Cuba denuncia: La única solución viable para los pequeños estados insulares en desarrollo es el replanteo del injusto y desigual orden económico internacional

Foto: Estudios Revolución
Foto: Estudios Revolución

SAINT JOHN, Antigua y Barbuda.- Desde temprano en la mañana hasta cayendo la noche, el miembro del Buró Político y vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, desarrolló una intensa jornada de trabajo este martes en la Cuarta Cumbre de Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID) y en actividades dedicadas a su visita oficial a esta hermana nación caribeña.

En la sesión matutina, intervino en la Reunión de alto nivel sobre movilización de recursos para los PEID, panel que fue conducido por el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, y en el que también participaron el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, y otras personalidades mundiales.

Este martes también sesionó el evento paralelo Por los PEID, para los PEID: Próxima década de acción sobre enfermedades no transmisibles y salud mental, donde Cuba estuvo representada por el viceministro de Salud Pública, Reinol García Moreiro.

CUBA, SIEMPRE SIN MEDIAS TINTAS

En un breve, pero contundente discurso en la Reunión de alto nivel sobre movilización de recursos para los PEID, Valdés Mesa presentó la posición de Cuba sin medias tintas.

«Los desequilibrios del sistema financiero internacional no proporcionan la estabilidad necesaria para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible y atender las necesidades especiales de los pequeños estados insulares en desarrollo», denunció.

Foto: Estudios Revolución

Dejó claro, a la vez, que todos los desafíos que enfrentan los pequeños estados insulares «se exacerban de manera exponencial para Cuba, debido al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos durante más de seis décadas y por la inclusión arbitraria de nuestro país en la unilateral lista de supuestos Estados patrocinadores del terrorismo».

Al poner sobre la mesa la posición de Cuba en cuanto a la crucial cuestión sobre la movilización de recursos para los PEID, Valdés Mesa señaló que ello requerirá, entre otras acciones:

—Recapitalizar los Bancos Multilaterales de Desarrollo y mejorar sus condiciones de préstamo.

—Fortalecer el sistema de bancos públicos de desarrollo, con mayor capacidad y más cooperación entre bancos nacionales y multilaterales, para alinear sus actividades con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París y la nueva Agenda de Antigua Barbuda.

—Cumplir de una vez el compromiso de los países desarrollados con la Asistencia Oficial al Desarrollo, mediante asignaciones basadas en las vulnerabilidades, no solo en los ingresos.

—Definir el acceso de los PEID a la financiación en condiciones favorables y a la cooperación técnica a partir de criterios más allá de Producto Interno Bruto, que contemplen la vulnerabilidad multidimensional.

—Revisar de manera exhaustiva la política de recargos del Fondo Monetario Internacional, que incluya su suspensión, reducción permanente significativa o eliminación.

—Instrumentar un servicio específico de apoyo a la sostenibilidad de la deuda de los PEID, que involucre a los acreedores multilaterales, oficiales bilaterales y privados, bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

—Rediseñar los contratos e instrumentos de deuda para que incluyan cláusulas de alivio, canje o reestructuración ante catástrofes naturales o choques macroeconómicos.

—Capitalizar el fondo sobre pérdidas y daños, poner en marcha el Objetivo Global de Adaptación y establecer una nueva meta cuantificada de financiamiento climático, que tenga en cuenta las prioridades y necesidades de los pequeños Estados Insulares en Desarrollo. Y

—Racionalizar el papel de las agencias de calificación crediticia, para que dejen de ser árbitros y actores en el mismo mercado financiero que regulan.

Resumiendo estas acciones que deben impulsarse con el consenso de los pequeños estados insulares en desarrollo, Valdés Mesa subrayó que la alternativa para nuestros países no puede ceñirse a las recetas de antaño.

La única solución viable para los PEID, enfatizó, «radica en el replanteo del injusto y desigual orden económico internacional y de las bases actuales que definen las relaciones Norte-Sur y la vida en el planeta».

Foto: Estudios Revolución