El privilegio de una niñez feliz

El parque infantil Bartolomé Masó estre las opciones para los niños // Foto Marlene Herrera
El parque infantil Bartolomé Masó estre las opciones para los niños // Foto Marlene Herrera

Es la frase martiana “Para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo”, una de las principales premisas que se tiene en cuentan en Cuba para lograr que nuestros infantes tengan una niñez feliz, a pesar de enfrentar el injusto bloqueo norteamericano, que no ha sido obstáculo para buscar soluciones que permitan que nuestros niños y niñas crezcan fuertes, sanos y felices.

En este pequeña isla antillana los derechos de los niños constituyen una verdadera prioridad para el Estado, que se ha ocupado de ofrecer a este sector garantías de todo tipo para su bienestar.

Basta sólo conocer lo que estipula la Carta Magna de la República a favor de todos los infantes. La Constitución cubana defiende que aquí no haya niño sin escuelas, alimentación y vestido. Todos tienen derecho a la educación, lo que proporciona a cada niño, cualquiera que sea la situación económica de su familia, la oportunidad de cursar estudios.

La principal Ley de leyes de este país dignifica a la niñez y a la juventud para que disfruten de particular protección por parte del Estado y la sociedad. Por eso la familia, la escuela, los órganos estatales y las organizaciones de masas y sociales tienen el deber de prestar especial atención a la formación integral de ellos.

El gobierno garantiza los derechos fundamentales de los niños tal y como se proclama en nuestra Constitución, al asegurarles la posibilidad de desarrollar libre y creadoramente su personalidad, sus aptitudes y capacidades, así como el disfrute de una vida plena y feliz.

En Cuba los derechos de los niños constituyen una verdadera prioridad para el Estado // Foto Denia Fleitas
En Cuba los derechos de los niños constituyen una verdadera prioridad para el Estado // Foto Denia Fleitas

Artículos  publicados en la prensa  nacional demuestran como Cuba es un ejemplo para el resto del planeta al asegurar las futuras generaciones para la construcción de un mundo mejor sobre la base de valores y principios humanistas.  Es propósito constante el garantizar los medios para el disfrute de una infancia feliz, y el propiciar el desarrollo de capacidades deportivas culturales y científicas.

El bienestar de los niños y niñas es voluntad inherente al proyecto social cubano, y el respeto y la atención a sus derechos constituyen una línea consciente de políticas sociales, programas y proyectos en las áreas de la salud, la educación, la seguridad social y otras, siempre con la proyección de acciones a favor de la infancia.

En esta sociedad, al no quedar nadie desamparado, especialmente los más pequeños, existe una política de subsidios a las familias con bajos ingresos o que no pueden garantizar la manutención de los niños. También hogares para menores sin amparo familiar acogen a los que no poseen familias que asuman la custodia. Allí el Estado les proporciona los recursos necesarios, desde un estipendio mensual hasta alimentación, ropa y calzado.

En esta pequeña nación bloqueada se prohibe el trabajo infantil, salvo excepciones de jóvenes de 16 años o más, determinadas por la ley.

Para garantizar la salud se  brinda una atención integral médica, y hasta se realizan campañas de vacunación y de prevención de enfermedades, que su implementación comienza desde los primeros momentos de su llegada al mundo.

Garantizar la salud de los pequeños es importante en esta pequeña nación bloqueada // Foto Marlene Herrera
Garantizar la salud de los pequeños es importante en esta pequeña nación bloqueada // Foto Marlene Herrera

Es un privilegio  que acá la educación se garantice de manera gratuita hasta la universidad, incluida la enseñanza artística. Nuestros niños desde el plano de la recreación sana, disfrutan de las actividades que se realizan a cargo de los promotores tanto culturales como los del deporte, hasta festivales de la canción infantil se organizan siempre respetando su inocencia.

Además se crean centros para la recreación de los menores, con los cuales Cuba hace que se cumplan los derechos elementales de todo niño y niña para que sea sano y feliz. Y todo esto se logra porque en nuestro país la sonrisa de un niño es de lo más preciado.

En Cuba los niños disfrutan del derecho a una cultura integral  // Foto Denia Fleitas
En Cuba los niños disfrutan del derecho a una cultura integral // Foto Denia Fleitas
En Cuba los niños disfrutan del derecho a una cultura integral  // Foto Marlene Herrera
En Cuba los niños disfrutan del derecho a una cultura integral // Foto Marlene Herrera

Este domingo se celebrará en Cuba el día de los niños, y la actividad central de la provincia de Granma será en el hospital pediátrico provincial Hermanos Cordové de Manzanillo. Por la situación epidemiológica que enfrentamos debido a la COVID-19 está celebración tendrá requerimientos diferentes en  correspondencia a la propia etapa de recuperación ante la pandemia.

Como igual sucederá momentos previos a esta celebración en la casa de los sin amparo familiar del municipio donde abrirá la jornada con las propuestas de los miembros de la Brigada de instructores de arte José Martí, payasos y varios artistas que le cantarán a la vida y a las ganas de reír que nuestros infantes siempre disponen,  porque tienen el privilegio de vivir en Cuba una niñez feliz.