Díaz-Canel: Desechar las incertidumbres en torno al COVID-19, exigir la responsabilidad y capacitación de todos

Reunión territorial del occidente del país para la prevención y enfrentamiento al COVID-19. Foto: Estudios Revolución.
Reunión territorial del occidente del país para la prevención y enfrentamiento al COVID-19. Foto: Estudios Revolución.

La presencia del virus en más de 80 países, y que una decena de estos sea en la región de las Américas, indica la amenaza que representa el COVID-19 y el riesgo de introducción al país si no trabajamos con la eficiencia, dijo el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, este 6 de febrero en la capital cubana.

En la reunión territorial del occidente del país para la prevención y enfrentamiento al COVID-19, que sesionó hoy en el Consejo de Estado con la presencia de 298 participantes de las provincias de Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, La Habana y el municipio especial Isla de la Juventud, aseguró:

“El amplio grupo de medidas que hemos adoptado no es para generar alarmas, sino para estar oportuna y debidamente preparados con el propósito de prevenir y enfrentar esta situación”.

Si bien no se han confirmado casos positivos al COVID-19 en el país hasta el momento, se trata de preparar la cadena de dirección de este Plan a todos los niveles y dónde los territorios jugarían un rol esencial, dijo el mandatario cubano.

Díaz-Canel convocó a los primeros secretarios del Partido en estas provincias y sus 49 municipios, a los gobernadores, directores provinciales y municipales de salud, jefes de la región militar y delegados del Minint, así como a los presidentes de las asambleas municipales del Poder Popular, intendentes y directivos de logística y servicios médicos del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, entre otros a “trabajar con seriedad e inteligencia”.

Dijo que es importante mantenerse actualizados e informados, ir al detalle, sobre todo de tener claro los organigramas de procesos y protocolos para cada uno de los escenarios, que están bien concebido y permiten estar preparados si se conocen con precisión.

“Hay que trabajar con agilidad para lograr la eficiencia en la consecución de los objetivos previstos en este Plan y mantener un control sistemático de las acciones que realizamos e implementamos”, señaló el presidente.

Esta es una tarea gigantesca que requiere de la responsabilidad de todos, reiteró.

Díaz-Canel insistió en la necesidad de que  la población conozca qué hay un plan y se trabaja intensamente en su cumplimiento. “Debemos desechar las incertidumbres. Diremos en tiempo, oportunamente y con claridad en qué momento estamos y cualquier información sobre este tema”, dijo.

Según comentó el mandatario cubano, esta estrategia nos tiene que ayudar a preparar a la población, a que las personas acudan al médico ante cualquier síntoma, no oculten si se sienten mal y estén también preparadas para actuar. Solo serán efectivas todas estas medidas si la población participa, insistió.

En cada territorio es necesario puntualizar, implementar y controlar estas acciones y exigir la capacitación de todo el personal de la salud, de los trabajadores y la población en general con calidad.

“Hay que cumplir estas medidas sin dejar de cumplir con el resto de las actividades previstas en la vida económica y social del país. Podemos asegurarle a la población que puede esperar del Gobierno y Estado cubano la respuesta adecuada. Como país, como Revolución, podemos enfrentar este desafío juntos”, concluyó.

Una batalla que se gana con disciplina, control y participación popular

José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública. Foto: Estudios Revolución.

La participación popular y de los organismos en el control de todas las acciones del Plan de prevención y control del COVID-19 son elementos esenciales, subrayó el doctor José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública al presentar los principales puntos de esta estrategia en la reunión territorial.

Al referirse a la apreciación de la situación mundial con respecto al COVID-19, dijo que hasta este 5 de marzo se reportaban en el mundo 98 171 casos con 3 385 fallecidos para un 3,45% de letalidad. “De ahí la importancia para el país de la preparación para la contención del virus y evitar su entrada y diseminación en el territorio nacional”.

Precisó el titular que más de 80 países en el mundo además de China tienen casos de COVID-19, siendo Corea del Sur, Italia, Irán Francia, Alemania, Japón, España y Estados Unidos algunos de los que mayor número de personas han reportado. En la región de las Américas,  el virus ya ha sido notificado en Estados Unidos Canadá, Ecuador, Brasil, México Chile, República Dominicana, Argentina y recientemente Perú.

El doctor Portal Miranda señaló que ante este escenario el Plan para la Prevención y Control del nuevo coronavirus –que es una actualización del aprobado por el Consejo de Ministros en el pasado mes de enero– busca minimizar el riesgo de introducción del virus al país y su diseminación en el territorio nacional y disminuir así también los efectos negativos de una epidemia sobre la salud y el impacto económico que pudiese tener.

Otras medidas, sostuvo, están enfocadas en extremar las medidas de control sanitario internacional en los puntos de entrada del territorio nacional, garantizando información anticipada de los viajeros para lograr identificar oportunamente algún caso; asegurar las condiciones de los locales de aislamiento en los puntos de entrada para casos sospechosos que puedan aparecer y reforzar la vigilancia epidemiológica de los becarios extranjeros vacacionistas o de nuevos ingresos, sobre todo procedentes de países con riesgo de transmisión.

