Desde la incondicionalidad del maestro

Mayté educa en el grupo cuatro del segundo grado // Foto Eliexer Peláez

Mayté Llanes Pérez y Nancy del Arco López son dos maestras cargadas de amor para sus alumnos del seminternado Pedro Sotto Alba. Mayté educa en el grupo cuatro del segundo grado, mientras que Nancy labora en el segundo grupo del preescolar de este centro.

Para ellas la incondicionalidad es primordial en el propósito de lograr los resultados que se quieren en la educación de los más pequeños. Estas educadoras conversan con Radio Granma digital de su labor.

Mayté tiene ya tres años de experiencia en el sector, siempre soñó con ser maestra. “Desde pequeña me gustó ser maestra, comencé aquí como asistente del trabajo educativo y ahora enfrento el magisterio desde las aulas. En la actualidad curso el cuarto año de mi licenciatura en maestro primaria y me gradúo este curso”.

“La educación es el sector que lleva prácticamente el país adelante, porque sin los maestros otros sectores no podrían tener sus frutos, de aquí salen los médicos, otros maestros y todos los demás profesionales del país. Para mí educar es lo más grande”, dijo Llánez Pérez.

“Los maestros tienen que ser incondicionales en todos los sentidos, desde el momento en que los niños llegan a la escuela, conocer el diario de los niños, sus características, relacionarse con las familias, visitar los hogares”.

“Venimos aquí a dar lo mejor de nosotros, tenemos que preparar la clase con calidad, dar  el ejemplo personal, todo lo que podamos demostrar a los niños, el legado de nuestros padres, de los maestros”.

“Cuando comienzas el magisterio y la licenciatura siempre el ministerio te pone  a un tutor de experiencia, la mía es la señora María Ester, una maestra que fue alfabetizadora, que tiene muchos años de experiencias, siempre ha alcanzado resultados positivos llevando la educación adelante  y sigo sus pasos”, dijo Mayté.

Mayté Llanes Pérez: "Para mí educar es lo más grande” // Foto Eliexer Peláez
Mayté Llanes Pérez: “Para mí educar es lo más grande” // Foto Eliexer Peláez
Nancy del Arco López // Foto Eliexer Peláez
Nancy del Arco López: “Me siento satisfecha y my importante para la vida” // Foto Eliexer Peláez

Por su parte  Nancy, dijo que para ella el magisterio es muy importante “porque le enseño a los niños las materias, los educo, les formo hábitos y habilidades para sus vidas”.

“En el sector llevo 22 años, 10 como educadora de círculo infantil  y 12 en este seminternado donde me siento muy bien, tengo todas la condiciones para enseñar y educar, los niños me quieren mucho, al igual que las familias, eso me satisface mucho”.

Mayté nos muestra lo que en sus clases hace. “Le imparto todas las asignaturas del programa a mis alumnos, Lengua Española, Matemática, El mundo en que vivimos, Educación Laboral, Educación Plástica, Educación Musical, pues somos maestros primarios integrales y tenemos que darle todos estos conocimientos a los educandos”.

“Para que las clases sean motivadoras, desarrolladoras, damos prioridad a la utilización de medios de enseñanza, al estudio de los contenidos, preparándonos de forma individual, y  dar mucho amor hacia esos niños”, dijo Mayté.

“Aquí creamos las bases para los posteriores grados, dice con orgullo Nancy, ya llegan al primer grado formando palabras, forman conjuntos, sílabas y  a través del juego ellos se forman en los hábitos y habilidades para enfrentar  la vida cotidiana”.

“Me siento satisfecha y my importante para la vida porque los niños que enseño desde las primeras edades de la vida cuando ya son adultos me llaman por las calles, me saludan y veo cómo los preparé para el futuro”, concluyó del Arco López .

Nancy labora en el segundo grupo del preescolar // Foto Eliexer Peláez
Nancy labora en el segundo grupo del preescolar // Foto Eliexer Peláez