Cristina Fernández declara en una causa que califica de lawfare

Buenos Aires, 4 mar (Prensa Latina) La vicepresidenta argentina, Cristina Fernández, declaró hoy en una causa en la cual se le acusa de administración infiel en perjuicio de la administración pública, la que calificó de otro ejemplo de lawfare (guerra judicial).
En una verdadera clase de derecho, la expresidenta y abogada compareció en una audiencia ante la Cámara Federal de Casación Penal de manera remota, que debe definir si el expediente avanza hacia juicio oral, y resaltó que el lawfare sigue en pleno apogeo.

‘Esta causa es un leading case (caso destacado) en materia de lawfare’, remarcó en su su alegato, transmitido por varios canales televisivos, en el cual apuntó contra lo que consideró un sistema ‘podrido y perverso’ con responsabilidad del Poder Judicial.

Fernández expuso en la llamada causa de ‘dólar futuro’, que fue cuestionada desde el primero momento y en agosto último, al presentarse la pericia contable del cuerpo de peritos de la Corte Suprema, sumó una prueba contundente sobre la inexistencia de delito.

Sin cortapisas, señaló que la guerra judicial o lawfare es hoy esa corriente regional que ha estigmatizado a los dirigentes populares y los persiguen sin necesidad de encarcelarlos.

Y no es solo persecución desde el poder judicial, dijo. Es además la articulación con los medios de comunicación. Cuentan cosas que no existen en los expedientes, forman un relato que después no encuentra asidero en las pruebas que tienen los expedientes.

Durante su exposición, fue desgranando paso por paso todo el aparato armado en la causa, la cual, recordó, comenzó cinco días después de las elecciones y recayó en el juzgado del fallecido Claudio Bonadio, conocido como el ‘juez antik’ por todas las causas abiertas en su contra.

La vicepresidenta señaló que hoy ‘estamos en un momento institucional muy grave de la República Argentina. Ustedes, les dijo a los jueces, no pueden seguir comportándose como una corporación con la ventaja de ser perpetuos en el poder’.

En otro tramo de su alegato, subrayó que siempre ha dado la cara y la seguirá dando, en las distintas acusaciones, a diferencia ‘del anonimato de quienes deciden determinado tipo de causas’.

Casi al final, la vicemandataria manifestó que no pedirá ningún sobreseimiento. ‘Voy a pedir que apliquen la ley y lo que dice la Constitución, que es lo que he venido pidiendo desde siempre’, enfatizó.

agp/may