Portal Miranda señaló que el plan establece el incremento de la vigilancia epidemiológica en la etapa actual en todo el país así como el control de foco de casos sospechosos y la vigilancia de las infecciones respiratorias agudas (IRA) por el médico y la enfermera de la familia y del grupo básico de trabajo.

“El sistema de vigilancia de enfermedades respiratorias reporta que estas se han comportado por debajo de años anteriores, el país se encuentra en zona de éxito, escenario que permite orientar las acciones hacia una vigilancia específica”.

En la reunión participaron funcionarios, expertos y autoridades de Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, La Habana y el municipio especial Isla de la Juventud. Foto: Estudios Revolución.

Entre las acciones del plan, el titular mencionó además el control de foco por personal especializado de modo inmediato, prestar seguimiento diferenciado a  la presencia de síntomas respiratorios en pacientes de instituciones sociales del Sistema Nacional de Salud, como Hogares de Ancianos, casas de abuelos, centros médicos psicopedagógicos, hogares maternos entre otros.

“Se decidió extender el diagnóstico virológico a otros centros del país y en el caso de occidente será realizado en Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí”, dijo.

El doctor Portal Miranda afirmó que ya han sido designadas las instituciones que se dispondrán para el aislamiento oportuno de casos sospechosos o positivos. Los servicios de salud están preparados para ante la presencia de pacientes con  síntomas respiratorios  conducir a estos por el sistema de salud.

Señaló que se mantienen activados en los territorios los grupos de expertos para el manejo de los posibles casos graves.

“Capacitar a los profesionales, trabajadores, estudiantes del sector de la salud, organismos implicados y población en general, en un proceso continuo y escalonado sin perder de vista las experiencias positivas de los países en transmisión”, es un elemento esencial, precisó el titular del sector.

El Plan también incluye entre sus componentes el diseñar y ejecutar tareas de investigación e innovación para desarrollar nuevos conocimientos y productos. Biocubafarma trabaja en el proyecto de desarrollo de un antiviral cubano, el CIGB 210, precisó, así como de un candidato vacunal para someterlo a la consideración de China y de tiras rápidas para el diagnóstico.

Asimismo, Portal Miranda explicó que entre las acciones a desarrollar se encuentra la preparación a colaboradores de la salud de las brigadas médicas en el exterior y el brindar una información oportuna y sistemática a la población sobre la situación epidemiológica, insistiendo en el autocuidado y la responsabilidad de las medidas que se orienten.

La salud compete a todos

Reunión territorial del occidente del país para la prevención y enfrentamiento al COVID-19. Foto: Estudios Revolución.

Sobre el rol a desempeñar en escenarios como los laborales, el ministro refirió la importancia de la preparación del personal, la identificación de trabajadores con síntomas respiratorios garantizando su aislamiento y la aplicación de medidas de desinfección, para lo que hay disponibilidad de medios de aseo e hipoclorito de sodio.

Portal Miranda llamó la atención sobre acciones contempladas en el plan en las que intervienen  otros organismos de la administración central del Estado como el Ministerio de Transporte, quien tendría a su cargo la desinfección constante de las terminales de ómnibus así como medios de transporte automotor y trenes.

En el caso del Ministerio del Turismo insistió en la necesidad de realizar una vigilancia estrecha para identificar en las instituciones de manera temprana algún caso sospechoso e informarlo a las autoridades de salud.

No menos importante, dijo, es la capacitación de los trabajadores por cuenta propia vinculados a la atención de personas ya sea en establecimientos gastronómicos o de renta de casas, un aspecto donde debe apoyar el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, institución que trabaja además en un decreto ley para el tratamiento salarial de los posibles enfermos.

El primer ministro Manuel Marrero insistió en que todas estas medidas sean llevadas a cada territorio adecuándolas a sus particularidades.

“Hoy hay más de 26 000 casas de renta particulares en el país y en la región occidental destacan zonas como La Habana o Viñales en Pinar del Río, con gran afluencia de turistas. Es importante comprobar la calidad de la preparación a los diferentes niveles”, dijo.

“La vigilancia, limpieza e higiene, unido a la disciplina, el control, la exigencia constante, son prioridades para ganar esta batalla”, aseguró.

En ese sentido, el doctor Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político del PCC y viceprimer ministro, destacó que juegan un rol esencial las audiencias sanitarias en las comunidades y que el plan es una sombrilla que debe adecuarse a cada territorio.

Este conjunto de acciones, dijo, demuestran que tenemos capacidades instaladas para enfrentar esta y otras complejidades epidemiológicas o de naturaleza distinta en el país.

Asimismo, llamó a no bajar la guardia con batallas prácticamente ganadas como el control de las arbovirosis, que muestra un comportamiento favorable, lo cual hace menos complejo el escenario epidemiológico del país.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de la República. Foto: Estudios Revolución.

Reunión territorial del occidente del país para la prevención y enfrentamiento al COVID-19. Foto: Estudios Revolución.