Continúa restauración de la plaza Celia Sánchez Manduley

Las brigadas de trabajo de los servicios comunales trabajan para transformar las áreas verdes del emblemático sitio
Las brigadas de trabajo de los servicios comunales trabajan para transformar las áreas verdes del emblemático sitio

Manzanillo. Junio 7.- Las labores  que por estos días se emprenden para devolverle el esplendor  a la plaza de la Revolución de Manzanillo, que lleva el nombre de la heroína de la  Sierra y el Llano Celia Sánchez Manduley, no se detienen.

Amplias jornadas de trabajo han protagonizado en las últimas semanas  obreros de distintas empresas del territorio comprometidas con estas acciones. Si hay que nombrar a un grupo al que se le debe reconocer su participación en esta actividad, es al que integran los hombres y mujeres de los servicios comunales por la actitud asumida ante el reto de garantizar la ambientación de este emblemático sitio.

Julio Maceo Roble, director de esta entidad confesó a nuestra redacción que «nosotros asumimos hoy la ambientación de las áreas verdes que incluye desde vitalizar la plaza con 10 palmas reales adultas, uno de nuestros atributos nacionales, que forman parte del diseño original del proyecto y que nunca se ha logrado, al igual que sustituimos las luminarias exteriores decorativas».

Julio Maceo Roble //Foto Eliexer Pelaez Pacheco

«También trabajamos en las áreas verdes de la parte del bosque de este sitio. Estas labores requieren de la sustitución  de algunos árboles por sus características de envejecimiento por el Fisco, una de las plantas que  por su forma generan sombra, algo que va agradecer nuestra población porque a los manzanilleros les gusta mucho recrearse aquí», agregó Maceo Roble.

Desde el mes pasado estas acciones las emprenden los obreros  de la unidad presupuestada de comunales «Hemos sido uno de los organismos que ha tenido más sitematicidad en el trabajo porque las áreas verdes requieren de la atención constante y pormenorizada. Felizmente contamos con todos los recursos y la fuerza de trabajo necesaria para las acciones, no así otros organismos que requieren de un nivel de recursos los cuales tienen que buscar, y que incluso en el momento que iniciaron las acciones no se habían encontrado», acotó el directivo.

Más de 40 trabajadores de comunales en Manzanillo asumen estas labores y lo han hecho con tanto amor, que se demuestra por la imagen en que poco a poco va teniendo el lugar. «Los protagonistas son los 20 miembros de la brigada del vivero municipal, a quienes se suman los 15 del grupo de poda cultural, y los restantes son del equipo de la construcción, quienes realizaron las excavaciones de las 18 bases de las luminarias exteriores», aseguró el director de comunales.

«Hoy se trata de aunar esfuerzos con todas las entidades, así hemos respondido al llamado que se nos ha hecho, que cada uno aporte para tener una obra linda, porque al final la Plaza Celia es de Manzanillo, y así podemos suplir las carencias que en la actualidad tenemos desde el punto de vista financiero. Por eso cada uno hace lo que puede, y estamos comprometidos en hacerlo bien porque a eso fuimos convocados».

«Para todos los trabajadores de comunales, y en especial para los que estamos trabajando en esta obra, participar en ella nos llena de orgullo inmenso, porque no sólo realizamos las recogidas de los desechos sólidos, sino que somos capaces de transformar para el beneficio común las áreas donde el pueblo disfruta de esas cosas bellas que sabemos hacer», concluyó Maceo Roble.

Fotos tomadas del perfil de Julio Maceo Roble 

Las brigadas de trabajo de los servicios comunales trabajan para transformar las áreas verdes del emblemático sitio
Se plantan las palmas reales y poco a poco se transforma la imagen de las áreas verdes de la plaza