Cifra de niños muertos en Afganistán alcanzó récord el año pasado

Ataque que provocó la muerte de varios infantes en Afganistán. Foto tomada de Taringa.
Ataque que provocó la muerte de varios infantes en Afganistán. Foto tomada de Taringa.

Un informe de víctimas civiles que da a conocer hoy la ONU, indica que en 2016 la cifra de niños muertos o heridos por el conflicto entre el Gobierno y los talibanes en Afganistán alcanzó el más alto valor registrado hasta ahora en un solo año, con 3 512.

El documento también expone que casi un tercio de las víctimas totales del conflicto son niños.

Ese número supone un aumento del 24 por ciento frente al año pasado. De ellos, 923 son muertos y 2 589 son heridos, según la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (Unama).

La organización considera que ello se debe principalmente al aumento de los combates en zonas densamente pobladas en las que viven numerosas familias. También por eso cada vez más niños mueren o resultan heridos por la munición caída en esas zonas sin detonar, que causó un 65 por ciento más de víctimas.

Además, el número de niños víctimas de explosivos improvisados (IEDs) colocados por los talibanes aumentó un cuatro por ciento, mientras se multiplicó por más de dos la de los pequeños muertos o heridos por los ataques aéreos de las fuerzas afganas e internacionales, a 200.

También la cifra total de civiles muertos o heridos alcanzó un nuevo récord en 2016, con 11 418, lo que supone un tres por ciento más frente a 2015. El número de heridos se incrementó en un seis por ciento, a 7 920, y la de muertos cayó un dos por ciento, a 3 498.

Entre las mujeres la cifra de víctimas cayó ligeramente en un dos por ciento a 341 muertas y 877 heridas. Sin embargo, la ONU se mostró preocupada de que los talibanes siguen castigando a las mujeres en estructuras de justicia paralelas por lo que consideran comportamiento inmoral, una tendencia que se incrementó continuamente en los últimos dos años, según activistas defensores de los derechos humanos.

Aumentaron asimismo los asesinatos selectivos de mujeres, en un 25 por ciento, muchas de las cuales eran activistas de derechos humanos, policías o simplemente mujeres activas en la vida pública.

Quienes más sufrieron las consecuencias de la guerra el año pasado fueron los civiles del sur del país, aunque el mayor aumento de víctimas se registró en el centro de Afganistán (con un 34 por ciento), sobre todo debido a los numerosos atentados suicidas en la capital, Kabul.

La ONU responsabiliza a los talibanes y otros grupos yihadistas o insurgentes, como la milicia terrorista Estado Islámico (EI) del 61 por ciento de todas las víctimas civiles. Frente a 2015, las víctimas civiles -muertos o heridos- por actos del EI se multiplicaron por diez a 899.

Los talibanes negaron hoy los datos del informe, que consideraron erróneos e injustos, en un comunicado enviado por email, alegando que los principales responsables de la caída de civiles son los ‘intrusos extranjeros’, que lanzan bombas contra ciudades y pueblos, atacan viviendas civiles y llevan a cabo operaciones militares contra clínicas o mezquitas.

El informe de la Unama cifra en el 22 por ciento la responsabilidad de las fuerzas de seguridad afganas en la caída de civiles y en el dos por ciento la de las fuerzas internacionales. El resto de víctimas no puede atribuirse claramente a ninguna de las partes enfrentadas, añade.

En total, la mayoría de los civiles sufrieron daños por los combates entre los talibanes y las fuerzas de seguridad, mientras la segunda causa de muerte fueron los artefactos explosivos IEDs de los talibanes.

La ONU destaca sin embargo que las bajas por ataques aéreos fueron las más elevadas desde que esa entidad inició su registro.

Desde que comenzó ese recuento en 2009, al menos 70 188 civiles murieron o resultaron heridos. Pero en vista de su limitado acceso a algunas zonas, la organización alerta de que la cifra real podría ser mucho más elevada.

Los talibanes negaron hoy los datos del informe, que consideraron erróneos e injustos, en un comunicado enviado por email, alegando que los principales responsables de la caída de civiles son los ‘intrusos extranjeros’, que lanzan bombas contra ciudades y pueblos, atacan viviendas civiles y llevan a cabo operaciones militares contra clínicas o mezquitas.

(Con información de DPA)