o el chiqueo que le decían a mi madre, Gallega, pero ninguno me convencía, hasta que un día me levanté bien temprano y me vino a la mente el sueño y pensé que ese sería el nombre Cafetería El Sueño”.

La nueva opción para los manzanilleros y visitantes incluye en sus ofertas entrantes en los que se destacan las frutas tropicales, entremés, sándwiches y bocaditos, variedad de huevos, pizzas y espaguetis, asados, pollo y pescados y dulces. Comidas que pueden ser acompañadas con lácteos, jugos, refrescos, batidos, cocteles, infusiones, refrescos, maltas o cervezas.

“El Sueño es una cafetería, aunque incluimos algunos alimentos como el pollo frito y asado, o la sierra frita, junto a las variedades de pizzas y espaguetis, para si alguien quiere hacer una comida ligera”, nos comenta Juan Carlos.

El establecimiento con capacidad en estos momentos para 20 comensales (cinco mesas), que se suma a otros existentes en la ciudad del Golfo bajo esta forma de trabajo, cuenta con un personal formado por 10 jóvenes trabajadores, de ellos cuatro dependientes, igual número de  elaboradores y dos auxiliares de limpieza.

Estará abierto de lunes a viernes desde las siete de la mañana hasta las once de la noche, y los sábados y domingos a partir de las ocho antes meridiano  cerrará a la media noche.

Con muchas ideas por materializar aún, Juan Carlos Salgado se suma a los más de cuatro mil coterráneos  registrados en la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) en el municipio que contribuyen con su hacer con los gastos sociales y sostenimiento de los servicios públicos y básicos, al tiempo que se siente eufórico porque, como se puede leer al llegar a su negocio “Pocas veces los sueños se hacen realidad, pero con mucho amor, sacrificio, esfuerzo y dedicación pude realizar el mío”.

Juan Carlos Salgado y su hijo cortan la cinta para dejar inaugurada la Cafetería El Sueño // Foto Marlene Herrera
Juan Carlos Salgado y su hijo cortan la cinta para dejar inaugurada la Cafetería El Sueño // Foto Marlene Herrera
Cafetería El Sueño: un sueño hecho realidad // Foto Marlene Herrera
Cafetería El Sueño: un sueño hecho realidad // Foto Marlene Herrera